Productos premium para atesorar lo más preciado

Productos premium para atesorar lo más preciado

La fotógrafa Olga Areán fundó una empresa que fabrica papeles, cartulinas y cartones libres de ácido (calidad museológica), además de todo tipo de contenedores para conservación artística, fotográfica y documental. Es la única compañía de Latinoamérica en el rubro y su creadora competirá en abril por el premio a “La mujer empresaria”, distinción que entrega en Suiza las Naciones Unidas. 11 de Febrero 2010
Al calor de la crisis de 2001, la fotógrafa Olga Areán gestó su propia empresa de servicios
y productos que se dedica a preservar fotografías, obras de arte y documentos de carácter histórico, institucional o personal. Hoy, Conservarte es una fábrica de cajas, contenedores y papeles especiales libres de ácido y perdurables en el tiempo, que impiden la visita fugaz o permanente de la humedad y de los insectos.

Comenzó en el quincho de su casa. Luego alquiló un depósito en el que guardaba bovinas
de papel bajo estrictas condiciones de temperatura y humedad. El gran salto lo dio gracias
a un crédito bancario, al instalarse en un predio de 3.500 metros cuadrados en el
Parque Industrial Los Plátanos, en Berazategui. Por estos días, Areán se apresta a viajar a
Ginebra, Suiza, porque su empresa fue seleccionada por la Fundación Empretec Argentina
para competir por el premio a la “Mujer Empresaria” que otorga las Naciones Unidas.

Prehistoria de una pasión
Todo empezó en un club de barrio de Berazategui en los ‘90, cuando un periodista le regaló su colección de fotos . “Fuimos a la secretaría de Cultura
del municipio y creamos un archivo”, cuenta Areán. A partir de ahí, comenzó a capacitarse.
Ganó dos becas en España y otra en Rochester, Estados Unidos. “Mi primer desafío
fue conseguir u$s 10.000 para fabricar la primera tonelada de papel. La Provincia estaba
dando créditos para proyectos innovadores, me presenté y gané. Después pude exportar
mis servicios a Chile y en 2006 constituí una sociedad anónima”, señala. Ese año,
la emprea obtuvo una patente de invención por sus productos, que están testeados por el
INTI a nivel local y el IPI (Image Permanent Institute) de Estados Unidos.

Hoy la empresa brinda asesoramiento en la preservación de documentos históricos, cuenta con diez empleados fijos y tres externos; terceriza la fabricación de bovinas y trabaja
con un equipo permanente de ingenieros, archivistas, restauradores, museólogos y arquitectos. A lo largo de su historia, la firma exportó a Chile, Uruguay, Ecuador y Brasil y cubren todo el país. En 2009 sólo vendió en el mercado interno pero facturó $900.000, el doble que en 2008. “Vendemos a los archivos,  participamos en licitaciones del Estado y tenemos distribuidores en el interior y en Capital Federal”, dice Areán. Los clientes de Conservarte son, centros culturales, museos, fundaciones, editoriales y artistas que desean resguardar sus obras, como Clorindo Testa y Guillermo Roux. Nuevos productos y mercados.

Este año la empresa se volcó  al desarrollo de un nuevo papel, incursionará en las librerías
para llegar al público minorista y planea exportar a Europa y otros mercados. Areán tendrá en estos días la oportunidad de competir con  10 colegas de Botswana, Brasil, Chile, Etiopía, Guyana, Jordania, Nigeria, Uganda y Zimbabwe por el máximo galardón
que otorga la ONU. Para la elección final, el jurado tiene en cuenta el talento empresarial,
los resultados de la empresa, la singularidad y superioridad de los productos y servicios
que ofrece la compañía. “Estar entre las diez mejores empresarias de todo el mundo y representar a la Argentina desde Berazategui es un honor”, asegura la emprendedora.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos