Mobiliario a imagen y semejanza

Mobiliario a imagen y semejanza

Unimate nació con la crisis de principio de siglo y se especializa en desarrollar mobiliario para emprendimientos, a medida y en forma exclusiva. La firma facturó $ 6,7 millones el año pasado. 03 de Junio 2011

Jorge Filizzola trabajó durante 14 años en una empresa de muebles. Era gerente de Ventas y tenía muchas ideas que no podía llevar adelante. Un día tomó un cuaderno y escribió allí su proyecto: qué muebles iba a diseñar, de qué materiales, quiénes serían sus clientes, cómo los vendería... Como tantos otros emprendedores, eligió uno de los momentos más difíciles de la economía argentina -principios de 2002- para renunciar a su empleo y dar vida a esos esbozos. Se asoció con un arquitecto, que aportó la parte técnica, y un carpintero (la pata productiva), que se sumaron al fuerte de Filizzola: la parte comercial.

Unimate arrancó con una inversión inicial de $ 50.000 en una oficina improvisada en el playroom del emprendedor. "La primera etapa la hice con mi segundo a hijo, recién nacido, a upa. Cuando lloraba, le decía a los clientes que el bebé me visitaba seguido en la oficina", cuenta. El primer año fue difícil, de siembra. Recién en 2003 empezó a tener trabajo real continuo. Desde entonces, registran un crecimiento anual de entre 30 y 40%.

La empresa tiene un sistema novedoso de fabricación: el proceso está tercerizado en un herrero, un tapicero y un carpintero, entre otros. Pero Unimate desarrolla a sus proveedores proveyéndoles las maquinarias y matrices necesarias para realizar los trabajos. "Por ejemplo, le hacemos unas sillas a Burger King con una matriz de estampado que cuesta $ 70.000. Nos nos ocupamos de dársela al proveedor, al igual que la máquina multilaminadora curvada o las escuadradora y espigadora, al carpintero. Le escapo a tener fábrica propia por una cuestión de estructura y porque tengo una gran diversidad de modelos. La tercerización no me limita y me permite hacer desarrollos especiales", explica Filizzola. Las sucesivas inversiones en maquinarias se fueron realizando con capital propio y reinversión de ingresos, dice el emprendedor, aunque actualmente están armando una carpeta para adquirir una máquina a través de un leasing bancario.

De los socios originales sólo queda Filizzola, que fue comprando las partes de los otros dos. Hoy, el diseño está a cargo de un equipo liderado por Nicolás Cuello. El diferencial que ofrece Unimate es el desarrollo completo de mobiliarios para emprendimientos (gastronómicos, estaciones de servicio, patios de comida, espacios comunes), desde el diseño hasta la fabricación, entrega e instalación. Para ello, trabajan en conjunto con los clientes y diseñan la imagen mobiliaria exclusiva para esa marca. "Cobramos el producto final, no el proyecto de diseño. Esto es muy atractivo para el cliente. Y, aunque algunas veces nos pasó que nos robaron la idea, es un riesgo que uno corre. En general, ya nos conocen y terminan comprando", cuenta.

La empresa tiene un local de venta al público en Palermo Soho, de 180 metros cuadrados. Allí se expone mobiliario para vivienda, otro mercado al que apuntan y que representa el 20% de la facturación (el 80% restante corresponde a proyectos corporativos).

Mirada al sector
Emprendedor nacido en la crisis, al fin, Filizzola elige el optimismo a la hora de analizar su mercado: "Objetivamente veo un crecimiento continuo de la economía desde 2003. Mi sector se ha visto muy favorecido por la licencias no automáticas a la importación. Teníamos mucha competencia de China, por precio, y de España e Italia, por diseño. Hoy me están llamando para proyectos grandes que antes compraban afuera", confiesa. Entre sus clientes corporativos figuran: Nucha, Burger King, Freddo, Abasto Shopping, Starbucks, Rapsodia, Soho, Allsuites, Cablevisión, Segafredo, YPF, Sheraton, Urban Station, Manero, Tea Connection y Dot. Una de sus creaciones estrella son las ya tradicionales sillas con asiento en multilaminado curvado, así como las piezas con diseño de autor.

En cuanto al aumento de costos, el empresario admite que la inflación complica la planificación de la compañía, la preparación de presupuestos y traba las negociaciones. "Tengo muchos componentes diversos (hierro, madera, laca, poliester, telas, gomaespuma) y todos los meses varían las listas de precios. El año pasado tuvimos que ajustar entre 20 y 22%", dice.

Hasta el momento, Unimate hizo algunas exportaciones puntuales a Chile, Punta del Este y España, a través de clientes locales que llevaron adelante emprendimientos en esos puntos. Aunque hoy el contexto no es del todo favorable para los exportadores, Filizzola tiene en sus planes abrirse a mercados externos. "No nos quedamos sentados esperando que vengan los clientes. Nosotros vamos siempre a buscarlos", resume, como parte de su filosofía.

Ficha
- Inversión inicial: $ 50.000 (maquinaria y matrices)
- Empleados: 15 (directos; más de 20 indirectos)
- Facturación 2010: $ 6,7 millones
- Facturación 2011: + 30-40%



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos