Opciones para escaparle al dólar

Opciones para escaparle al dólar

Si bien los argentinos están acostumbrados a ahorrar en la divisa extranjera, el cepo cambiario llevó a pensar en otras opciones. Qué sugerencias dan los expertos al respecto. 29 de Mayo 2012

Un proverbio holandés dice: “No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos”. Trasladado a la Argentina sería: “No pueden comprarse dólares. Compre otra cosa”.

Las trabas a la compra de divisas extranjeras llevaron a que floreciera el mercado paralelo, pero también disparó la incertidumbre de quienes desean dejar atrás los pesos y cambiarlos por otros bienes. Consultados por Apertura.com, diferentes expertos analizan opciones a considerar, aunque todos coinciden en que los argentinos sólo saben pensar en dólares.

Nicolás Bridger, economista de la consultora Prefinex, enumera algunas posibilidades: “El oro, instrumentos de renta variables (acciones) o de renta fija (títulos públicos) son opciones, aunque el problema es que el argentino no está acostumbrado a ahorrar en algo que no sean dólares o plazos fijos. Otra alternativa es ahorrar en bienes, como autos o propiedades. Sí es difícil conseguir propiedades en pesos, pero hay opciones para invertir desde el pozo en pesos”.

El oro surge como un horizonte posible, aunque aclara que su volatilidad es importante, a diferencia de lo que sucede con el dólar. Sin embargo, su rendimiento es, para Bridger, “muy bueno”, aunque eso no es indicativo de que haya sido así en el futuro. “En 2009 en promedio estaba a US$ 1100 la onza, y hoy US$ 1500. Este buen retorno no garantiza que siga, pero en general el oro es tomado como un refugio de valor, y más en este marco de incertidumbre”, destaca.

Mientras tanto, las acciones o bonos también forman parte del abanico, aunque no son de los más solicitados por quienes hayan sido rechazados por la
AFIP a la hora de comprar dólares. Al respecto, Eduardo Fracchia, economista del IAE, afirma que “los bonos cortos son una opción, como es el caso de los Boden 2015 o los Bonar 2017”. A su vez, rescata los bonos atados al crecimiento, pero aclara que sus resultados no pueden ser los esperados.

Prueba de ello es que su precio en el mercado cambia de acuerdo a las noticias, y si la meta de crecimiento no se cumple, no pagan su renta. Por ejemplo, en 2009 el pago de la renta fue de $ 0. Mientras que 2013 puede llegar a pagar $ 11 de renta si la Argentina crece más de 3,26 por ciento.

Y asegura que, para quienes deseen arriesgarse, siempre se pueden ponerle fichas a inversiones en empresas tradicionales –como las dedicadas a los alimentos- o al mundo del software.

Otra posibilidad es, según el economista, los commodities, ya que resalta que “en el mundo están levantando y las perspectivas son buenas”. El ejemplo más claro proviene de la realidad, ya que si se hace un análisis de la evolución de la soja, se verá que la tonelada de soja vale hoy el doble que en 2001, ya que un productor recibe en la actualidad $ 1573 mientras que once años atrás obtenía el equivalente de $ 832 de hoy.

Su precio está mantenido por la creciente demanda de China y, además,
un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario augura que “la probabilidad de que la soja tenga que competir por las tierras de cultivo con el maíz, especialmente en Estados Unidos en 2012-2013, da un mayor apoyo a los precios”.

Por supuesto que siempre estará la opción del plazo fijo, quizás como un mal recuerdo para muchos pero también como una alternativa al cepo cambiario. “Los plazos fijos están aumentando en pesos”, dice Soledad Pérez Duhalde, economista de la consultora Abeceb.com, quien afirma: “En los últimos tres meses los depósitos en plazos fijos aumentaron un 50 por ciento”.

El interés promedio ronda los 11,77 por ciento mensual, y si bien no revierte la inflación, Pérez Duhalde concluye que “la gente acude al plazo fijo para perder menos”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos