“Si la región no se integra al mundo puede quedar fuera de juego”

“Si la región no se integra al mundo puede quedar fuera de juego”

El analista político Andrés Oppenheimer evalúa los desafíos para América latina y reflexiona sobre la avanzada china. La era Obama y la tripolaridad como nuevo orden mundial. 22 de Enero 2010

No disimula el acento que delata más de 30 años de residencia fuera de la Argentina. No obstante, cierta complicidad compatriota asoma entre gags, frases y construcciones. Andrés Oppenheimer, editor para América latina y columnista de The Miami Herald, analista político para la CNN en español y conductor televisivo, no se detiene. Dos de las cuatro semanas del mes, viaja. Prueba de ello son los recientes sellos de migraciones que relucen en su pasaporte producto de visitas a Jordania, Israel, Dubai, Singapur y España, entre otros destinos. “Finlandia me impactó: todo el mundo habla excelente inglés. ¿Sabe por qué? Porque no doblan los dibujitos animados, así los niños aprenden el idioma desde la primera infancia”, cuenta, enérgico, el co-ganador del premio Pulitzer, quien acaba de presentar Los Estados Desunidos de Latinoamérica, un libro que reúne trabajos publicados entre 2006 y 2009. “Surgió del hecho de que los presidentes viven reuniéndose en cumbres en las que proclaman la integración regional, pero lo cierto es que, probablemente, América latina sea la región más desunida, con la excepción de África. Todos están peleados con todos: la Argentina está peleada con Uruguay, Chile con Perú, Perú con Bolivia, Venezuela con Colombia, Colombia con Ecuador...”, ejemplifica.

La falta de unión, a la que el periodista adjudica una “ceguera periférica”, pone en jaque la estrategia regional. Con ello, Oppenheimer cuestiona un futuro exitoso para la Unasur. “América latina, incluido México, representa el 5% del producto bruto y cerca del 8% del comercio global. Unasur sola, obviamente, es mucho menos. Si la región no se integra a uno de los grandes bloques mundiales, va a ser un club de pobres”, alerta. Es que, desde que el 1 de enero entró en vigor el tratado de libre comercio entre China y diez países del sudeste asiático, Oppenheimer vislumbra un nuevo orden mundial que tendrá a tres bloques comerciales como protagonistas: “Norteamérica -Canadá, Estados Unidos y México- la Unión Europea y China. América del Sur, si no se alía, puede quedar fuera de juego”, señala y sostiene que los países más exitosos en reducir la pobreza son los que supieron insertarse en la economía global. Chile -la niña mimada que logró reducir la pobreza del 43 %, hace 20 años, al 13 %- lleva acuerdos comerciales con las tres regiones.

Hoy, Oppenheimer hace votos para que Sebastián Piñera, quien acaba de ser electo presidente de Chile tras triunfar en el ballotage del domingo pasado sobre el candidato de la Concertación, Eduardo Frei, “siga los pasos exitosos de la izquierda chilena” a la hora de administrar su Gobierno.

No obstante, señala que la sorpresa del continente puede resultar Perú. “Le está yendo muy bien. Lleva siete años de sólido crecimiento. Si no se pincha en la próxima elección, podría convertirse en el próximo Chile, en la próxima historia de éxito de América latina”, apunta.

Nuevo orden mundial
Desde otro punto del globo, sostiene, el gigante comunista, China, es quien está llevando a cabo la revolución capitalista más grande de la historia de la humanidad. “Por eso, insisto en que es cada vez más intrascendente la ideología o el color político. La diferencia, hoy en día está entre los países que se insertan en la economía global y salen de la pobreza, y los que viven aislados y tienen cada vez mercados más reducidos”. De allí que Oppenheimer distingue entre dos clases de gobernantes: los que atraen inversiones (“China comunista, Chile socialista, Irlanda capitalista, que en diez años pasó de ser el segundo país más pobre de la Unión Europea a convertirse en el segundo más rico de la Unión Europea”, destaca) y los que las ahuyentan (Venezuela, Ecuador, por caso) en pos de un proyecto político de permanencia en el poder. “La Argentina está en algún lugar en el medio. La buena noticia es que no ha sido destruida como Venezuela o Cuba. Con muy poco puede arrancar y despegar casi de un día para el otro. Necesita un gobierno que entienda que, sin inversión y sin educación, no se puede reducir la pobreza ni crecer”.

La era Obama
Dos entrevistas cara a cara bastaron para que Oppenheimer se llevara una buena impresión de Barack Obama. Incluso, se anima a afirmar que el presidente de los Estados Unidos podría convertirse en el big player global de 2010. “Si saca la reforma de la salud y migratoria será uno de los cambios más grandes de la historia de los Estados Unidos”. Lo único que lamenta del mandatario demócrata es la falta de cercanía que denota por América latina. “No es un hombre que tenga una historia personal de contacto con los hispanos ni con América latina. Cuando le pregunté si alguna vez había visitado la región, me respondió que estaba entre sus prioridades como presidente. Es decir, nunca había ido”, cierra. z we

Ciudadano global
Andrés Oppenheimer nació en Buenos Aires en 1951 e inició sus estudios en la facultad de Derecho de la UBA. Con una beca del World Press Institute, en 1976, se mudó a los Estados Unidos. Dos años más tarde, obtuvo la maestría en Periodismo por la Universidad de Columbia. Actualmente, es el editor para América latina y columnista de The Miami Herald, diario al que ingresó en 1983; analista político de la CNN en español y conductor del programa televisivo Oppenheimer presenta. Su columna semanal, El informe Oppenheimer, es publicada en más de 60 periódicos de los Estados Unidos y América latina.

Además, fue co-ganador del premio Pulitzer en 1987, con el equipo de The Miami Herald que descubrió el escándalo Irán-Contras, y fue distinguido con el premio Ortega y Gasset, del periódico El País, y el premio Rey de España, de la agencia EFE. Hace seis años, le fue concedido el doctorado honoris causa en Educación de la Universidad Galileo, de Guatemala.

Oppenheimer fue seleccionado por el Forbes Media Guide como uno de los periodistas más importantes de los Estados Unidos en 1993. El periódico francés Le Monde señaló en 2003 que Oppenheimer “ocupa un lugar único en la prensa de las Américas, ya que sus trabajos periodísticos fijan la agenda del debate politico interamericano”. Con Los Estados Desunidos de Latinoamérica (Las mejores columnas publicadas en 2006-2009) consiguió el VII Premio Algaba. Oppenheimer también es autor de los libros Cuentos chinos: El engaño de Washington, la mentira populista y la esperanza de América latina; y Ojos vendados: Estados Unidos y el negocio de la corrupción en América latina.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos