Pequeñas obras, un gran mercado

Pequeñas obras, un gran mercado

Luego de fundirse con un bar de diseño y trabajar en una compañía de teléfonos móviles, el arquitecto Damián Revelli dio en la tecla con las refacciones y ampliaciones de cocinas y baños. 13 de Enero 2011

Muchos dicen que se aprende a los golpes y Damián Revelli lo experimentó en carne propia. Aunque estudió Arquitectura, su sueño siempre fue, más que trabajar en un gran estudio, tener su propio negocio.

Por eso, ni bien terminó la facultad, montó junto a un socio un “bar de diseño”. Con una costosa decoración de interiores, pero sin plan de negocios ni de marketing o suficiente stock de bebidas y sandwichs, el bar abrió sus puertas en 2002 y pronto fue un rotundo fiasco. “No vendía lo suficiente para cubrir los costos. Me di cuenta de que por más que trabajaba y despachaba cafés, tampoco daba para pagar la estructura que teníamos”, confiesa hoy. Y así, en una acalorada discusión con su (ex) socio, recibió una piña que -además de dejarle un ojo morado- terminó por “acomodarle las ideas”.

A partir de aquel cross corto antológico, Damián empezó a ver con claridad los errores que había cometido. Por empezar, había vendido su único capital (un departamento legado por su padre) en el peor momento para hacer ese tipo de operación inmobiliaria (año 2002). Y se había lanzado improvisadamente a emprender, sin tener las herramientas ni los conocimientos para hacerlo. “El lugar era chico, en una zona turística. Pero mi propuesta no era turística, no había estudiado los costos y tuve que salir a hacer plomería, pintar y pulir pisos para pagar las cuentas del bar”, recuerda.

“Me quedé en la calle, pero al menos tenía el título de Arquitecto y volví a dar clases en la facultad. Bajé mi soberbia intelectual y empecé a buscar trabajo. La verdad es que la universidad te prepara para ser empleado, pero no para ser emprendedor ni empleador”, reflexiona.

Finalmente, consiguió un puesto en una compañía operadora de telefonía celular, en el área de Arquitectura. “No era lo que había soñado, pero reconozco que estar en esta gran empresa me brindó contención, ya que no asumía ningún riesgo; un sueldo fijo que me ayudó a pagar las deudas, y la posibilidad de aprender un montón sobre los procesos: Esa es la forma de que las cosas salgan bien”, resume.

Volver a empezar
Al cabo de un año, Damián ya había saneado su economía y comenzó a aburrirse. “De a poco me iban saliendo pequeñas refacciones y obritas. Me iba a las siete de la mañana a la obra, a las 10 a la oficina, al mediodía me daba otra vuelta por la obra y a las seis de la tarde salía corriendo a ver clientes. Así estuve un año más. Un día me llegó un mail de la ONG Inicia (www.inicia.org.ar), que apoya a emprendedores, y fui a una de las charlas. Me abrió la cabeza”, cuenta.

El arquitecto se fue dando cuenta de que había mucha demanda para pequeñas obras y refacciones: acondicionar la cocina, hacer un baño a nuevo. “Es un mercado que siempre se mueve, por más que haya crisis. Y muchos profesionales lo desdeñan porque están pensando en hacer grandes obras”, dice el emprendedor. “Vi que podía ofrecer un servicio diferencial, que es ocuparme desde la compra de los materiales, hasta la puesta en obra, y entregar todo limpio y con el portarrollos puesto. Un servicio llave en mano”, explica.

Con la ayuda de los cursos de Inicia, Damián creó una marca y una página web para su emprendimiento: www.remodelatucasa.org.ar. Al mismo tiempo, y dado que se había especializado en imagen de marca y locales, empezó a dictar cursos en Inicia, para ayudar a otros emprendedores. “Todavía trabajaba en relación de dependencia, así que derivé el teléfono fijo de mi casa-oficina al celular que llevaba todo el día conmigo. Cuando el identificador me mostraba que era un llamado para mi empresa, salía corriendo de la oficina para atender en el pasillo: “Remodelátucasa, ¿en qué puedo ayudarlo?”, recuerda el emprendedor.

“Muchos creen que para emprender un negocio hay que tener un local o alquilar una oficina. Pero esto, al principio, no es realmente necesario. Con una buena imagen en la Web y una línea telefónica 24 horas se puede hacer un muy buen delivery de servicios”, asegura.
Durante casi un año, Damián siguió trabajando en la compañía de telefonía móvil, pero finalmente renunció para dedicarse de lleno a su emprendimiento. Alquiló una oficina y lentamente comenzó a tomar personal. Hoy cuenta con 80 personas. La mayoría son profesionales de diversos rubros: diseño, administración de empresas, comercialización y arquitectos. Más cuatro o cinco equipos de constructores para las obras. “Manejamos unas 22 obras al unísono”, destaca el arquitecto. “El diferencial que tenemos es que nos ocupamos de todo: desde conseguir los materiales hasta colocarlos en la obra, dejar todo limpio y brindar una garantía de un año”, dice.

Los planes para el 2011 son seguir creciendo en cantidad y magnitud de las obras. “Empezamos a hacer pequeños departamentos, de a poco porque no somos una gran constructora, pero con mucha onda”, dice el emprendedor, convencido de que los errores sirven para aprender.

Para iniciarse en el emprendedorismo
Inicia es una asociación civil que brinda asesoramiento y capacitación a emprendedores a través de cursos y talleres. Actualmente tiene tres programas:
* Nuevos Emprendedores, de cuatro meses de duración, está dirigido a personas que quieren armar su propio negocio, con o sin experiencia. Ayuda a definir el emprendimiento a través de un tutor-emprendedor, talleres presenciales y online y sesiones de coaching.
* Empresas del Mañana apunta al desarrollo, consolidación y fortalecimiento de empresas en marcha. Cuenta con tutorías y asesoramientos.
* Emprendedores en Acción es un programa intensivo de 12 encuentros en el cual se trabaja sobre el lenguaje y el logro de objetivos mediante técnicas de PNL y Coaching.
Más información: www.inicia.org.ar

Ficha
* Actividad: realizan 20 obras por mes entre $ 18.000 (refacción de un baño) hasta $ 150.000 (reciclaje completo)
* Año de fundación: 2004
* Cantidad de empleados: 80



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos