Un negocio saludable

Un negocio saludable

Desde la cocina de su propia casa Mónica Herz creó Deli light, una empresa de comida saludable y gourmet en la que hoy participa toda su familia. Acaba de abrir su primera franquicia en el shopping DOT Buenos Aires. 29 de Abril 2010

De familia gastronómica y, a su vez, obsesiva de las dietas, cuando llegó el día de su cumpleaños número 37, Mónica Herz organizó un festejo con platos light para sus amigas que, como ella, también se cuidaban. Se dirigió a la dietética más cercana de su casa, compró todos los ingredientes y, a pedido del dueño del local, volvió al día siguiente con una degustación de las distintas tortas que había preparado. “Ese día recibí el primer pedido del negocio”, recuerda Herz (53), creadora y fundadora de Deli Light (por delicias, delivery y light). No necesitó más que lo que tenía en la cocina de su casa para dar inicio al proyecto que, con el tiempo, se convirtió en una empresa familiar dedicada a la elaboración de comidas sanas y naturales.

Además del círculo de los conocidos, los primeros clientes de Deli Light -antes bautizada con el nombre de Food light- fueron las dietéticas. Herz entraba a cada local a ofrecer a los dueños su producto a quienes les daba la posibilidad de degustarlos. “Siempre fui de la idea de que probar el producto era la mejor promoción”, sostiene. Tiempo después sumó cadenas de bares, que también querían tener su oferta light. Durante los primeros años, cocinaba de noche y salía a repartir pedidos durante el día. Al principio eran sólo postres, luego sumó tartas y finalmente platos de comida. Pero, llegó un momento en el que la emprendedora no dio abasto. En 1998, su marido, Daniel, abandonó su empresa textil y pasó a dirigir el área comercial del improvisado proyecto de su mujer. Ese mismo año, Herz decidió profesionalizarse y se puso a estudiar Técnica en Alimentación. “Aunque no terminé la carrera, pude entender desde adentro cada producto que utilizaba y asesorarme por mí misma”, explica.

El gran salto se produjo en 2004. El matrimonio desembolsó la totalidad de sus ahorros ($ 90.000) e inauguró su propia planta de fabricación. Y de producir sus platos en una cocina de 70 metros cuadrados, ahora el trabajo se hacía en una de 700 metros cuadrados. “Pasamos de un dos a un cinco ambientes”, resalta Herz. Desde entonces, sostiene, la firma creció a un ritmo del 20% anual.

Tiempo de vacas flacas
El crecimiento fue sostenido, hasta que, el mercado también adelgazó. Con la crisis del campo las ventas de Deli light cayeron un 40%. Pero, el matrimonio volvió a apostar: “La idea siempre fue salir adelante así que decidimos poner todos los ahorros que teníamos en la empresa”, relata la entrepeneur. Y finalmente, lograron salir adelante. De gran ayuda fue la incorporación del resto de los integrantes de la familia. Actualmente, la menor de los tres hijos, trabaja en los desarrollos comerciales y el varón del medio, chef de profesión, se ocupa del desarrollo de producto. Por su parte, el mayor - arquitecto- está a cargo de la comercialización del chocoarroz (alfajor hecho de galleta de arroz con un relleno de dulce de leche bañado en chocolate), el producto que se desarrolló hace cuatro años y hoy se vende en 2.000 kioscos de Capital y Gran Buenos Aires. “Estuvimos en Expo Golosina y ganamos el premio al dulce más novedoso”, se enorgullece Herz. Este año, sumará los sabores marroc y limón.

Así, Deli light pasó de un improvisado menú para un grupo de amigas a una consolidada empresa familiar. Actualmente, cuenta con 60 empleados y una oferta de 120 productos que comercializa a través de 7.800 viandas por mes a un precio promedio de $ 17. A esto, la firma sumó el servicio de las dietas personalizadas: 250 al mes a $ 270. Y con una facturación que en 2009 fue de $ 2 millones, la firma estima alcanzar los $ 3,3 millones a fines de 2010.

Además, los productos que se comercializan en 200 locales de Capital, Gran Buenos Aires y el interior del país, ahora están disponibles en el shopping. Con la apertura de su primera franquicia en el DOT Buenos Aires, Deli light planea lanzarse hacia este nuevo modelo de negocios. “Este año se abrirán otras tres”, adelanta la creadora del proyecto. Entre los próximos planes figura la venta de los productos a las empresas y la posibilidad de ingresar sus productos en los supermercados. “Por el momento, no podemos hacerlo por un tema de fechas de vencimientos de los alimentos pero quizás ingresemos con comida congelada”, explica. Pintora, diseñadora de indumentaria y restauradora, para Herz no hubo mejores maestros que sus padres, de quienes heredó la pasión por la gastronomía que ahora piensa dejar a sus hijos como legado.

Perfil de la empresa
Actividad: elaboración de comidas sanas y naturales y dietas personalizadas
Inicio: 1994
Cantidad de empleados: 60
Facturación estimada 2010: $ 3,3 millones
Productos: 120 entre postres, tartas, platos de comida, pizzas, chocoarroz, trenzados y pizzas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos