Una buena pareja: calidad de trabajo y competitividad empresaria

Una buena pareja: calidad de trabajo y competitividad empresaria

Bienestar en el ámbito laboral y mayor productividad en una organización pueden ir de la mano. La ergonomía es hoy una herramienta para mejorar el clima de trabajo y el rendimiento de la empresa. 15 de Julio 2010

Cuando el día a día es tan vertiginoso, hay temas que en el ámbito de las pymes parecen de otra galaxia. Sin embargo, a menudo están más al alcance de la mano de lo que se cree y sus beneficios son nada despreciables ya que la calidad de trabajo se traduce en menos ausentismo y mayor productividad. Aquí es donde entra en juego la ergonomía, una disciplina científica que estudia las relaciones entre el hombre, la actividad que realiza y los elementos del sistema en que se halla inmerso, con la finalidad de disminuir las cargas físicas, mentales y psíquicas del individuo. Este concepto no es nuevo pero recién ahora está cobrando relevancia en el ámbito de la empresa.

Mientras en las grandes empresas comienzan a aplicar la ergonomía para evitar juicios por parte de sus empleados en reclamo de cuestiones de higiene y seguridad en el trabajo, en las pymes, en cambio, las motivaciones son otras: “El ausentismo ante una lumbalgia, por ejemplo, tiene un alto costo directo para una empresa pequeña o mediana”, ejemplifica Gabriel Iperione, licenciado en Terapia Física y titular de la consultora Ergoconcept.

¿Cómo se aplica en la empresa? Iperione aconseja realizar un análisis ergonómico del puesto de trabajo para tener una visión de la situación de trabajo, a fin de diseñar los puestos y tareas seguras, saludables y productivas. Los problemas a detectar van desde la mala postura de la gente que trabaja en planta y en oficinas, hasta el uso de mobiliario inadecuado y falta de períodos de descanso o pausas. Se estima que aproximadamente el 60% de las personas que utilizan computadoras en sus trabajos padecen lesiones músculo-esqueléticas, técnicamente denominadas trastornos de trauma acumulativo (TTA), como lumbalgias, y que un 40% siente síntomas en manos en manos y brazos (tendinitis).

“La clave, siempre, es respetar la curvatura del cuerpo. A menudo, una charla de capacitación para empleados y directores en una pyme alcanza para prevenir problemas y empezar a diseñar soluciones estratégicas para cada caso. Además, la gente percibe que la empresa demuestra interés por el personal y eso tiene una muy buena recepción”, agrega.

La tercera y más importante etapa tiene que ver con la ejercitación de la gente y las pausas activas, según las horas trabajadas, para alcanzar un mejor rendimiento y bienestar. Iperione da algunos consejos para poner en práctica: los apoyabrazos de la silla deben estar a la altura del escritorio, el monitor de la computadora no debe estar por encima de la vista ni al costado, los antebrazos en el aire generan contracturas en el trapecio superior y siempre hay que apoyar los pies en el piso. “Algunos puestos de trabajo son más problemáticos. Por eso, la ergonomía busca reducir o evitar las enfermedades generadas por el trabajo. También prevenir riesgos, accidentes y enfermedades en general. Al mismo tiempo, se procura generar un contexto seguro, ameno y de bienestar para que el desempeño sea óptimo y aumente de esta manera la calidad del trabajo”, recomienda.

En definitiva, no se trata sólo de mejorar las condiciones de trabajo, sino de poner también en la balanza “las pérdidas que implican, en todos los ámbitos, la enfermedad de sus empleados, el cansancio físico, el agotamiento mental, el ausentismo y la tasa de errores”, dice el especialista.

A la hora de evaluar costos para una pyme, éstos dependen del tipo de empresa, cantidad de empleados y si se contratan workshops de capacitación y programas de gimnasia laboral. No obstante, un servicio básico de análisis de un puesto de trabajo oscila entre $ 800 y $ 1.000.

Beneficios de la ergonomía en las empresas
- Mejora las condiciones laborales.
- Reduce tasas de accidentología: ausentismo, rotación de personal y enfermedad ocupacional.
- Mejora la competitividad empresarial.
- Fortalece las relaciones laborales.
- Aumenta la productividad, calidad, rentabilidad y eficiencia.
- Apuesta a la salud y la prevención.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos