"No quiero que mi hijo crezca en un país con odios"

La actriz Mónica Gonzaga hace un análisis del mundo: desde la Argentina, hasta Estados Unidos y Europa. Su visión de la actulidad. 27 de Enero 2012

Desde Punta del Este, la actriz Mónica Gonzaga reflexiona sobre la actualidad del país y la región. Señala a WE que "quizás sea una optimista", pero que a partir de los viajes que realiza desde hace varios años por distintas partes del mundo, observa que "Europa y los Estados Unidos van para atrás, mientras que nuestra región -y me refiero a la Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay- está mucho mejor. Tiene más para ofrecer y está todo por hacerse". En cuanto a Brasil, comenta que "tiene gente que está pésimo, pero es la sexta economía del mundo. Entonces, obviamente, están yendo para adelante". Sin embargo, Gonzaga aclara que no viviría en aquel país por la inseguridad.

Por otra parte, opina que "nos falta un poco más de cultura para el comercio en el sentido de producir el mejor vino, el mejor queso... De todos modos, cada vez tenemos productos de mejor calidad". En contraposición, reconoce que Francia e Italia poseen mayor refinamiento en indumentaria, gastronomía y mano de obra, y sugiere que se debe a que tienen años de experiencia en la materia y, "en principio, la cultura del trabajo que nosotros hemos perdido". A pesar de los defectos, Gonzaga asegura que ve un gran potencial en la Argentina. De hecho, augura que las nuevas generaciones, como la de su hijo que está en plena adolescencia, serán "las que limpien todo tipo de rencores y las que estarán preparadas -y globalizadas por el simple hecho de su relación con las computadoras- para estar no sólo a la altura de las circunstancias sino para hacer grandes cosas".

¿En qué temas cree que debería hacerse foco?
- En la droga. Cuando se termina la droga se termina, en gran parte, la inseguridad. Y también me enfocaría en la pobreza que hace a la inseguridad. Aunque no creo que un pobre, sin la droga, vaya a matar. En cambio alguien que no le puede dar de comer a su hijo y que además se droga... Yo no sé que haría si no le puedo dar de comer a mi hijo. No lo justifico sino que estoy pensando en voz alta...

¿Qué defectos y virtudes encuentra en la sociedad argentina?
- El gran defecto es el de estar enfrentados. No es algo de ahora sino que viene desde la colonia. A favor y en contra de Perón, a favor y en contra de Menem, ahora a favor y en contra de Cristina Kirchner. Cuando ella gana por un 55 por ciento, yo me subo a ese barco y trabajo para que llegue a la otra costa con éxito. Comprendo el dolor de otros enfrentamientos del pasado. De hecho, el padre de mi hijo -Alejandro Sessa- hizo La noche de los lápices. Pero en algún momento esto tiene que parar. No quiero que mi hijo crezca en un país con odios. No quiero que se contamine con nada del pasado. La historia la estudia en el colegio y sabe lo que pasó porque se lo conté, pero tenemos que ir para adelante. Por otro lado, una virtud es que cuando algo nos indigna somos todos hermanos.
En ese sentido, Gonzaga destaca que en en el país hay gran cantidad de inmigrantes -y sus descendientes- de todas partes del mundo y que más allá de las diferencias culturales que puedan existir, "hay algo común que es el amor a esta tierra. Hay algo que hace que la gente se quiera quedar. La Argentina es maravillosa", exclama. Señala, también, que como sociedad, "tenemos una tarea muy ardua que es educar a nuestros hijos". Y afirma que es más fácil ser permisivos que poner límites, pero que éstos son necesarios en todos los ámbitos. "Yo, por ejemplo, me eduqué en vialidad. Pagué una fortuna por las multas y ahora me pongo el cinturón, las luces, me fijo bien de no pasarme de la velocidad máxima permitida...", admite la actriz.

¿Cuál es su opinión del Gobierno?
- Sigue habiendo esas divisiones y eso no es bueno. Hay que terminarlas. De hecho Cristina lo dijo en un discurso. Quizás ella, como cabeza de la pirámide, no es quien las promueva sino, tal vez, partes intermedias. Por otro lado, para mí que también soy viuda, es admirable como sigue de pie. Creo que lo que la debe haber hecho fuerte son los millones de argentinos que, de algún modo, dependen de ella. No hay que poner palos en la rueda. De todos modos, hay mil cosas para corregir. Corrupción hubo siempre. Por eso, la única manera es ir para adelante, votar y manifestarse como se hace actualmente en todo el mundo.

Con respecto a la oposición, opina que "estaría buenísimo que hubiese una con educación, respeto y sabiduría. Apareció Binner que era el que me gustaba más, pero no lo conocía mucha más gente que la de su provincia. Es un hombre serio en el que veías algo más que desacreditar y fanatizarse", reflexiona.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos