Triumph se expande en la Argentina

Triumph se expande en la Argentina

Con 40 nuevas líneas de ropa interior, más puntos de venta y el desembarco de la marca Sloggi, la firma alemana de lencería premium espera crecer un 30 por ciento en el mercado local. 03 de Mayo 2010

Con un total de 200 empresas fabricantes y casi 600 marcas, el mercado de la ropa interior se caracteriza por su atomización e informalidad. Así, los principales competidores –Sara Lee (dueña de Sol y Oro), Caro Cuore, Selú, Peter Pan, Sweet Victorian, Maidenform, entre otras– no superan el 40 por ciento de la facturación total de esta industria, que en el país equivale a los $ 1000 millones. Entre los principales jugadores también se ubica Triumph, firma alemana con 124 años de historia en el rubro, que desembarcó en la Argentina en 2004 y pone foco en la lencería premium. La compañía facturó $ 20 millones en 2009 y planea expandirse en la Argentina a lo largo de este año.

En total Triumph, que duplicó su operación en el país entre 2004 y 2006, cuenta con 70 empleados y un volumen de ventas total de 500.000 unidades anuales que se importan directamente de las 20 fábricas que la firma tiene en el mundo. “Todavía somos una PyMe”, sostiene Martín Kairuz, gerente General de Triumph International Argentina. Por eso, con el fin de consolidar su presencia, la compañía planea lanzar 40 nuevas líneas de productos y desembarcar con la marca Sloggi. “El objetivo es ingresar al segmento de bombachas de entre $ 20 y $ 30”, adelanta el ejecutivo que de trabajar en retail se pasó al complicado mundo femenino. Otro de los proyectos implica buscar fabricantes locales para ampliar la oferta a trajes de baño y ropa de cama (hoy el mix es de 30 por ciento para bombachas y 70 por ciento corsetería). “Esperamos crecer un 30 por ciento en volumen y facturación este año”, asegura el directivo.

Con un 5 por ciento de participación –la líder es Sara Lee con un 10 por ciento del share–, la marca es la más cara del país. El rango de precios varía de los $ 24 a los $ 100 en las bombachas y de los $ 100 a los $ 400 en la corsetería. Es que, uno de los aspectos que distingue a la brand, dirigida a un perfil de mujeres de 30 años en adelante, es la innovación tecnológica. Por ejemplo, las prendas sin costura que se adhieren al cuerpo y no se marcan con la ropa o los productos “minimizer” que llegan a reducir hasta tres talles. En el mundo, la empresa también llegó a crear corpiños capaces de recargar un iPod, y ropa interior hecha con una tela con crema para suavizar la piel.

En la Argentina (también está en Chile y Brasil), la estrategia fue cerrar acuerdos con clientes que adoptaran la imagen global de la marca en sus locales. Actualmente, las tiendas multimarca diseñadas “como si fueran de Triumph” son 10, a las que se sumarán otras tantas este año. En total, la firma cuenta con 350 puntos de venta en el país y no planea la apertura de locales exclusivos. Otra de las técnicas que adoptó fueron las promo-vendedoras, que incentivan a las clientas a probar los productos de la marca. “Sabemos que una vez que lo usan, siete de cada 10 mujeres nos elige”, concluye Kairuz.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos