Negocio y protección en red

Negocio y protección en red

Por querer cuidar a su familia Andrea Grün desarrolló un negocio de redes de protección para el hogar. Hoy, a través de un sistema de autoinstalación, busca pasar del sector servicios al de venta de productos y diversificar su mercado. 01 de Julio 2010

Andrea Grün nunca se había detenido a pensar el riesgo que un balcón o una ventana en las alturas de un departamento podía representar. Fue por su hija menor que se dio cuenta del peligro. Como buena madre decidió buscar una solución. Y como buena arquitecta se inclinó por algo que fuera seguro y estético a la vez, y que no entorpeciera la decoración de su casa. Así fue como a través de Netzen (del alemán “red”) conjugó sus dos preocupaciones. La empresa que Grün fundó hace 10 años, comercializa redes transparentes de protección para hogares.

Durante su búsqueda, descartó por completo las rejas y, a su vez, buscó una opción que fuera más segura que los sistemas de sogas y ganchos. Así, llegó a las redes transparentes, importadas de Italia. “La inversión inicial histórica no fue muy significativa. En ese entonces, importaba u$s 5.000 al año”, recuerda. Pero la demanda empezó a crecer. “Durante los primeros seis meses, mi meta era tener un llamado por día, y se cumplió enseguida. Después me propuse hacer una instalación diaria y también logré alcanzar el objetivo”, relata la emprendedora. Netzen creció hasta convertirse en una empresa de 14 empleados, que comercializa sus productos en toda la Argentina y en mercados de América latina y Europa. Hoy, factura u$s 300.000 al año.

“En 2001 muchos de nuestros clientes, que estaban felices con su red, se tuvieron que ir del país y nos llamaban para pedirnos las redes”, relata la entrepeneur. No encontró otra solución que enviarles sogas, ganchos y redes ya que hacerles llegar los perfiles de aluminio de tres metros de largo, necesarios para hacer la instalación tal como la ofrecía en la Argentina, era imposible. “Me puse a pensar más fuertemente cómo resolver este tema”, revela Grün. Empezó por desarrollar un kit de autoinstalación para aquellos clientes que estaban fuera de su radio. Pero Grün no estaba conforme con la estética ni con la practicidad de los sistemas que ofrecía y fue por más.

Paso a paso
“Tuvimos tres estadíos hasta desarrollar el dispositivo que queríamos. Primero, hicimos uno con ganchos. Después, otro con grampas medio omega. Hasta que al final, contraté un estudio de diseño industrial muy reconocido y ellos desarrollaron la idea que finalmente quedó”, cuenta la arquitecta. En noviembre de 2009, lanzó un perfil poliamida con una red montada a un marco que reparte su resistencia de forma uniforme y tensa. La invención, que Grün patentó en los Estados Unidos y Europa, estuvo nominada en los premios Innovar 2009 y volverá a hacerlo este año. Al dispositivo, la arquitecta suma las redes que se importan de Italia (u$s 20.000 anuales). Así, conformó el kit que hoy se comercializa en lugares como Sodimac, jugueterías y ferreterías, y en mercados como República Dominicana, España y Holanda, entre otros. Las ventas de los equipos de autoinstalación representan el 30% de la facturación de la firma.

La introducción del dispositivo, para el que se invirtieron u$s 90.000, implicó para Netzen un giro 180 grados. “Cuando empecé el concepto de la empresa era más de servicio. Durante los primeros ocho años íbamos a la casa de nuestros clientes e instalábamos la red en los balcones. Hoy, mi idea es posicionarme como una compañía proveedora de un producto”, dispara Grün.

El cambio de foco también vino de la mano del esquema de negocio. En 2009, Grün pasó de tener una estructura de 14 empleados a una de cuatro. “Quise cambiar la modalidad de trabajo. Estábamos facturando $ 150.000 por mes pero teníamos un gasto fijo de $ 120.000. Por otro lado, todavía seguíamos invirtiendo. Así que decidí achicar los gastos fijos al mínimo y tercerizar el servicio de instalación”, explica. Hoy el foco está puesto en la comercialización de kits. El objetivo es que estos pasen a ser el 50% de los ingresos de la firma. Además, aumentar la presencia de Netzen en el exterior. Actualmente, las ventas fuera de la Argentina representan el 15% de la facturación. “La idea es revertir esa torta y pasar por lo menos a un 30% o 50% en los próximos dos o tres años. Me interesa mucho el mercado europeo, por el desafío que significa vender un elemento de seguridad allí; América latina y el interior del país”, proyecta la emprendedora.

Sin embargo, la empresaria sostiene que todavía no piensa abrir otras líneas de productos. Y aclara que si el día de mañana decidiera dedicarse al negocio de la seguridad, sería a través de la importación. Por el momento, su sueño es posicionar su producto en los mercados del mundo.

Ficha
Actividad: comercialización de redes de protección para el hogar.
Inversión inicial: u$s 5.000 + u$s 90.000 para el desarrollo del dispositivo
Facturación anual: u$s 300.000
Cantidad de empleados: 4



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos