¿Qué hay detrás del déficit fiscal?

¿Qué hay detrás del déficit fiscal?

El gobierno anunció un rojo de $ 30.664 millones. Aseguran que la política de subsidios iniciada en 2005 es la causante de esta situación. 25 de Enero 2012
La presentación del déficit fiscal de 2011 dejó un número: $ 30.664 millones. Y así dejó también la segunda caída que tiene el kirchnerismo, luego de que en 2009 se registrara un déficit de $ 7131 millones. Sin embargo, detrás de los números surge una pregunta: ¿por qué sucede esto?

La causa ante el rojo en los números financieros, luego de ochos años de gestión, está, según explican a Apertura.com, en los subsidios.

Diego Giacomini, economista Jefe de la consultora Economía y Regiones, sostiene que la situación comenzó mucho antes de la primera presidencia de Cristina Fernández. Fue en 2005, cuando el entonces presidente Néstor Kirchner inició su política de subsidios. 

“La política de subsidios es la gran responsable del deterioro fiscal de la Argentina. Esta comienza en 2005 y coincide con el inicio del deterioro fiscal. Los subsidios pasan de cero por ciento del PBI en 2004, a 0,6 en 2005, y más tarde aumentan a 1 por ciento en 2006”, explica Giacomini, quien expone que los subsidios terminaron siendo, en 2011, el 3,7 por ciento del PBI.

Además de los subsidios, hay que considerar otros gastos, como son los salarios, las jubilaciones, los intereses de deuda e incluso el pago del cupón del PBI.

¿Qué deparará el 2012?
Dos opciones son siempre posibles para palear el déficit: aumentar los ingresos o disminuir los gastos. De acuerdo con Giacomini, el camino deberá ser el del ahorro.”El intento de mejora del resultado fiscal debería ir por el lado del gasto, no por el lado de los ingresos”, dice y agrega: “Este gobierno aumentó la presión fiscal 10 puntos porcentuales en términos del pib entre 2003 y 2011. Es muy difícil imaginarse que fuese posible un aumento marginal de la presión tributaria, que se ubica en el récord histórico de 33,5 por ciento del PBI”.

De todas formas, sostiene que de cara a lo que será 2012, “haga lo que se haga en materia de política económica, la tasa de crecimiento del PBI se va a enfriar. Dicha desacleración del crecimiento y debilitamiento del frente fiscal se sentirá más en las provincias que en la Nación, porque los gobiernos provinciales no cuentan ni con el ahorro de los jubilados (ANSES) ni con la máquina de fabricar pesos del BCRA para maquillar el déficit fiscal”.

Finalmente, considera que los recortes a los subsidios son una buena medida, pero no debería ser la única. “Es insuficiente en términos de magnitud. Solamente permitiría un ahorro que iría del 0,1 por ciento al 0,4 por ciento del PIB y siempre y cuando no se destine a otros gastos”, concluye.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos