Mitos y verdades sobre los emprendedores puntocom

Mitos y verdades sobre los emprendedores puntocom

Diez años después del estallido de la burbuja de Internet, los principales exponentes de la nueva camada cuentan sus proyectos. Hacia dónde van y qué cambió con la llegada de la web 2.0. 25 de Febrero 2010

Fueron y son early adopters. Un paso adelante, antes de que la burbuja puntocom estallara en el año 2000, fueron los precursores de los principales proyectos que hoy dominan Internet. Sin embargo, cuando el globo se pinchó, se sucedieron fusiones, adquisiciones, recorte de operaciones, despidos y cierre de prometedoras empresas. Esa camada de emprendedores no se quedó quieta. Algunos optaron por el perfil bajo y volver a actividades más "tradicionales". La mayoría, sin embargo, volvió a apostar por Internet e investigó y analizó los errores y aciertos cometidos, y lidera compañías exitosas. Pioneros en el uso del mail y el MSN, hoy es sencillo encontrarlos en Facebook o twitteando sus andanzas diarias y nuevos proyectos. A una década del estallido de la burbuja puntocom, qué están haciendo los entrepreneurs que se animaron.

En el rubro de las subastas online, se destacaron DeRemate y MercadoLibre. Esta última, aun en funcionamiento, absorbió a su competidora en 2008, en una operación de u$s 40 millones. Además, lanzó su IPO (Oferta Pública Inicial, en inglés), en el Nasdaq, hace tres años. En los primeros nueve meses de 2009 facturó más de u$s 123 millones. DeRemate, por su parte, había sido creada por Alec Oxenford y un grupo de socios, que vendieron la compañía en 2005. "Tuve unos días de depresión total, no sabía qué hacer. Estuve así tres semanas hasta que me fui con Fabrice Guinda al Perito Moreno y empezamos a preparar OLX.com", recuerda el emprendedor. Está abocado a su página de clasificados gratuitos, con headquarters en Buenos Aires y New York y oficinas en Moscú, Beijing y Nueva Delhi. Entre Oxenford y Guinda invirtieron u$s 500.000 para el lanzamiento y sumaron u$s 28,5 millones en rondas de financiamiento, para el roll out global. OLX.com está presente en 80 países en más de 40 idiomas y suma más de 40 millones de visitas al mes. Oxenford, por su parte, también es co-fundador de DineroMail y se sienta en el board de Sonico.

Otra pareja dorada de la época es la de Wenceslao Casares y Constancio Larguía, los cerebros detrás de Patagon, una de las multimillonarias ventas más resonadas (ver recuadro). Precisamente, el año pasado volvió al ruedo Larguía, que desde principios de década está instalado en los Estados Unidos, donde mantuvo un perfil bajo y se dedicó a invertir en Silicon Valley. Así, lanzó Weemba, el primer portal de préstamos P2P (persona a persona) del país, para conseguir financiamiento alternativo a los bancos. El primer mercado a conquistar es la Argentina, aunque planearía también llegar a los Estados Unidos y Europa. Comparte este proyecto con su hermano Pablo, que será la cabeza en Madrid. Pablo es uno de los creadores del portal Bumeran.com, que se expandió a varios países de la región antes de ser adquirido por el grupo Terra Lycos, en una cifra estimada en el mercado en torno a los u$s 10 millones. Con menos de 25 años, Larguía se desempeñó como CEO, hasta que en plena crisis de 2002 partió a Madrid, donde

montó la productora Enjoy y gestionó un teatro en la ciudad. Desde allí, gestionó la creación de la Red Innova, donde concreta charlas y encuentros entre emprendedores.

Proyección internacional
"Fuimos la primera empresa de América latina en cotizar en Nasdaq", se enorgullece Roberto Cibrián Campoy en referencia al IPO de El Sitio, el portal que creó junto a socios como Héctor Sierra y Roberto Vivo Chanetón. El Sitio tuvo un crecimiento exponencial y llegó a Uruguay, México, Colombia, Chile y los Estados Unidos. En plena burbuja, el valor de la empresa ascendía a u$s 1600 millones. Luego, se fusionaron con sus inversores, entre los que estaban el Grupo Cisneros e Iberoamérica Media Partner. Cibirán Campoy se quedó con ellos y desarrolló una plataforma de producción de videos de TV. En marzo de 2006, fundó NewDigitalWay (NDW), desde donde desarrolla servicios de valor para Internet, como plataformas de comercio electrónico, e-learning y portales de video.

Quien también experimentó temprano con Internet fue Charly Alberti, el baterista de Soda Stereo. "Mi acercamiento a la tecnología tenía que ver con la pasión y mi experiencia en esa época fue absolutamente positiva", recuerda Alberti. En ese momento, Soda se había despedido con una serie de recitales en River Plate y el futuro era incierto. Alberti fundó Cybrel, una compañía multimedia que incluía una revista, una discográfica y el sitio Yeyeye.com. "Me demostré que podía tener éxito en otra cosa: era el portal que le proveía de contenidos musicales a casi todos los portales de la región", explica. Cuando por decisión de sus inversores el sitio dejó de funcionar, vivió en los Estados Unidos, donde asesoró a empresas como Pepsi en campañas y compuso temas musicales para comerciales. Post regreso de Soda, está involucrado con la Proyecto Cambio Climático, de Al Gore, en el board y como la "cara" de América latina. "Estuve mucho tiempo sin hacer nada en Internet hasta que conocí a Enrique Meyer, el secretario de Turismo, y acepté dirigir un equipo para crear el sitio web de Turismo de la Argentina", cuenta Alberti sobre la experiencia que lo volvió a "encender". "Desde los 90 fui registrando dominios en Internet y siempre los protegí. Me dieron ganas de volver a Internet y posiblemente empiece con algunos", anticipa sin decir demasiado.

Uno de los primeros en captar la atención de empresas internacionales fue el portal GauchoNet.com, creado por Gonzalo Arzuaga en 1996 y vendido a Terra por una suma cercana a los u$s 4 millones. Con ese capital Arzuaga intentó con una incubadora de proyectos, GarageLatino.com, pero cuando el negocio no funcionó se alejó por un tiempo del ámbito. Con cinco libros escritos -la mayoría orientados a los negocios de Internet- hoy está a cargo, junto a su hermano, de KillerStartups.com, un sitio que fundaron en 2007 en el que se analizan, justamente, nuevos start ups, con más de dos millones de páginas vistas mensualmente.

Emprendedores seriales
Para algunos entrepreneurs, la era puntocom fue la oportunidad para poner en juego la pasión que los llevaba a crear empresas. Uno de ellos es Esteban Brenman, que se destacó con Decidir.com, una empresa que sobrevivió a la burbuja y fue vendida a VERAZ en 2008. Fue su proyecto puntocom junto a su socio Guy Nevo, que hizo el primer aporte "importante" de capital. Brenman viajó a Nueva York en plena burbuja para conseguir inversores -pedía u$s 500.000-, pero le dijeron que la única posibilidad que tenía de recibir capital era si hacía un business plan regional. Después de ocho reuniones, volvió a la Argentina con una promesa. Consiguió inversiones de diversos fondos y de Esteban Nofal, pero la caída de la burbuja lo obligó a modificar las operaciones hasta lograr el break even en 2004. Hoy se encuentra abocado a Dos Monos, especializada en servicios para agencias de marketing online, que empezó con Nevo en 2002 y factura más de u$s 1,5 millón. Su otro emprendimiento es Guía Óleo, un sitio web con los principales restaurantes de Buenos Aires que empezó casi por casualidad y por la repercusión se volvió negocio, ya rentable y con más de u$s 900.000 de facturación. Además, posee un negocio en San Telmo, Cualquier Verdura, que maneja con su hermana Violeta, en el que venden, como su nombre lo indica, todo tipo de productos.

Otro ejemplo es el de Francisco Okecki, creador, junto a Juan Lanusse, de la tienda virtual Pampashop, rebautizada luego Amarata. Con u$s 1 millón de facturación, tuvo una ronda de capitalización y recibió la inversión de fondos como Penguin y Merrill Lynch, además del angel investor Marcelo Bombau. En el medio del frenesí de Internet, surgió la oportunidad de vender a PSI Net, pero la compañía pronto se sumó a la ola de "chapter 11" y el negocio se cayó. "Fue muy difícil, pero conseguimos cerrar la compañía sin deberle plata a nadie", se enorgullece Okecki de esa época. Volvió a M&M Bomchil, el estudio jurídico para ser entrepreneur. Se fue menos de dos años después para crear Movil2biz, una compañía de servicios agregados móviles, como ringtones o campañas de SMS. Luego de sumar varios negocios, le vendió un porcentaje de la empresa a NetPeople, abrió oficinas regionales e hizo un swap de acciones. Con esa liquidez, se juntó con José Ugarte y Antonio Peña y formaron Altergaia, el holding desde el que canaliza sus negocios. Desde allí, por ejemplo, empezaron con la representación para América latina de Iken Solutions, de la que ahora son accionistas. También tienen la representación de Cellent y son accionistas mayoritarios de Oruga, una compañía de pagos móviles. Su más reciente proyecto: Abajópolis, un juego masivo multiplayer para celular que Okecki ideó e ilustró Liniers. Con una inversión de $ 150.000, se jugará desde el navegador de los móviles y proyecta una facturación de $ 500.000 y medio millón de suscripciones. El objetivo del juego es dominar un mundo subterráneo surrealista donde la única constante es la rima.

Por su parte, la historia de Margarita Carlés no es igual a la de todos los fundadores de sitios de Internet: comenzó como la mayoría, pero supo darle un golpe de timón. Armó Bodasynovias.com en plena burbuja y comenzó a crecer. "Al poco tiempo recibimos una inversión de u$s 3 millones de un fondo americano y nos obligaron a ejecutar un plan de negocios", recuerda Carlés. Y añade: "Mirando hacia atrás, era un poco idealista, abriendo oficinas y sitios en Brasil y México". Además, inauguró una tienda en Núñez. "Nos adelantamos al momento y, cuando cayó el Nasdaq, nos obligaron a cerrar, a fines del año 2000", explica Carlés, que comenzó después un posgrado.

"En diciembre de 2001 terminé caceroleando yo también y me pegó la movida colectiva", dice la emprendedora. Así, se fue a trabajar a La Plata, donde luego de casi cuatro años terminó como directora de Desarrollo Local y Microempresas. Cuando Martín Lousteau llegó a la provincia como ministro de Producción, se terminó su experiencia. "Me echó", resume. Junto a Lalo, un ciruja que conoció en 2002, fundó la ONG "Va de vuelta", enfocada en la inclusión social. Además, coordina proyectos en la ONG suiza Fundes y creó la competencia para emprendedores Bit Challenge, donde convoca a entrepreneurs con negocios que dejen una marca positiva. "Mi nuevo proyecto es el Fondo Argentina para la Inversión Sustentable, que invertirá en proyectos de alto impacto en el desarrollo sustentable del país", anticipa Carlés. Está abierto a inversores que quieran entrar con fondos desde u$s 10.000.

Experiencias electrónicas
Uno de los sitios más recordados fue el portal financiero LatinStocks, de la mano de Leandro Martino, Alfredo Bellagamba y Marcelo Soffredi. Durante su apogeo, llegaron a sortear una Maserati de u$s 150.000. "Hicimos un business plan a fines de 1998 y un road show de un mes buscando inversores por los Estados Unidos y en la Argentina con el Exxel Group", recuerda Bellagamba. Finalmente, cerraron en 1999 la venta del 60% del capital al Exxel y un 10% de la compañía a AOL Latin America. Ellos se quedaron con el 30% de la compañía y la función de managers. Con la inyección de capital comenzó la expansión a San Pablo, México y New York, con 120 empleados. Luego, sumaron u$s 8,5 millones más. "Teníamos un contrato de management de tres años con el Exxel, pero ellos lo incumplieron, nos sacaron y usaron la caja sin nuestro control", dispara Bellagamba, que los denunció penalmente y continúa con el proceso. La empresa cerró, pero gracias a los contactos de la época, Bellagamba se unió al fondo Winslow y crearon ATG Ventures, a través del cual analizaron proyectos tecnológicos. Uno de ellos fue VoIP Group, de los Estados Unidos, con una filial en Córdoba. Se sumó en abril de 2002 y comenzó a dirigir América latina desde Miami. "Después me radiqué en Brasil y fundé la filial brasilera", explica. El balance de Bellagamba, a pesar de todo, es positivo y rescata el aprendizaje y el know hoy que se llevó para volver a empezar.

En el caso de Guillermo Lazarovich, ser "el gracioso del curso" lo llevó a aplicar el humor a Internet con sus sitios LaCosa.com, ElOmbligo.com y Embudo.com, en 1996. "Mis sitios igualaban en tráfico a Clarín.com, por eso se volvieron atractivos y recibí muchas ofertas", cuenta Lazarovich. La ganadora fue Yupi.com, a la que le vendió sus sitios en diciembre de 1999. Finalmente, la compañía cerró en 2001 y Lazarovich se tomó una semana de descanso hasta que comenzó su siguiente proyecto, Multizona.com, con el que continúa. "Fue una época dura, porque era muy difícil que alguien volviera a apostar en el sector y no tuve ganancias hasta dos años después", explica. Hoy el sitio es una comunidad social con diversos portales, 2,5 millones de usuarios y 1.000 nuevos suscriptores.

Mirando hacia delante, los protagonistas de la primera generación puntocom reconocen que la situación no es igual. "No veo una burbuja como la de 2001 porque los inversores aprendieron la lección: ya no se invierte solamente en buenas ideas, sino en buenos modelos de negocios", sentencia Félix Racca, creador de la empresa Fuego y el fondo Paladin Venture, enfocado a capitalizar empresas en la región. Brenman coincide: "Ya no se ven las ridiculeces de 1999. Las proyecciones son mucho más precisas y un proceso que no pueda monetizarse no va a ningún lado". Hacia delante, hay optimismo. "Ahora hay mercado, banda ancha y la gente está acostumbrada a usar Internet. Están naciendo los ganadores de 2016", concluye Larguía.

Pionero 1.0
Wenceslao Casares se convirtió en uno de los emprendedores de la primera camada puntocom más reconocidos. El motivo: creó junto a Constancio Larguía el portal Patagon, por el que el Santander Central Hispano pagó u$s 528 millones. Al poco tiempo, la burbuja estalló y lo mismo sucedió con numerosos emprendimientos, que no lograron despegar, Patagon incluido. Como él mismo declaró en 2002: "Nos dieron un cheque en blanco y no pudimos aprovecharlo. Hoy puedo decir que en dos años tiramos a la basura u$s 270 millones y no logramos absolutamente nada de lo que le prometimos a los españoles". Alejado de la Argentina desde la conducción de su primer gran proyecto, creó un banco de microcréditos en Brasil, Banco Lemon, una empresa de videojuegos en Chile y su propio fondo de inversión, Meck, con tres socios. Instalado desde hace años en Palo Alto, se encuentra abocado a su proyecto Bling Nation, una empresa de pagos móviles para el mercado estadounidense, que el año pasado recibió u$s 8 millones de inversión de la firma de venture capital Lighspeed Venture Partners.

Cifras puntocom
Hay más de 20 millones de usuarios de Internet en la Argentina, una penetración de 48,9 %.
Las conexiones de banda ancha totalizan más de 3,6 millones. Se espera que superen los 5 millones este año.
La penetración de banda ancha en todo el país es 9,3% cada 100 habitantes. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la penetración es 46,2% cada 100 habitantes.
El comercio electrónico movió $ 5.240 millones en 2009, 30% más que el año anterior. De ellos, $ 4.800 millones fueron por ventas B-to-C (business to consumer) y $ 440 millones por C-to-C (consumer to consumer).
Se espera que el comercio electrónico crezca 24% este año y alcance $ 6.500 millones.
El 24% de los usuarios de Internet realiza compras online, con un promedio de compra
anual de $ 900.

Fuente: Internet World Stats, Barómetro Cisco de Banda Ancha, CACE y Prince & Cooke.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos