Piloto en la tormenta

Piloto en la tormenta

La estrategia de Mariano Recalde, CEO de Aerolíneas Argentinas, para revertir las pérdidas. Su plan, en un mano a mano exclusivo. 11 de Junio 2010

El noveno piso de Bouchard 545 ofrece una panorámica espectacular. La opulencia de Puerto Madero y, más allá, un horizonte en el que reina la ocre inmensidad del Río de la Plata. Con sólo girar hacia su derecha, Mariano Recalde podría recrear su vista con ese paisaje. Pero no. Sus ojos, continuamente, monitorean el LCD que, en la pared opuesta a su escritorio, informa, en tiempo real, las salidas y arribos de Aerolíneas Argentinas. Hizo instalarlo porque, dice, "no es lo mismo que llame el gerente General y pregunte qué pasa con un vuelo, a las cosas que ocurren normalmente cuando no sale". "La verdad, te quema un poco. Pero es importante para solucionar problemas", comenta este abogado laboralista que, con sólo 38 años, se sienta al timón de la compañía, cuya tormenta no aplacó la estatización. De afuera, la nave recibe descargas por su déficit -US$ 60 millones mensuales, reconoce el propio Recalde- y, según denuncian los detractores, poca claridad en el manejo estatal. En tanto, desde adentro, no toda la tripulación -9400 empleados, divididos en siete gremios, varios enfrentados entre ellos- se muestra alineada.

"No es una empresa ingobernable, sino con complicaciones muy grandes y particularidades que no tiene ninguna otra. Pero es manejable. De hecho, vamos administrando los conflictos, que son más de los que hay en una compañía común", minimiza Recalde en su oficina, durante la primera entrevista concedida desde que Cristina Fernández de Kirchner lo designó como presidente de la compañía.

El plan de renovación de flota, su defensa de la compra de los Embraer -cuestionada por presunto pago de sobreprecios- y su relación actual con los gremios, en un diálogo a fondo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos