Proteccionismo: con las cosas a otra parte

Proteccionismo: con las cosas a otra parte

Apertura.com consultó a tres economistas acerca de las trabas a las importaciones. Coincidencias y vaticinios económicos. 12 de Enero 2012

El candado que el Gobierno nacional puso sobre las importaciones, y cuya llave será completar una Declaración Jurada Anticipada de Importaciones, llevó a la pregunta: ¿La Argentina se volvió un país más proteccionista?

Apertura.com dialogó con tres economistas para que nos dieran su parecer y explicaran qué hay detrás de la nueva norma, cuya reglamentación genera dudas.

El economista y director de Analytica, Ricardo Delgado, analiza la cuestión y profundiza en las causas que llevaron a tomar la medida.

“Si uno mira esto en términos de medidas que restringen las importaciones, sí, obviamente hay un proteccionismo”, explica y aclara que la Argentina no se encuentra aislada, en este sentido, del resto de los países de la región. “Los países de la región tienen licencias de importación. Exportar a Brasil, por ejemplo, no es fácil. Hay países considerados como ´modelos´ que tienen esa clase de regulaciones”, asegura.

Mientras tanto, el economista jefe de la consultora Economía y Regiones, Diego Giacomini, no sólo apunta a un mayor proteccionismo, sino que también destaca la existencia de políticas más intervencionistas. “La Argentina no es sólo cada vez más proteccionista sino que tiene políticas más intervencionista. El Estado se inmiscuye más en las relaciones financieras entre los argentinos”, comenta y pone como ejemplo los controles que se establecieron a mediados del año pasado para la compra de dólares. Y, en ese sentido, vaticina que “existen altas probabilidades de que esto se haga más fuerte. El grado de proteccionismo e intervencionismo está aumentando”.

Por su parte, el ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Carlos Degrossi, considera que la Argentina está virando hacia el proteccionismo, pero también apunta a los demás países. “Creo que la región se vuelve más proteccionista. Pero es razonable porque es en su propia defensa. Sin embargo, la aplicación de esas medidas deben ser proporcionales”, sostiene.

Proteccionismo ¿Para qué? Las razones que llevaron al Gobierno a imponer trabas a las importaciones parecen tener un objetivo claro: cuidar que los dólares no salgan del país y se mantengan en el sistema financiero y así se mantenga la oferta.

“El tema puntual tiene que ver con cuidar los dólares que terminan en el Banco Central. Cuanta más reserva hay, más fortalezas tenés”, afirma Delgado y confía: “El Gobierno está mirando muy cuidadosamente el uso de los dólares”.

Giacomino asegura, en la misma línea, que en el corto plazo esta medida “será efectiva para controlar la demanda de dólares, y minimizar así las presiones de tipo de cambio. Pero en el largo plazo va a afectar a la industria y su producción y al índice de precios”. De esta forma, subraya que “la filosofía detrás de las medidas proteccionistas es que quien las aplica cree que puede tener todo bajo control. Pero la experiencia hace que esto no termine bien. Y a medida que se aplican, hay más variables que se van de control, lo que hace que haya mayor proteccionismo e intervencionismo”.

Consecuencias. No todos los bienes que ingresan al país son para el consumo. Existen otros que están destinados para la producción, en su mayoría industrial. Por eso, una traba a esos bienes podría generar, según analizan los expertos, problemas en la producción.

"A veces hacemos medidas que perjudican a sectores de la industria nacional, por lo que ahí el Gobierno debe tener la sensibilidad muy grande para aplicar las medidas”, explica Degrossi, quien a su vez asegura que se deben ir “adecuando las disposiciones en función de realidad de la propia industria”.

Mientras tanto, Delgado considera que “el Gobierno no debería limitar las importaciones necesarias para producir, ya que provocarían una contracción de la actividad económica”.
Finalmente, Giacomino recuerda aquella política que permitía la importación en la misma medida que esto compensaba a las exportaciones. Sin embargo, el economista considera que “hay empresas que si no importan van a producir menos para el mercado doméstico”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos