Un negocio que florece con cada primavera

Un negocio que florece con cada primavera

A cargo mayormente de microemprendedores y empresas familiares, la actividad florícola argentina mueve unos u$s 200 millones al año. 22 de Septiembre 2011
En el sector florícola argentino existen aproximadamente 1.800 establecimientos, tanto de plantas ornamentales como de flores de corte. La superficie cultivada está estimada en 2.500 hectáreas y se calcula que se necesitan 10 personas por hectárea para su explotación. Casi en su totalidad, está conformado por pequeñas y medianas empresas, con una estructura de de explotación familiar, y a la mitad de ellos se los considera explotaciones de subsistencia, es decir, sin ganancias considerables.

Actualmente, el valor bruto de producción general estimado de flores de corte y plantas ornamentales es de u$s 200 millones, según datos de la Sociedad Civil Fiesta de la Flor. El 99% de las explotaciones venden su producción en el mercado interno. Y el 1% que se exporta, corresponde en su gran mayoría a flores de corte.

En cuanto a la importación, los principales embarques provienen de Ecuador y Holanda, país cuya última gran novedad es el bambú de la suerte (dracaena sanderiana), que se comercializa en la Argentina desde hace aproximadamente un año.

China es un jugador de peso que ha comenzado a exportar flores y plantas ornamentales a la Argentina. A raíz del convenio firmado recientemente entre el gobierno argentino y su par chino, que aceptaba el ingreso de peras y manzanas a cambio de que ingresara a la Argentina el bambú de la suerte, desde enero de 2010 hasta mayo de 2011, se registraron 10 operaciones comerciales con un monto total que supera los u$s 193.000 e incluye operaciones de empresas como Jumbo y Falabella.

Según Tetsuya Hirose, presidente de la Sociedad Civil Fiesta de la Flor, “la floricultura está creciendo en el país, dado que se están poniendo en marcha muchos emprendimientos en el interior, en varios casos con apoyo de los gobiernos locales. No obstante, la mayoría de las explotaciones están ubicadas en el cinturón del Gran Buenos Aires, que es donde se vende mayoritariamente la producción”.

Dada la estructura de explotación familiar de subsistencia que caracteriza al sector, las alternativas de desarrollo y profesionalización de estos emprendimientos requieren de financiación. “Existen muchas opciones de créditos, como los del Banco de la Provincia de Buenos Aires y el Banco Nación, pero no todos los productores están en condiciones de acceder a ellos, ya que, en este gremio, muchos son monotributistas, emprendimientos familiares que se manejan informalmente y dentro de un volumen bajo de producción”, señala Hirose. En el mediano plazo, el especialista no avizora cambios en el panorama del sector. “No creo que el aumento de salarios o de materias primas nos puedan afectar, porque todo está equilibrado con los precios del producto”, sostiene.

Como cada primavera desde hace 48 años, los productores de flores y plantas ornamentales tienen su gran expo nacional, la Fiesta Nacional de la Flor en Escobar, que este año se llevará a cabo del 24 de septiembre al 10 de octubre en su tradicional predio de Escobar, ubicado en Mateo Gelvés 1050, de esa ciudad. Se trata de la 48ª edición de la tradicional exposición de flores, plantas, arte floral, paisajismo y muestra de la industria y el comercio vinculados. La iniciativa cuenta con el auspicio del Ministerio de Turismo de la Nación, y que tendrá como flor protagonista al gladiolo.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos