Salarios 2011: el año de la coherencia

Salarios 2011: el año de la coherencia

Los sueldos de los fuera de convenio treparon al ritmo de la inflación y, por segundo año, lograron empatarla. Además, por primera vez los aumentos presupuestados por las empresas fueron finalmente iguales a los otorgados. ¿Qué depara 2012? Aumentos cercanos al 25% y los bonos que superen el target. 04 de Noviembre 2011
Lejos quedaron los tiempos en los que las únicas variables para aumentar los sueldos eran mérito y mercado. Hoy la batalla salarios versus inflación se repite año a año, dominando la agenda de Recursos Humanos. ¿El score de este año? El 2011 seguramente pasará a la historia como uno de los años en los que la batalla fue más pareja y la coherencia entre los aumentos proyectados y los reales también fue mayor.

Por un lado, los incrementos de los fuera de convenio siguieron este año el mismo ritmo de la inflación. Rondaron el 25%, según la información de consultoras como Mercer y Towers Watson, empatando en líneas generales el aumento de precios, registrado por el sector privado. “Las empresas están reconociendo al personal fuera de convenio la inflación real”, resume Javier Tabakman, director de Capital Humano de Mercer para Latinoamérica Sur.

Afilando el lápiz
Este empate se da por segundo año consecutivo, aliviando un poco el golpeado bolsillo de los fuera de convenio.“Si tomamos este año calendario, la batalla no fue perdida para los fuera de convenio. El problema es un tema de arrastre del desfasaje de años anteriores, en los que la inflación real fue superior a los incrementos”, precisa Tabakman. De hecho, se calcula que la pérdida de poder adquisitivo acumulada de años anteriores es de entre 20 y 30%, según cómo se mida la inflación.

Desde Towers Watson, Marcela Angeli, directora del Área de Gestión del Talento y Compensaciones, coincide: “Es importante destacar que en los últimos años, la brecha entre los dos porcentajes se ha ido minimizando. Creo que el factor que más ayudo a que esto sucediera son las paritarias.”

Pero la coherencia que reinó en 2011 no termina en el empate salarios-inflación. Además, la mayoría de las compañías logró por primera vez que el incremento proyectado del 25% fuera igual al realmente otorgado, una tarea nada sencilla en un país de cambios permanentes. Así lo revela la encuesta de Mercer, donde también se refleja la brecha de nueve puntos registrada en 2009 (24% de aumento real y 15% el proyectado).

La explicación no tarda en llegar. “Como el 2010 fue un buen año, el ánimo que había era positivo y las proyecciones para el año siguiente fueron más realistas. Los aumentos 2010, en cambio, se proyectaron en octubre del año anterior, en plena crisis internacional y los cálculos fueron conservadores. Después, terminaron acompañando la inflación real”, explica el ejecutivo de Mercer.

En el caso de Watson Wyatt, sus propias encuestas indican que en el 43% de los casos hubo coincidencia entre lo presupuestado y lo que fue a parar al bolsillo de los fuera de convenio. Un 12% de las empresas, en cambio, terminó otorgando menos de lo proyectado y otro 45% superó lo previsto, para alegría de sus empleados. “Este fue un año en el que las proyecciones de los indicadores económicos se cumplieron en forma bastante consistente; al igual que del 2005 al 2009”, detalla.

Para lograr seguir más de cerca la inflación las empresas ya hace unos años que otorgan aumentos desdoblados en dos veces, la mayoría concentrados en abril y octubre. Esto les permite monitorear de cerca los indicadores macro y tener una mayor capacidad de reacción. Según datos de Mercer, la práctica ya es moneda corriente para el 59% de las compañías.

Como todos los años, éste también tuvo sus ganadores y perdedores. Según el estudio de Mercer, los que más aumento recibieron fueron los directores, con 21% de incremento. Le siguieron los gerentes con 19,5% y los jefes con 17%. “Fue distinto a años anteriores, antes los niveles más bajos tenían más aumento”, precisa Tabakman, quien anticipa un 2012 más homogéneo en esta materia.

A nivel de industrias también hubo más y menos favorecidos. Petróleo y Gas encabezó la lista de ajustes (29,5%), seguida de cerca por Agro 28%), Automotriz (27%), Bancos (27%) y Servicios Petroleros (27%). En el otro extremo, se ubicaron Productos Electrónicos (21%), Consumo Masivo (23%), High Tech (21%) y Química. En este caso, pesan dos variables: cómo le fue al sector económicamente y qué aumentos se cerraron en las paritarias, lo que arrastra luego a los fuera de convenio.

Lo que se viene
Pero como todos los años, durante septiembre y octubre ya comienzan a realizarse los presupuestos salariales para el próximo año. Es durante estos meses que el primer round de la batalla salarios versus inflación comienza a gestarse, dentro las gerencias de Recursos Humanos. En este caso, ya se están proyectando aumentos promedio del 24,4% según Towers Watson y del 25%, de acuerdo a Mercer, siempre para el personal fuera de convenio.

A priori, el criterio realista para calcular los aumentos, en línea con lo sucedido este año, pareciera seguir a la orden del día. “En términos de presupuesto, hubo un aprendizaje y se estaría presupuestando en lo que se cree que va a ser la inflación real 2012. Lo que va a terminar pasando, nunca se sabe”, dice el experto de Mercer.

Las modalidades de pago tampoco prometen cambiar. El relevamiento de Towers indica que el 65% planea aplicar dos ajustes. “Todo dependerá de cómo evoluciona el contexto internacional y la presión que las corporaciones ejerzan respecto al presupuesto salarial. Si la presión de la inflación y de las paritarias continúan, las empresas no tendrá mucho margen para modificar las políticas que han venido implementado”, precisa Angeli.

La buena noticia viene tal vez de la mano del pago variable. Este año, de acuerdo al relevamiento de Mercer, el 42% estuvo encima del target, 37% lo alcanzó y sólo 21% estuvo por debajo. Para el 2012, el viento podría seguir a favor. “El año volverá a ser muy bueno, respecto al pago de los bonos por el cumplimiento de los objetivos del 2011. De hecho, el 30% de las empresas estará pagando por encima de los bonos target estipulados. Esto es consecuencia de un muy buen contexto y clima de negocios”, anticipa Angeli desde Towers.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos