Orlando Ferreres: Marcó del Pont debería ponerse firme para no perder las reservas

Orlando Ferreres: Marcó del Pont debería ponerse firme para no perder las reservas

En un auditorio de La Rural colmado, el economista habló sobre la realidad económica del mundo y de Brasil. Explicó cuáles serán los desafíos que enfrentará la Argentina y respondió a las preguntas sin vueltas. 21 de Marzo 2012

"La economía es la actividad más antigua del mundo, aunque yo creía que era otra”.

Con esa frase, que levantó risas en el auditorio de La Rural, Orlando Ferreres, presidente de Orlando J. Ferreres y Asociados, dio el puntapié inicial al 5to seminario de Pymes, organizado por El Cronista, revista Apertura e Information Technology.

Durante media hora, y con José del Río, Director de Apertura y Director Adjunto de El Cronista, como moderador, Ferreres dio un panorama general sobre la situación del mundo, para luego concentrarse en Brasil y la Argentina.

“En el mundo hay un crecimiento de 2,9 por ciento. Y la zona del euro no crecerá 1,6 por ciento como lo venía haciendo. Además, los países emergentes crecerán menos y esto afectará a las pymes, porque hay menos demanda”, sostuvo Ferreres.

Mientras tanto, a la hora de hablar Latinoamérica, el economista adviertió: “Las perspectivas para los países de América Latina son buenas si tienen buenas inversiones extranjeras directas (IED) y solidez fiscal”. Y a continuación largó con su análisis sobre el país de Dilma Rousseff. “En Brasil, hay que mirar más la industria porque demanda más a las Pymes. Es un país que crece muy atado a los commodities y la industria sufre la apreciación del Real”.

Por su parte, la Argentina… A la hora de hablar del país, Ferreres combinó coyuntura con las perspectivas para este año. “Antes de agosto de 2011, los salarios eran superiores a los de los 90, el valor de la tierra estaba en alza, había crédito para el consumo, y las utilidades de las empresas eran superiores a las de los 90. En aquellos años sus beneficios fueron por US$ 7500 millones, mientras que el último año fue en torno a los US$ 20.000 millones”, afirmó el economista, pero resaltó: “Después de agosto no se entiende muy bien qué pasó: se incrementó  la demanda de dólares, crecieron las tasas de interés, se desaceleró el consumo, la producción industrial, y se estancó la industria brasilera”.

Otro tema que tocó fue el de los precios al consumidor. Al respecto, sostuvo: “Hubo inflación pero nadie se preocupó, porque los salarios aumentaron más que la inflación real. Por eso el argentino está sufriendo la ilusión monetaria, porque puede comprar más y tiene el dinero en el bolsillo”. Y sentenció el tema: “La inflación será mayor por la eliminación a los subsidios; además, los salarios aumentarán, pero no como en 2011, por lo que seguirán presionando”.

Proyecciones. De acuerdo con Ferreres, el crecimiento económico “será menor por la desaceleración de Brasil. Habrá un menor crecimiento del salario real que aumenta igual que la inflación y habrá 2000 millones de toneladas menos de cosecha por la sequía”. En cuanto a los riesgos, el economista explicó que se esperará una “menor demanda de productos argentinos, un valor de la cosecha atado al clima y a la demanda de China e India”. Mientras tanto, aseguró que en materia de apreciación cambiaria se sentirá una “pérdida de competitividad cambiaria por una mayor suba de tarifas”.

Y agregó: “La salida de capitales seguirá con su goteo, pese a los controles. Se debe estar atento al freno en el consumo y la actividad”.

Tres preguntas al pie.

¿Qué opinión tiene sobre la Reforma de la Carta Orgánica del Banco Central?
“La anterior carta orgánica también decía que se respondía a las instrucciones del Poder Ejecutivo y no iba a financiarlo. Ahora se estima que hace falta plata y lo que falta de recursos se sacará de ahí. No es recomendable este cambio y si se hace, Marcó del Pont (presidenta de la entidad) debería ponerse firme para no perder las reservas”, respondió Ferreres a una duda de los invitados que, como es costumbre, suelen preguntarle a los expositores.

¿Por qué teniendo claro el diagnóstico no se corrigen los desvíos del gasto público?
“El Estado agrega funciones y no deja de lado ninguna. Y son funciones que no se pueden financiar. El problema es que el político siempre dice que sí, y cuando hay plata se gasta. Por eso, ahora que vimos que había dinero, se gasta. Hubiera sido mejor invertirla”.

¿Cuándo sentirá el consumidor el reacomodamiento de subsidios?
“La quita del 20 por ciento es bastante grande. No influye mucho a la gente. Pero tiene que pasar a los otros sectores de la población y ahí lo vamos a sentir. Cuando afecte a más sectores, va a afectar al consumo. Después del accidente de Once hubo una suerte de pensar si se seguía con el proceso de quita de subsidios. Por eso creemos que se va a demorar, lo que dará más tiempo a este nivel de consumo, pero afectará a los precios”.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos