Mujeres al borde de un ataque de IT

Mujeres al borde de un ataque de IT

¿La tecnología es sólo cosa de hombres? Ellas también expresan su fanatismo por los gadgets y son early adopters. Cómo los usan en sus negocios. 15 de Julio 2010
Hoy, es habitual que, en las cadenas de retail, donde el imaginario colectivo daría cuenta de que es uno de los preferidos por hombres y chicos, las mujeres crucen la puerta y tengan un rol cada vez más importante como consumidoras de dispositivos tecnológicos. Más allá de ser o no profesionales vinculadas con la industria, se informan, discuten de prestaciones del producto y compran reflexivamente. También, los fabricantes dan cuenta de la tendencia y les acercan opciones. 

Según relevó la consultora Mindshare, para el estudio “Mujeres digitales”, en la Argentina, siete de cada 10 mujeres deciden el 80 por ciento de las marcas que se compran en el hogar y el 34 por ciento de los hogares tiene a una mujer como principal sostén. En tanto, el informe “Tendencias de las mujeres urbanas en un mundo interactivo”, elaborado por DatosClaros, destaca que las mujeres de múltiples tareas se visualizan cercanas a la tecnología, habituadas a Internet, y las PCs suelen convivir con la TV en el nivel de importancia que le asignan.  

La fuerte inserción que tiene en las últimas décadas el género femenino en la fuerza laboral es el puntapié de su mayor participación a la hora de comprar y adoptar tecnología. “Hoy, hay tecnología marciana y venusina. A medida que es más chica y móvil, más rápido la automatiza la mujer. Además, la tecnología se convierte en el micromanagement, como un salvavidas entre la fusión familia y trabajo”, explica Alejandro Artopoulos, profesor de la Universidad de San Andrés (UdeSA), licenciado en Sociología (UBA).  

Chicas techies
Una fanática de la IT es Ivana Berg Simiz, directora de Arde Troya, fabricante y comercializadora de ropa de mesa y de cama. “Lo que más me atrae es la practicidad y el poder estar conectada todo el tiempo sin un lugar fijo, porque me da autonomía y libertad”, define. Actualmente, emplea a diario laptop, iPhone e iPod. “Lo utilizo para todo que lo pueda en cuestiones bancarias, pagos, compras, planificar salidas, coordinar reuniones con amigos, entre otras acciones”, explica.

Otra mujer que no se ruboriza es Irene Tomadoni, directora y propietaria de Mejor Postura, empresa que produce y vende almohadones para amamantar, para embarazadas, lactancia, terapéuticos y de relajación, quien recurre a los dispositivos para optimizar el trabajo. “En mi caso, al tener una empresa, me interesa estar actualizada de las nuevas tendencias para aplicarlas a mi actividad. Así como también utilizar dispositivos y procedimientos que tiendan a simplificarlo lo más posible”, explica la empresaria. 

Por su parte, Paula Arregui, directora de Producto de MercadoPago, opta por dispositivos todo en uno.

“En la vida laboral, la tecnología está inserta en todo lo que hago, desde tareas diarias con la notebook hasta el contacto con otras oficinas por videoconferencias. Desde lo personal, puedo acceder a ver series online en el momento en que puedo. También, me es fundamental tener una única agenda para organizar la vida personal, profesional y de madre con acceso desde cualquier dispositivo”, asegura. 

También Ariela Fefer, directora de Operaciones para Sudamérica Hispana de Softtek, reconoce que, con frecuencia, se da, en sus propias palabras, “un mimo con un gadget”. Los segmentos que más le atraen en lo que respecta al desempeño profesional son las notebooks, smartphones, videoconferencia, LCDs y discos externos. Mientras en lo que respecta al familiar, están el DVD player, sistema de audio, portarretratos digitales, cámaras de video y digitales, GPS y consolas de juegos. 

Cada vez más
“Las cualidades que destaco a la hora de comprar un dispositivo son prestaciones, practicidad y precio: cuando se puede, los comparo. También, analizo facilidad, accesibilidad y el confort que me brinden”, afirma  Silvana Cetrolo, responsable de Marketing de Cetrogar, cadena de venta de electrodomésticos con fuerte presencia en el norte del país.

Más allá de estar en el interior, se percibe la tendencia de manera semejante. “Día a día, las mujeres nos animamos, cada vez más, a decidir la compra de tecnología. Se debe a que estamos más afianzadas en el mercado laboral, tenemos más información y necesitamos optimizar nuestros tiempos”, resume.

En esta sintonía, Cristina Martínez, gerente General de Sistemas Bejerman, opina: “Los hombres suelen preocuparse por tener el más grande o chico, más rápido o lento. Para ellos, los dispositivos son un ámbito de competencia. Para las mujeres, la aproximación es por fines utilitarios. Por ende, lograr el objetivo y ahorrar tiempo es la prioridad”.  

Fabiana Menezes Han, gerente de Marketing para América latina de Michael Page, aclara: “Desde la infancia, me interesé por la tecnología. Empecé con los juegos de video y, ahora, no puedo vivir sin computadora portátil y celulares. Las mujeres están comprando más tecnología hoy. Aunque, todavía, la mayoría busca ayuda con amigos para decidir qué comprar. No es miedo. Es para tener una validación”.

A la hora de adquirir un producto, Laura Castelli, gerente de Marketing para el Cono Sur de EMC, ejemplifica la rutina que realiza antes de concretarlo. “Me interiorizo en Internet. Luego, analizo la relación precio-calidad. Además, me asesoro con colegas de trabajo y conocidos para tener opiniones sobre la compra. Tras todo esto, al cabo de un máximo de dos semanas, lo efectivizo”, narra.

Cuestión de género
Desde Philips, Carolina Lemos, gerente de Comunicaciones de Marketing, cuenta: “Si bien los productos no están segmentados por género, hay algunos con perfiles más femeninos. Por ejemplo, los LCDs parten de una decisión compartida, pero los microsistemas de audio son preferidos por las mujeres, como también la línea de home theater Ambisound y los DVDs portátiles. El factor común es la tecnología inalámbrica, ya que permite no tener cables y ser más estéticos”. 

Para las mujeres de negocios consultadas por APERTURA, hoy, los fabricantes de tecnología no les hablan directamente a ellas, sino que es un lenguaje para ambos géneros. Lemos explica que, en el segmento tecnológico, se da en forma genérica, con tono llano y coloquial, para despejar la terminología. 

Según Roxana Nakazato, Project manager de GfK Retail and Technology, hay productos tecnológicos más buscados por las mujeres y otros, por hombres: “Las netbooks o los celulares sufrieron modificación en sus diseños y colores de tal forma de poder atraer más la atención de compra por parte de las mujeres”.

Otra marca que tiene en su porfolio versiones de productos que, en su estética, se acercan a la mujer, se encuentra Samsung. Raquel Larraburu, gerente de Ventas de la División IT de la marca coreana, enfatiza que, hoy, la tendencia en la industria es potenciar el consumo de la mujer, ya que el diseño va de la mano con la tecnología. “En lo personal, creo que las mujeres invierten más en dispositivos que en moda”, subraya.  El futuro “La mujer incursionará cada vez más en la compra de productos tecnológico, gracias a una sociedad dinámica y cambiante en el rol que ésta ocupa”, reflexiona Nakazato. Artopoulos concluye que la mujer no se volverá tan techie como los hombres, ya que usa la tecnología de manera más práctica y no superflua. “Sin embargo, no quita a que sean líderes de desarrollos de nuevas herramientas tecnológicas”, indica. 

Claro está que hay gadgets tendientes a hombres que están siendo invadidos por las mujeres. Entonces, ¿les queda a los varones algún espectro de consumo IT que no conquistarán ellas? Según opinan las entrevistadas, en todo lo que respecta a tecnología de motores y autos, ellos pueden seguir tranquilos y disfrutar de la exclusividad.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos