Ningunos payasos para los negocios

Ningunos payasos para los negocios

Crearon una serie animada con el Payaso Plim Plim como protagonista. Ahora salen a vender licencias y esperan facturar $ 5 millones durante 2012. Derechos de autor y la importancia del mensaje. 16 de Febrero 2012

Guillermo Pino y Claudio Pousada decidieron crear a un personaje diferente. La idea que los motivó fue poner en pantalla un producto que transmitiese valores básicos a los locos bajitos. A partir de la iniciativa de Guillermo, quien luego contagió a Claudio, apareció “El Payaso Plim Plim, un Héroe del Corazón”, una serie animada producida en City Bell y emitida por Disney Junior a 22 países los sábados y domingos a las 11 de la mañana.

Ahora, el conocidísimo clown comenzará a estamparse en diferentes lugares, ya que se empezó a licenciar la marca para diferentes tipos de productos. Bazar, cotillón, indumentaria, juegos y juguetes, productos escolares, blanquería. La idea es que Plim Plim se imponga masivamente en una franja etaria de entre 2 a 6 años.

Para el hábil lector que ya se pregunta por los derechos de marca sobre el famoso payaso, Guillermo aclara que no estaba registrado el nombre, aunque de todas formas su personaje se distingue por ser “un héroe del corazón”. Y más que eso. “Del ´payaso Plim Plim´ no usamos ni la letra ni la música, las nuestras son originales”, comenta a Apertura.com Guillermo, quien consultado por su ocurrencia a la hora de registrar esa idea se sincera: “Soy un registrador compulsivo de marcas”.

Guillermo y Claudio trabajaban en el canal América. Ambos con conocimientos en marketing, decidieron poner en marcha el proyecto. “Yo registré la marca y me reuní con Claudio y decidimos empezar. Hablamos con padres, educadores, maestros, psicólogos, y empezamos a trabajar en el mensaje”, rememora Guillermo, quien aclara: “Lo más importante es que en cada capítulo los chicos aprenden un valor o habito positivo”.

Con una inversión inicial que rondó los $ 2,5 millones, estos dos socios se instalaron en La Plata y, de entrada, realizaron 20 capítulos de 7 minutos cada uno. Toda una osadía si se piensa que generalmente los programas de televisión hacen versiones piloto para luego saltar a más capítulos. “Nosotros teníamos la convicción de que íbamos a ir a buen puerto con cada capítulo”, confía Guillermo.

Según las estimaciones de la compañía, que emplea a 50 personas en el desarrollo de la serie, la licencia de esta marca durante 2012 sería un negocio total de $ 5.000.000 con un aumento del 20 por ciento en el segundo año.

“La idea para fin de año es una obra de teatro, aunque tenemos pensado lanzar otros productos, algún personaje vinculado a la ecología”, asegura Guillermo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos