"Pretender que Kirchner no administre sus bienes es el máximo de la estupidez humana"

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, sale en defensa del ex presidente en el escándalo por la compra de dólares, reinvindica el Fondo del Bicentenario y asegura que los Kirchner saben gobernar en la adversidad y no le temen al diálogo. Dice que a Cobos nadie lo votó para ser opositor. 05 de Febrero 2010

Podría decirse que Jorge Milton Capitanich es el más ferviente defensor del matrimonio Kirchner sin riesgo de caer en la exageración. Es que el gobernador de Chaco es capaz de exaltar “las bondades” del gobierno kirchnerista hasta el paroxismo, tal como lo hizo en 2008, cuando se alineó sin fisuras con el discurso de la Casa Rosada en el tortuoso conflicto del campo.

Hoy, con el mismo énfasis con el que justifica los desmanejos oficiales en la crisis del Banco Central y defiende la creación del polémico Fondo del Bicentenario para pagar la deuda, el "Coqui" -como lo llaman sus íntimos- niega que exista un dilema ético en la escandalosa compra de dólares que el ex presidente Néstor Kirchner realizó en plena crisis internacional, cuando -se sospecha- contaba, a través de su esposa, la Presidenta, con información privilegiada sobre la cotización de la moneda estadounidense, que entonces se apreciaba frente al peso. "No hay ninguna violación de la ley de ética pública. Los analistas y la oposición en la Argentina pretenden que el ex presidente de la Nación no hable, no opine, no haga política, no administre sus bienes, no compre dólares...,también le podemos prohibir que coma y que eventualmente no duerma. Es una estupidez", sostiene.

¿Podría haberse evitado la crisis de Banco Central si el Gobierno se hubiera ajustado a la ley para remover a Redrado?
Es muy difícil predecir el comportamiento humano en otras circunstancias. Cualquier funcionario que es designado por el Presidente en virtud del artículo 99 de la Constitución, quien lo ha designado puede solicitarle la renuncia de un modo indeclinable y generar las condiciones para que quien tiene la autoridad presidencial pueda desarrollar sus actividades conforme a los lineamientos políticos surgidos de la voluntad popular. En este contexto, no es una cuestión imputable a la Presidenta. Simplemente, ella lo que ha hecho es ejercer la autoridad presidencial.

No me respondió. Hay mecanismos que deberían haberse cumplido y el Gobierno se hubiera ahorrado el costo...
Mire, hay una cuestión esencial. En primer lugar, un decreto de necesidad y urgencia, respecto a su necesidad y urgencia tiene que ver con atribuciones del Poder Ejecutivo. Un DNU está plenamente vigente, tiene fuerza de ley, porque ha sido dictado en el uso de las atribuciones constitucionales. Por lo tanto, no hay una cuestión objetable en esta materia. Cuando se promueve la remoción, definitivamente esto es una atribución indubitable de la Presidenta. Es claro que la Carta Orgánica del Banco Central establece el consejo previo por una Comisión que no estaba debidamente constituida. Por tanto, luego del fallo judicial (N. de R: el fallo de la jueza Sarmiento que frenó el uso de las reservas y repuso a Redrado en su cargo) y la posterior apelación, la Presidenta solicitó al Congreso la constitución de una comisión que no pudo ser integrada por la totalidad de los miembros. En definitiva, la Presidenta, en uso de sus atribuciones, promovió la remoción. Los otros aspectos que tienen que ver con la discusión del carácter formal, de injerencia indebida de la Justicia, ha originado una discusión que, a mi juicio, ha sido absolutamente inexistente.

Concluido el tema Redrado, ahora viene el debate por el uso de reservas para pagar deuda. ¿Cree que el Fondo del Bicentenario obtendrá luz verde en el Congreso?
El Fondo del Bicentenario, en el marco de las sesiones ordinarias que se inician el 1 de marzo, va a tener su tratamiento y, aunque es perfectamente válido el instrumento actualmente, va a ser ratificado seguramente por el Congreso.

¿El oficialismo tiene los números para ratificar el DNU de la Presidenta?
Mire, hay un falso debate desde el punto de vista de la constitución de este fondo porque se trata de reservas de libre disponibilidad. Es para cancelar una deuda y generar previsibilidad y certidumbre en la Argentina en el largo plazo. Eso implica reducción de los costos de financiamiento y no solamente una accesibilidad para el financiamiento del sector público sino también del privado. Por un lado, muchos sectores de la oposición plantean que la Argentina tiene que regularizar su situación de endeudamiento pendiente, y por el otro lado, fustigan el uso de herramientas para la cancelación de sus obligaciones. El gobierno actual se está haciendo cargo de deudas generadas en gobiernos anteriores, ha tenido estrategias de desendeudamiento. La deuda pública en términos del Producto era equivalente al 160% en el año 2002 y hoy es equivalente al 45%. Entonces, creo que ha dado resultado la política de desendeudamiento y es absolutamente necesario ratificar lo hecho y a su vez, cuando se plantea el tema de la adhesión al nuevo canje de deuda para el 25% de los que no habían ingresado, es precisamente para tener una situación de deuda performing. La política oficial ha sido una política tendiente a reducir la vulnerabilidad externa y a su vez la política económica es la que ha permitido acumular reservas para poder cancelar esas obligaciones.

¿El Gobierno busca reformar la Carta Orgánica del BCRA para destinar reservas, llegado el caso, a planes de desarrollo económico y empleo?
Nosotros en el ámbito del Congreso, cuando yo era senador, habíamos promovido en 2005 una reforma de los artículos 4, 5 y 6 de la ley de convertibilidad monetaria respecto al uso de las reservas de libre disponibilidad, de excedente de la base monetaria, para la cancelación de obligaciones con organismos multilaterales. Eso está modificado. En segundo lugar, desconozco una iniciativa en ese sentido.

¿Pero está de acuerdo o no con destinar las reservas para otros fines?
A mí me parece importante el modelo de acumulación de reservas que ha tenido la Argentina que ha sido, no del presidente del Banco Central, sino de la decisión estratégica del Gobierno. La acumulación de reservas es un activo que tiene el Estado que, a su vez, puede ser aplicable para la cancelación de deuda pública. En ese contexto, entiendo que es posible establecer un criterio metodológico para establecer parámetros que permitan emplear esas reservas para la cancelación de determinado tipo de pasivos a los efectos de reducir la vulnerabilidad externa y no confundir con otro tipo de aplicación.

Hay una presión del Gobierno a las provincias -que tienen serios problemas fisciales- para que apoyen el Fondo del Bicentenario...
Ése es otro tema. Ingresa todo en un terreno de especulación y no es así. Se busca ratificar el Fondo del Bicentenario; a partir de ahí, empiezan los analistas a opinar respecto de las eventuales irresponsabilidades del Gobierno respecto al uso de las reservas y este Gobierno es el único que ha demostrado en seis años superávit fiscal primario financiero, reducción de la deuda, etcétera. Todo lo que la ortodoxia monetaria y económica se la pasa diciendo pero, cuando tiene que ejecutar decisiones de gobierno, lo único que hace es hundir al país, dejar el BCRA sin reservas, a los argentinos sin empleo, a las industrias devastadas. Estamos cansados de los chantas y los gurúes económicos que dicen una cosa y después dejan al país devastado.

¿Usted es de los que creen -como dice la Presidenta- que Cobos conspiró en esta crisis? ¿Cómo evalúa el papel del vice?
De un modo absolutamente confuso. Cuando uno se presenta a elecciones, lo hace con un programa de gobierno y con una fórmula indivisible, quiere decir que el vicepresidente tiene la responsabilidad del Senado, de cubrir a la Presidenta por licencia, por viajes al exterior y por una serie de causales. En consecuencia, nadie, ningún votante de más del 45% de octubre de 2007 votó para que Cobos sea opositor; lo votó para acompañar una fórmula de gobierno. Por eso, creo que es imprescindible que el vice no tenga un doble rol. Si quiere ser candidato a presidente tiene que renunciar a la Vicepresidencia y ser candidato a presidente desde un arco opositor. Ahora, si es vicepresidente en uso legítimo de las atribuciones constitucionales tiene que acompañar a la Presidenta. Si no estaríamos planteando una ambivalencia y en ese sentido no se puede fustigar a la Presidenta respecto de cómo eligió a su compañero de fórmula. Acá hay un problema de conducta humana y de comportamiento adecuado al marco constitucional.

¿Hizo bien Cristina en no ir a China?
Si el ex presidente del BCRA hubiera tenido una actitud madura, seria, responsable, y el vicepresidente hubiera tenido una actitud madura, seria, responsable, uno puede ejercer en plenitud el mandato y eventualmente irse al exterior. Pero en todo caso, las relaciones de la Argentina con China son independientes de un viaje.

¿Es ético que Kirchner comprara u$s 2 millones cuando, se sabe, tiene acceso a información confidencial por ser esposo de la Presidenta?
Ése es el máximo nivel de estupidez humana que caracteriza al análisis político de la Argentina. Los analistas y la oposición pretenden que el ex presidente no hable, no opine, no haga política, no administre sus bienes, no compre dólares...,también le podemos prohibir que coma y que eventualmente no duerma. Es una estupidez. Cuando escucho ese tipo de cosas y la pérdida de tiempo de la oposición en ese tipo de opiniones digo: ¡qué poco seria es la oposición en la Argentina!

Aunque la operación haya sido legal, la ley de ética pública le impide a los funcionarios usar información confidencial en pos de sus intereses privados...
Entonces hay que plantearle al presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, que tiene una fortuna de US$ 2000 millones que administre sus bienes.... ¿Qué tiene que hacer alguien que tenga pesos y quiera comprar dólares? En definitiva, la política cambiaria la fija el Banco Central. Me parece que es ya entrar en el terreno de que no puede hacer absolutamente nada para la administración de su patrimonio. Es perfectamente legal. No hay ninguna violación a la ley de ética pública.

Usted conoce bien a los Kirchner. ¿Están preparados para sentarse a negociar con la oposición en el nuevo Congreso o tenemos que acostumbrarnos los argentinos a vivir en la zozobra permanente?
Le puedo asegurar que el ex presidente y la Presidenta han construido un matrimonio con militancia política. Les ha tocado gobernar en la adversidad, cuando Kirchner fue intendente de Río Gallegos, cuando fue gobernador, de modo que sabe muy bien lo que es gobernar con la Legislatura o un Concejo Deliberante adverso. Son un hombre y una mujer que saben cómo funcionan las instituciones y lo que significa el juego de mayorías y minorías.

No se caracterizan justamente por la búsqueda de consenso...
Después del 28 de junio han obtenido una serie de iniciativas legislativas mediante el voto. Eso no se hace con imposición, se hace con diálogo.

Pero las obtuvieron con el Congreso anterior, cuando tenían mayoría.
Acá va a haber un esquema y probablemente el Fondo del Bicentenario va a a formar parte de un diálogo. Ellos son extremadamente respetuosos de la Constitución y de las leyes, fueron gobernantes elegidos legítimamente. Decir que Cristina es alguien que vulnera la Constitución y las leyes es un análisis sesgado.

¿Coincide con las imputaciones que el Gobierno le hace a la Justicia? ¿Hay un partido judicial como dicen los Kirchner?
Creo que ha habido una injerencia indebida de la Justicia respecto al procedimiento de remoción del presidente del BCRA. Hasta ahí mi opinión.

¿Kirchner decidió reasumir en el PJ para controlar a los rebeldes bonaerenses que cuestionan su estilo de conducción?
Después del 28 de junio, habíamos tenido un diálogo muy profundo muchos de los dirigentes del PJ con él y coincidido en la necesidad de no tomar medidas apresuradas, que era necesario dejar pasar el tiempo para un análisis reflexivo de los resultados electorales, que era necesario tener una reunión del Consejo Nacional. La tuvimos, allí rechazamos su renuncia y en una reunión en Olivos yo le expresé que lo invitábamos a federalizar el Consejo Nacional a los efectos de que si tomaba la decisión de retomar la conducción del justicialismo lo haga en la provincia del Chaco. Y esoe vamos a hacer.

¿Puede el peronismo tal como está hoy, atomizado, soñar con definir en internas sus candidatos para 2011?
No tenga la menor duda de que va a ser a través del cumplimiento estricto de la ley. En agosto de 2011.

¿Y Kirchner está dispuesto a disputar un interna con Duhalde?
Si quiere y manifiesta voluntad de ser candidato seguramente competirá.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos