Pasión de millones

Pasión de millones

Los deportistas que más dinero ganaron en el año. De Tiger Woods a Messi, de los astros de la NBA a Federer. Cuánto facturaron. Quiénes son los integrantes del podio local. 29 de Diciembre 2010
Millones. Por acá y por allá. Por todos lados. Está claro que el deporte genera, constantemente, un movimiento de dinero que asombra. Sus figuras ganan cuantiosas sumas, los eventos las generan a igual manera, y los sponsors, por supuesto, son los responsables principales de todo ese movimiento.

Alguno dudó este año de la capacidad de generar dinero que podría tener el estadounidense Tiger Woods, luego de un par de escándalos matrimoniales que, en principio, parecían haber deteriorado su imagen. Pero no. El golfista sigue siendo una fuente inagotable. Y, por séptimo año consecutivo, según encuestas realizadas por consultoras y por la revista Forbes, es el deportista que más dinero ganó en 2010, con US$ 105 millones. Facturó un 10 por ciento menos que el año pasado y ya un 40 por debajo de sus ingresos de 2008. De todas formas, Woods duerme tranquilo: ya superó los US$ 1000 millones acumulados desde que es profesional. 

En segundo lugar –aunque lejos, en cuanto a la suma– está Roger Federer. El suizo generó, en total, US$ 62 millones, entre premios por su tenis y patrocinios, a los que le agrega su propia marca. Apenas, algo más que los US$ 61,5 millones que obtuvo otro golfista estadounidense, Phil Mickelson. Y por encima, también, del boxeador Floyd Mayweather (US$ 60,25 millones).

Ya por debajo de los US$ 60 millones, figuran otros deportistas. El basquetbolista Lebron James, astro de la NBA, recaudó US$ 45,7 millones. Extrañamente, el fútbol, el deporte más popular y desarrollado mediáticamente del mundo, recién pone a uno de los suyos en el séptimo lugar: Lionel Messi, con sus US$ 44 millones anuales. Superó al inglés David Beckham (US$ 40,5 millones) y al portugués Cristiano Ronaldo (US$ 40 millones). La estrella británica había sido, en los últimos cinco años, el futbolista con mayores ingresos del planeta. Si alguien se pregunta si, en realidad, es negocio para un club pagar tanto a un jugador, sólo basta con recordar que la cláusula de rescisión de Messi con el Barcelona es de 300 millones de euros.

Si Mayweather es el boxeador hoy en boca de todos, el filipino Manny Pacquiao también. Ganará US$ 38 millones este año y muchos sueñan con una pelea entre ambos, con una bolsa única en la historia del cuadrilátero: US$ 50 millones para el ganador. El problema es que Mayweather exige que tanto él como su rival se realicen análisis de sangre antes del combate. Y el filipino no está de acuerdo con hacerlos el día de la pelea.

El béisbol también es generador permanente de dinero. Por supuesto, los dos jugadores mejor pagos del mundo de este deporte están en los Estados Unidos. Uno, el japonés Ichiro Suzuki, de Seattle Mariners. El otro, Alex Rodríguez, estadounidense de los New York Yankees. Ambos embolsan US$ 37 millones por temporada.

Por su parte, el baquetbolista Shaquille O’Neal gana US$ 36 millones, uno más que el piloto italiano de motos Valentino Rossi. Los ingresos de Shaq, que juega en los Bolton Celtics, también superan a los de Yao Ming. El basquetbolista chino llegará a los US$ 34,3 millones en 2010. En 2009, Ming había cobrado US$ 54,6 millones, lo que lo convirtió en el deportista de su país que más dinero recaudó en la historia. Por su parte, otra estrella de la NBA, Kobe Bryant (Los Angeles Lakers), ganará US$ 33 millones y el beisbolista Derek Jeter (NY Yankees), US$ 31 millones.

Famoso por sus finales de Super Bowl –el evento deportivo que más dinero genera en una sola jornada–, el fútbol americano tiene en este top-20 a Peyton Manning (Indianapolis Colts): número 16, con más de US$ 30 millones. Dwayne Wade (Miami Heat) llega a los US$ 27,7 millones en la NBA. El tenista Rafael Nadal embolsó US$ 27 millones. Por su parte, la Fórmula 1 posicionó a un solo competidor en esta pole: el británico Lewis Hamilton, con US$ 26,7 millones.

La primera mujer, recién, se perfila en el puesto 30. La tenista rusa María Sharapova habrá facturado US$ 19 millones este año. Detrás de ella, las hermanas Williams –Venus y Serena– también arañan esa cifra.

Dinero. El de los auspiciantes que invierten en los rostros más reconocidos. Marcas. Esas –de ropa, calzado, relojes, bebidas, accesorios, perfumes, botines–, deseosas de asociarse con uno de los responsables de llevarles alegría por sus triunfos a los fans. Negocio. Eso en lo que se convirtió el deporte desde hace rato. Y lo saben todos: desde los fanáticos hasta, por supuesto, los propios deportistas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos