Una mirada diferente en 200 ediciones

A lo largo de sus primeros 27 años, APERTURA ofreció un enfoque novedoso del mundo de la economía y los negocios. Entrepreneurs, grandes grupos, CEOs, todos tuvieron y tendrán su espacio. Un repaso por algunas de las tapas más recordadas. 27 de Julio 2010

Política en su nacimiento, motorizada por las ansias de difundir los principios liberales que habían conducido al desarrollo a muchos países. De negocios poco después, para abordar lo que sucedía en el mundo empresario como no se había hecho hasta entonces en la Argentina. A lo largo de 27 años y 200 ediciones, APERTURA ofreció siempre una mirada diferente. Con rigurosidad en el tratamiento de la información, curiosidad por lo nuevo y un enfoque de los temas fuera de lo preestablecido. Acompañó las vicisitudes que atravesó la economía local –una constante montaña rusa en la que el país conoció los extremos de la inestabilidad– y fue reflejando, en su camino, tendencias. Ideas. Estrategias. Nacimiento, expansión y hasta caída de empresas. Trayectorias de miles de personas. Proyectos. Anticipos. Historias de vida. También palabras que se fueron incorporando al lenguaje interno de la revista y delimitaron secciones. Se puede navegar entre ellas para recorrer las más de dos décadas y media transcurridas. Así como rescatar las tapas y los momentos que contribuyeron a la identidad construida. En esta nota, un repaso por algunas de las más recordadas. 

Camino al andar
“¿Qué censura la censura?”, tituló el primer número, de enero de 1983. 64 páginas, siete avisos y 5000 ejemplares. La política era el centro de la temática, en tiempos en que hablar de Adam Smith o citar a los pensadores liberales clásicos sonaba a mala palabra en la Argentina. Tres años difíciles pero intensos para una publicación que recién veía la luz hasta que llega el cambio de rumbo: los negocios. “Sepa si usted es un entrepreneur”, la primera de las tapas que inaugurarían lo que hoy es APERTURA. La repercusión generada confirmó la necesidad de ahondar en esa línea. Los emprendedores tuvieron, desde entonces, un lugar destacado. Su espacio mensual. Pasaron muchos, de todos los sectores y estilos. Por ejemplo, Marta Harff, cuando recién abría sus primeros locales. O Rubén Cherñajovsky, a poco de firmar con Sanyo el joint venture para crear New San. Darío Straschnoy, con bigotes, cuando su agencia llevaba poco tiempo de asociación con Young & Rubicam. Arturo Scalise, importador de Kawasaki y Mitsubishi. Los González que fundaron Pizza Cero. Verónica Zuberbühler, de VZ. O los ligados a proyectos web cuando recién los alumbraban, como Alec Oxenford (De remate y OLX), o Marcos Galperín (MercadoLibre). El dinamismo emprendedor en pasado, presente y futuro. 

Los dueños de las tapas
Muchas empresas merecieron su portada en 27 años. Solas o enfrentadas, como Coca-Cola vs. Pepsi, o Procter & Gamble vs. Unilever. Los grandes grupos locales también tuvieron las suyas. Los Bulgheroni, hoy en el centro de la escena por la venta del 50 por ciento de Bridas a la estatal china CNOOC en US$ 3100 millones, protagonizaron la tapa de marzo/abril de 1990. Entonces eran el grupo más influyente del país, con 17 empresas y una facturación de US$ 400 millones. Mantenían una buena relación con el gobierno de Carlos Menem, una práctica que se haría extensiva luego con los mandatarios siguientes. Techint también tuvo sus tapas. “La aventura de un visionario italiano y el imperio que hoy conduce un equipo de duros managers profesionales”, es solo una parte de la reseña de la revista de noviembre de 1990. El holding facturaba entonces US$ 1100 millones anuales y se anotaba en todas las oportunidades que abría el proceso de privatizaciones. El poder de Techint se consolidaría en las dos décadas siguientes: hoy factura 20 veces más y su número uno, Paolo Rocca, es visto como el empresario más influyente por la comunidad de negocios desde que APERTURA comenzó a realizar ese sondeo, en 2003. 

Sube y baja

Techint y Bulgheroni crecieron o se mantuvieron firmes en el mapa empresario. En cambio, otros apellidos históricos perdieron influencia, al reducirse sus grupos o vender su empresa madre. Perez Companc fue uno de ellos. En abril de 2001, APERTURA titulaba en su tapa “Perez se la banca”, para dar cuenta del plan de reestructuración que encaraba el principal grupo del país en ese entonces. Con una inversión de US$ 4000 millones en cinco años, apuntaba a seguir jugando solo en el negocio del petróleo y el gas. Pero la apuesta no llegaría lejos: en julio de 2002, acechado por la crisis que vivía el país, Goyo aceptó la oferta de Petrobras de US$ 1000 millones por PeCom y su buque insignia cambió de bandera. 
“Nada es para siempre” también debió decir Amalia Lacroze de Fortabat, cuyo imperio del cemento mereció la tapa de marzo de 1999. La fusión de los dos principales competidores de Loma Negra, Corcemar y Juan Minetti, amenazaba el reinado de la “Dama”, que facturaba    US$ 550 millones anuales y controlaba el 55 por ciento del mercado. Amalita desplegó una estrategia que le permitió soportar el embate, pero la deuda arrastrada de la crisis de 2001 –que debió reestructurar– y la falta de un sucesor hicieron que, en 2005, vendiera a la brasileña Camargo Correa en US$ 1025 millones.

Otro repliegue notorio fue el del Grupo Macri. Protagonista de los negocios en los ’80 –con Sevel a la cabeza– y en los ’90, apostaba a fines de esa década a crecer en Brasil, donde pretendía facturar US$ 2500 millones anuales, la mitad de sus ingresos. ¿Tudo bem?, se preguntaba APERTURA en la tapa de abril de 1999. Dueño de alimentarias, concesiones viales y empresas de informática en tierra verdeamarelha, en la Argentina aún controlaba el Correo Argentino, Canale e Itrón, entre otras. Ninguna de ellas está hoy bajo su paraguas. Su última apuesta fue la asociación con la china Chery. En diciembre de 2002, un Franco Macri íntimo confesaba, en una entrevista exclusiva que también se convertía en tapa, su desencanto por la falta de valoración de los empresarios en la Argentina. 

Ojos de águila
La actividad de los fondos de private equity se ganó muchas páginas a lo largo de los años. Desde las primeras incursiones del Citicorp Equity Investments (CEI) comandado por Richard Gato Handley y Raúl Moneta, a comienzos de los ’90, hasta la seguidilla de adquisiciones en el sector energético de Marcelo Mindlin y sus delfines de Dolphin, hoy, Pampa Energía, a partir de 2004. Southern Cross, liderado por Norberto Morita, también tuvo su tapa propia en 2003, en la que develaba en exclusiva los secretos de sus operaciones. Los informes sobre qué buscaban los principales fondos, con sus objetivos sectoriales específicos y los montos que poseían para adquisiciones, se transformarían en otro de los contenidos distintivos. “Sepa quién puede comprar su empresa” (noviembre 2004) o “Cazadores de negocios” (julio 2009) fueron algunas de las tapas protagonizadas por el M&A.

En el universo de los fondos, el Exxel Group supo descollar en los tiempos en que llegó a adquirir 50 empresas, entre 1992 y 1998. Norte, Fargo, Tía, Musimundo, Havanna, OCA, no había sector al que le dijera que no. Por eso, la tapa de diciembre de 1998, “Sepa cómo hacer para que a su empresa la compre el Exxel Group”, es una de las más recordadas. Pero al poco tiempo, el fondo liderado por Juan Navarro entró en declinación acelerada y casi todas sus empresas quedaron en manos de los acreedores. El modelo de leverage buyout, o compra apalancada con deuda, caía herido de muerte. En julio de 2009, Navarro terminó con su silencio de años y volvió a hablar en exclusiva sobre el Exxel hoy, tras el turnaround que hizo de su grupo.

Arcor y su momento mágico
“Las 100 mejores empresas en imagen” es uno de los rankings que identifican a la revista desde marzo de 2003, cuando se realizó la primera edición. Y resulta imposible desligarlo del reinado que supo conseguir Arcor, que año tras año logró imponerse como la empresa con mejor imagen de la Argentina entre empresarios, consultores y periodistas. Por su proyección global –es el mayor fabricante de caramelos del mundo–, crecimiento sostenido y diversificación, el gigante de Arroyito se erigió en un espejo para muchos ejecutivos. El hecho de que permanezca en manos argentinas le da, además, una valoración diferente dentro de la comunidad empresaria. Su CEO, Luis Pagani, también suele encabezar el sondeo de prestigio. “Arcor y sus 10 razones”, una de las tantas notas dedicadas a analizar los movimientos del grupo en el último tiempo, sintetizó con precisión los pilares sobre los que el grupo cordobés levantó su presente. 

Hombres de ley
Los abogados como actores importantes del mundo corporativo. Con esa premisa inicial, APERTURA se ocupó de los hombres de leyes casi desde sus inicios. En 1989 se ganaron su primera tapa. El objetivo de la nota: conocer cuáles eran los principales estudios del mercado que asesoraban a las grandes empresas. El tamaño de las firmas distaba mucho de lo que es hoy: ninguna superaba los 50 abogados. Varios de los apellidos de entonces se mantienen, aunque unos cuantos bufetes hayan cambiado de denominación más de una vez, por las cíclicas escisiones que experimenta el mercado legal. En 1999, los abogados volvieron a ser tapa, en esa ocasión, para dar cuenta de la expansión que habían vivido los estudios en 10 años –la firma más grande, Marval, O’Farrell & Mairal, ya arañaba los 300 profesionales. En 2003, las consecuencias jurídicas de la devaluación y la pesificación de 2002 los devolvió al centro de la escena: “Abogados en el país de los contratos rotos”, el título de la nota principal de agosto de ese año. Y 12 meses después se realizó el primer ranking, en el que los propios abogados respondieron cuáles eran sus colegas más destacados. El sondeo ya lleva seis ediciones anuales, con participación y repercusión crecientes. 

Mundo franchising 
Benetton, Cincotta, Giordano Diffusion, Dufour, Lave-Rap, Lutz Ferrando, Massera, Pumper Nic. Sólo algunas de las empresas que figuraban en las primeras guías de franchising, a comienzos de los ’90. La revista le dio cabida al sistema y sus secretos desde el primer día, cuando era una novedad en el país. Una modalidad comercial que los inversores empezaron a tomar en cuenta. Los nombres seguirían fluyendo con los años: Bonafide, 5áSec, Delicity, Kodak, Pinturerías del Centro. En el medio, las medialunas y las casas de empanadas tuvieron su momento de gloria y de ocaso. Hoy, dominan las cafeterías (Havanna, Café Martínez), los servicios como Pronto Wash, y las marcas de indumentaria como Cheeky. Y a nadie le suena extraño hablar de franchising. 
Tamaño libro

Pero hay más. En los últimos años, surgieron varios productos que ya son un clásico en sus redes: APERTURA Tecno, con la información 2.0 que todo ejecutivo debe conocer; Posgrados y Capacitación Ejecutiva, con más de 500 programas a tener en cuenta; TARGET, con su imprescindible mapa de medios y Publicitarios Profile; AP Real Estate, con el mapa de los ladrillos y bienes durables, único resguardo en tiempos de alta volatilidad. Y mucho más a través de Facebook, Twitter y Apertura.com, un contacto diario con los lectores.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos