Un portal para buscar trabajo sin que se entere el jefe

Un sitio de búsquedas laborales que se inspiró en los portales de citas. Con una inversión de u$s 500.000, apunta reunir a un millón de usuarios en la Argentina, Chile, México y España. 04 de Noviembre 2011

Es hora de empezar a poner orden en Internet, para que la calidad se anteponga a la exhorbitante cantidad de información, generalmente desactualizada y poco relevante que circula por la red. A esta conclusión llegó Andrés Talgham, fundador de la primera cadena de cibercafés argentinos, Cibermanía, y del portal Somosgordos.com, quien volvió al ruedo con Espacio Laboris, un sitio de búsquedas online pago, que permite a los usuarios decidir quiénes pueden ver sus perfiles completos.

El servicio se lanzó en junio de este año en la Argentina, Chile, México y España, con una inversión de u$s 500.000 que Talgham consiguió en una ronda de capitalización. Actualmente, tiene 50.000 usuarios y 50 empresas inscriptas. Los postulantes abonan una tarifa anual de $ 35, a cambio de subir su perfil al portal y contar con asesoramiento para el armado del CV, videopresentación, consultorio laboral, asesoramiento y videoentrevistas de selección. En tanto, las empresas sólo acceden a un perfil general de cada candidato y abonan $ 50 cada 10 perfiles completos que visitan.

La inspiración
La idea de Talgham es llegar a un millón de usuarios en los próximos dos años. “Se trata de un portal de empleos selectivo, no masivo, donde se prioriza la seguridad y efectividad. Las búsquedas no arrojan cientos de miles de datos, sino unos pocos pero relevantes”, dice el emprendedor. Para realizar su currículum el usuario cuenta con una guía de más de 100 preguntas.

El sistema está inspirado en los portales de citas, donde las personas suben su perfil y deciden a quién darle acceso a sus datos. “Aquí no hay falsos positivos. Los datos están siempre chequeados y actualizados, a diferencia de los sitios masivos donde las personas suben su curriculum y nunca lo actualizan, y las empresas no dan de baja las búsquedas”, comenta su creador.

El portal no sólo apunta a quienes están desocupados (un 8% de la población económicamente activa en la Argentina, 6% en México, 7% en Chile, y más del 20% en España, según datos oficiales), sino a aquellos que, teniendo un empleo, están buscando un cambio o uno mejor. “Todos sabemos que, cuando estamos en una búsqueda laboral, no suele ser conveniente que se enteren en la empresa donde trabajamos”, dice Talgham. Espacio Laboris pone a salvo a los postulantes de esta posibilidad, ya que los potenciales empleadores sólo tienen acceso a un sobrenombre, y una breve reseña de su perfil profesional. Si desean consultar los datos completos, el sistema envía un aviso vía mail o SMS, con las características de la búsqueda (puesto solicitado, zona y horario), al postulante, para que éste decida si permite o no acceder a sus datos completos. Los perfiles de acceso público que figuran en el portal constan de una descripción de no más de 10 líneas, en las que el candidato pone en juego su creatividad y capacidad de síntesis para despertar interés. Si el empleador es autorizado a ver el perfil completo, puede descargarlo con la documentación de respaldo como títulos, certificados académicos y demás; y a partir de allí contactarlo telefónicamente o programar una entrevista online.

Razones de peso
El modelo de negocios de Espacio Laboris se inscribe en una tendencia creciente en el mundo online a ofrecer servicios “freemium” (con un componente inicial gratuito y uno avanzado o de mayor calidad pago) o directamente “premium”, que ordenan el caos de Internet para ofrecer información acotada y relevante para cada búsqueda.

Como lo fue en sus anteriores emprendimientos online, Talgham apuesta a ser pionero en incursionar en un negocio innovador. A mediados de los ‘90, cuando Internet estaba en pañales en la Argentina, se asoció con los dueños del restaurante Gazebo para montar la primera cadena de cibercafés en el país: Cibermanía. Llegaron a abrir cinco locales, que funcionaron muy bien los primeros cinco meses. Hasta que llegó Impsat, empezó la guerra de tarifas y entraron nuevos competidores. El negocio dejó de ser rentable y Talgham vendió su parte, para volver a su antigua profesión, la de contador público.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que volviera a picarle el bichito emprendedor. A comienzos de 2000, en pleno auge de la burbuja puntocom, creó un portal para personas que como él, van por la vida con un sobrepeso a cuestas. Y, contra todas las reglas del marketing, lo bautizó “Somosgordos.com”. El portal se convirtió rápidamente en un éxito, con 150 millones de visitantes de América latina, España y Estados Unidos. Y no sólo sobrevivió al estallido de la burbuja, sino que se convirtió en una comunidad que comparte consultas médicas y psicológicas, recetas, elaboración de dietas personalizadas por parte de un equipo de nutricionistas y hasta una “zona de citas”, que es el servicio más convocante del portal. “El sobrepeso lleva a muchas personas al aislamiento, lo que no ayuda sino que agrava el problema. A partir de mi propia experiencia, se me ocurrió generar este espacio, que creció más allá de lo planeado, con fiestas y encuentros offline que terminaron en la formación de varias parejas”, cuenta Talgham.

Y así, de la unión de corazones, Talgham pasó a su actual emprendimiento: Espacio Laboris. “Lo que hacemos ahora es formar parejas entre empleadores y empleados”, asegura. El esquema apunta a poner al postulante y empleador en un pie de mayor igualdad. Pero, también, responde a un nueva realidad: en el nuevo paradigma laboral, no alcanza con poner un aviso y esperar a que se postule gente. Son las firmas que deben hacer una búsqueda activa de los candidatos y esperar a ser elegidas por ellos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos