"Prefiero el peso antes que el euro"

Para Eduardo Elsztain, presidente de IRSA, las monedas emergentes son prioridad. 11 de Junio 2010

El bajo perfil de Eduardo Elsztain es inversamente proporcional a la importancia de las empresas que lidera. Alto Palermo es la propietaria de los principales shoppings del país, con ventas anuales por $ 374 millones, de acuerdo al último ejercicio, cerrado el 31 de marzo. IRSA, uno de los mayores grupos inmobiliarios, con ingresos consolidados por $ 952 millones. Y Cresud, dedicada al desarrollo y explotación de propiedades rurales destinadas a la producción de soja, maíz, trigo, carne y leche, tiene ingresos consolidados por $ 1203 millones al año. En tanto, el empresario se convirtió también en presidente del Banco Hipotecario –con activos por $ 11.300 millones– desde 2009, ya que IRSA, la compañía que también dirige, es su principal accionista privado. En un mano a mano con APERTURA, Elsztain analiza negocio por negocio cuál es su situación actual y refleja dónde cree que están las oportunidades en torno al crédito y, también, a la inversión.

“Aunque no lo crean, me gusta el peso”, sorprende con su definición, al preguntársele sobre si, hoy día, posicionaría su cartera de inversiones en dólares o en euros. “Me gustan los pesos de monedas emergentes. Me gustan los pesos de países con productos básicos, que serán demandados en la próxima década. O sea, me imagino que el dólar australiano, el peso chileno o la moneda brasileña… Todas estas monedas serán monedas más firmes. Las economías centrales crecen más lentamente. Tienen déficits fiscales muy altos, déficits comerciales también altos y son monedas que, de alguna manera, perderán valor”, explica.

Emprendedor serial
“Generar una empresa es muy lindo en sí mismo. Tiene que ver con conectarse con otras personas y, sobre todo, con ideas que ves nacer”, resume el acto de crear una compañía Elsztain, reconocido “emprendedor serial” por su propia historia personal y por su activa participación en el entrepeneurship vernáculo, dado su involucramiento con Fundación Endeavor. “Los emprendedores argentinos son extraordinarios. Tienen una capacidad de adaptación a situaciones que no muchos tienen”, se entusiasma. Tal vez por eso se manifiesta tan optimista con relación a los escenarios futuros. “Venimos invirtiendo en el país desde hace 30 años. Entiendo que somos un país difícil de entender para el extranjero. Tenemos muchos vaivenes y creo que el día que nos entiendan, el país tendrá otros valores”, observa. “La Argentina tendrá una década muy buena. Estamos yendo en el camino de las reglas que exigen los mercados”, se entusiasma. Cimenta su parecer en hechos puntuales, como la recuperación del consumo y el canje de deuda soberana. “Que la Argentina pueda terminar esta transacción y volver al mercado de crédito voluntario es un valor, sobre todo, cuando las economías más desarrolladas están con un nivel de tasa cercano a cero”, sostiene. “La lógica dice que ninguna compañía logra mejor crédito que el país. En la medida que el país vuelva a acceder a un crédito en mejores condiciones, a las compañías argentinas les podrá servir”, concluye.

Los planes de IRSA y Cresud, los próximos proyectos de sus shoppings y una evaluación de su inversión en el Banco Hipotecario, en un mano a mano imperdible, en el número 200 de Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos