Pinamar se expande

Pinamar se expande

Los nuevos emprendimientos, como Building Albar y Costa Esmeralda en Pinamar, Mandalay en Villa Gesell y Linda Bay en Mar de las Pampas se ubican en zonas retiradas del centro pero ofrecen diferenciales para competir con la oferta tradicional. 19 de Febrero 2010

Mercados muy buscados tanto para veranear como para invertir, Pinamar, Cariló y Villa Gesell expanden sus límites tratando de explotar al máximo los metros cuadrados no desarrollados que aún pueden construirse, a pesar de las restricciones. Es por esto que surgen nuevos emprendimientos en zonas retiradas del centro o en playas intermedias, como es el caso de Building Albar, La Herradura y Costa Esmeralda en Pinamar y La Constancia en Cariló. El mismo fenómeno ocurre en Villa Gesell, con Mandalay y Linda Bay, este último más próximo a Mar de las Pampas.

"Pinamar nació con un plan urbano que se respetó en estos 67 años. La zona residencial va a seguir siéndolo. Por eso, cuando uno construye su casa sabe que al lado no va a haber un supermercado o un edificio. Por más que siga creciendo, se busca el FOT (factor de ocupación total) y el FOS (factor de ocupación del suelo) y se respeta la naturaleza", defiende la directora de Pinamar, Elsa Shaw de Canale. "Pero todavía quedan zonas para desarrollar. Cada tanto sale algún loteo, como es el caso de La Herradura". Este barrio cerrado nació en 2003 y actualmente tiene 50 casas terminadas y siete en construcción. Ubicado en la zona noroeste de Pinamar en un predio de 100 ha, tiene dos canchas de polo, cuatro lagos artificiales y más de 200 lotes de 1.400 m2 en promedio, que hoy se venden a partir de los u$s 55.000.

Pinamar también lanzó Villa de Mar en 2006, departamentos con amenities en la zona norte, cerca de La Frontera. Los cuatro módulos de 23 residencias ya están vendidos. Por eso, para los que buscan departamentos la oferta se concentra en Buiding Albar, un complejo de siete edificios con amenities sobre la Avenida Bunge e Intermédanos, a 20 cuadras del mar aproximadamente. "Ya tenemos dos torres terminadas y comercializadas. En enero comenzamos la construcción de otras dos con una inversión de u$s siete millones. La inversión total proyectada es de u$s 20 millones en cinco años", cuenta el arquitecto Julio Chaparro, presidente de Building, una desarrolladora platense. Los dos nuevos bloques de seis pisos, que sumarán 5.800 m2 al parque actual, se entregarán en diciembre de 2011. Tendrán tres viviendas por nivel, de tres y cuatro ambientes (de 93 m2 a 130 m2), con dos baños completos, que se venderán a partir de u$s 1.700 el m2.

Sobre la Ruta 11 y a 11 km de la entrada de Pinamar, se está construyendo Costa Esmeralda, un barrio de 1.000 ha desarrollado por Fiduciaria de la Costa (empresa compuesta por Eidico y J P Urruty & Asociados), que invirtió u$s 38 millones hasta ahora. Con proyecto de Robirosa, Beccar Varela, Pasinato, Gonzalo, Amarante, el master plan comprende cuatro etapas de las cuales dos ya están finalizadas. Los lotes de Barrio Ecuestre, el último lanzamiento en noviembre de 2009, se venden entre los u$s 7.000 y los u$s 21.000. La fecha de entrega de la última etapa, que completa los 4.000 lotes, está pautada para diciembre de 2012.

En Cariló se lanzó en enero La Constancia, una nueva urbanización desarrollado por Cariló de Guerrero con una inversión total estimada en u$s 2,5 millones. El emprendimiento cuenta con 49 lotes de 1.200 m2 promedio que se venden a partir de u$s 75 el m2. "Es un loteo en una zona nueva

Villa Gesell y Mar de las Pampas

Entre Gesell y Mar de las Pampas, sobre la Avenida 3, crece Linda Bay. El complejo de siete edificios de tres pisos, con departamentos de 59 a 114 m2, está en su segunda etapa de ventas. "Las 112 unidades tienen vista al mar. Las de 59 m2 se venden a u$s 119.000 y las de 114 m2, a u$s 228.000. Pero, además, hay unidades de 65 y de 93 m2", explica Mariano Ledo, sales manager de Bullrich, a cargo del desarrollo y la comercialización. Además, el emprendimiento proyectado por el estudio Ravier Otero Lacoste Di Catalina prevé 224 cocheras que se ofrecen en forma separada. "La preventa finalizó con 40 unidades colocadas que se entregan en diciembre de 2010. La segunda etapa tendrá 32 departamentos que se estarán terminando en abril de 2011", agrega Ledo.

Mandalay es la otra propuesta que recientemente salió al mercado para el público de Villa Gesell. El proyecto de cuatro edificios es un desarrollo de NB Developers que gerencia Estrategias y Desarrollos Inmobiliarios SA (EYDISA) y demandará una inversión de u$s 20 millones. La comercialización, a cargo de Covello, se realizará en cuatro etapas, comenzando con el edificio Aqua. "Es un proyecto que se inspira en los cuatro elementos de la naturaleza, sobre 400 metros de playa virgen. El valor promedio de los departamentos ronda los u$s 1.800 el m2", detalla Alejandra Covello, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre. En total, los cuatro edificios agregarán 168 unidades a la venta y sumarán 21.400 m2 a la oferta disponible en el Partido de Villa Gesell. en la que hacemos la infraestructura común, abrimos calles y le damos servicios. Pero no es un barrio cerrado", enfatiza Alejandro Preusche, director de Cariló de Guerrero; preocupado en aclarar la normativa vigente. "En Cariló no se permiten los barrios cerrados. No tendrá club house ni seguridad pero síel resto de los servicios. En cuanto a infraestructura, tendrá sistema de cloacas que no todos tienen", completa. Con un masterplan desarrollado por CMS y un relevamiento minucioso de todos los árboles, la empresa comenzó la apertura de calles. "En cuanto al uso de los lotes, sólo se podrá construir viviendas, con las mismas restricciones de FOT y FOS del resto de Cariló. Y cada propietario puede venir con su arquitecto, por supuesto", agrega Preusche.

Lo que viene

El grupo SAMBA (South America Mountain and Beaches headquartered in Argentina) lanzará en marzo la venta de Sea View en Cariló. Se trata de un emprendimiento de 44 unidades con vista al mar, que se comenzará a vender a partir de u$s 2.500 el m2. "Luego irán subiendo, como ocurrió con Sea Breeze, que ya se vendió todo, y con Sea Point, que de las 41 unidades quedan cinco y ya cotizan a u$s 2.000 el m2. De Sea Breeze puede que haya algunas reventas de propietarios, que rondan los u$s 3.000 el m2, pero del desarrollo no me queda nada", desmenuza Joaquín Bustillo, a cargo de la comercialización de los proyectos. El rasgo distintivo de los Sea es que son viviendas que no generan gastos y dejan renta. "Cuando no lo usás, el departamento se alquila. Y además tiene servicios de hotel: mucama, desayuno, recreación, seguridad y recepción", explica Bustillo.

Los edificios, que en todos los casos no superan los tres pisos (así es la restricción municipal para la línea de la costa), van desde los 50 a los 350 m2.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos