Negocios que cuentan con herramientas para crecer

El sector ferretero ocupa a 100.000 personas y mueve anualmente unos $ 18 millones. Es una actividad básicamente pyme, enfocada al mercado interno, que enfrenta la amenaza de las grandes superficies. 13 de Octubre 2011
Como Roberto, el protagonista de la película Un Cuento Chino (personalizado por Ricardo Darín), unos 100.000 argentinos trabajan o son propietarios de una ferretería. En el país existen unos 20.000 comercios dedicados al rubro, de los cuales alrededor de 6.000 están asociados a la cámara del sector (Cafara). El 70% son micropymes y el 30% pymes, según datos de la entidad que, los primeros días de septiembre organizó, junto con Frankfurt Messe, la Expo Ferretera, convocando a 280 empresas expositoras y 20.000 visitantes profesionales.

Según datos de Cafara, la facturación anual del sector ronda los $ 18 millones. Cada año, estos comercios venden de 8.000 a 20.000 artículos y movilizan de 4.000 a 6.000 industrias, principalmente ligadas a la construcción.

Al estar focalizadas en el mercado interno, suelen verse afectadas por los vaivenes de la economía doméstica, experimentando una expansión del negocio en tiempos de impulso al consumo como el actual. En cuanto a los desafíos para el sector, "la profesionalización de las empresas, así como la incorporación de nuevas herramientas, en este caso informáticas y de gestión, son los principales", según Juan Carlos Mariño, presidente de Cafara.

Las ferreterías son, en su mayoría, emprendimientos familiares, salvo en los casos de grandes cadenas de artículos para el hogar (Easy y Home Depot), que suelen abarcar muchos más rubros que una ferretería convencional (pinturería y muebles, por ejemplo). Precisamente, una de las amenazas que enfrenta el sector de los comercios independientes es la instalación de grandes superficies comerciales.

"La instalación desregulada de las grandes cadenas trae graves consecuencias a las pymes. Se estima que del millón de trabajadores empleados en el sector del comercio, solo 100.000 son contratados por las grandes superficies mientras que el resto es tomado por los comercios independientes", destaca Mariño.

Competencia
"Con la creciente expansión de las cadenas especializadas en hogar y construcción, el sector sufrió una gran desestabilización, se perdieron ingresos y muchos locales tuvieron que cerrar", apunta el directivo de Cafara. "Esto se debe a que el sector ferretero minorista corre con varias desventajas a la hora de competir con las grandes superficies comerciales. Por un lado, estas se constituyen en formadoras de precios, lo que les permite establecer mecanismos de comercialización a partir de asociaciones con grandes entidades financieras. Por otro lado, al abrir sábados, domingos y feriados, fuerzan a las ferreterías a tener que abrir en horarios y fechas no habituales".

A falta de una regulación con alcance nacional, sostiene Cafara, fueron las provincias y los municipios quienes impulsaron medidas sobre el tema. Algunos de los estados provinciales que hoy tienen leyes son Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. En los Estados Unidos y varios países europeos esta legislación existe y las grandes superficies conviven con los comercios minoristas, lo que favorece a ambos sectores.

En tanto, Meconafe, entidad que nuclea a las cámaras ferreteras, impulsa una norma para cambiar la actividad, cuyo eje central establece que los comercios de más de 1.800 m2 deberán radicarse a 30 kilómetros de los centros urbanos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos