Miguel Kozuszok:

Miguel Kozuszok: "En la Argentina, no arriesgarse es riesgoso"

El CEO afila armas para la batalla por el consumidor. “Se acelerará”, asegura. Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Cono Sur. 15 de Abril 2010

Lidera uno de los sectores más sexies de la economía y 2009, pese a la incertidumbre y la desaceleración, fue, para Unilever, un año razonable, incluso “mejor que 2008”, según su presidente, Miguel Kozuszok. 

La angloholandesa, que facturó $ 4350 millones en 2009 (incluida la fabricante de especias Arisco), no revisó sus planes, a pesar del convulsionado enero, y mantiene sus niveles de inversión en capital de trabajo, que es de $ 220 millones. “Estamos tratando de medir la temperatura de las expectativas, que cambian muy rápido”, afirma el CEO. “En septiembre, era un poco más pesimista con respecto a 2010 que en noviembre y diciembre. Mientras en los últimos meses preveía un crecimiento arriba de los cinco puntos, en septiembre, estimaba tres y, ahora, estoy en la mitad de los dos”, compara.

¿Empezó un año mejor?
El pasado fue mejor de lo esperado. La incertidumbre externa desapareció más rápido de lo que pensábamos. Y eso ayudó bastante. Fue un año, incluso, mejor que 2008 en varios aspectos: en la forma en que aterrizaron varios lanzamientos nuestros en el mercado y en la manera en que aprovechamos varias oportunidades. 

¿Esto significó crecimiento en market share?
 Aumentamos la participación en casi todas las categorías. Detergentes para lavar la ropa –especialmente, los concentrados– fue la que más creció. Pero, también, limpiadores. La que menos se movió fue caldos, un segmento de muy alta penetración.

¿En qué categorías no son líderes?
En face care. Tampoco en bebidas: Ades es número dos, compitiendo contra jugos naturales.

¿La competencia crece más rápido?
La competencia está mucho más activa globalmente porque la torta se achicó y la Argentina no escapa a eso. Pero, si comparo con 2001, tenemos un share más alto. No en todas las categorías. En líneas generales, nuestra posición es más fuerte.

¿Cómo se comportó el consumidor?
No compró menos que en 2008 en cantidades y el cambio a segundas marcas fue muy leve. No fue el cazador de oportunidades. Sí, de promociones. ¿Esto les hizo perder rentabilidad? Obviamente, las acciones tienen un costo.
 Pero no olvidemos que 2008 fue un año muy malo, en términos de costos, por la escalada del precio de las commodities. De ahí que lográramos un balance entre la baja de costos y el costo de la actividad promocional para estar cerca de los consumidores. En 2010 el desafío es ese. Las commodities vuelven a subir y la Argentina tiene su propia inflación.

¿Cuál es su principal preocupación?
El nivel de incertidumbre generado desde la esfera oficial porque no encontramos el rumbo y no hay un mensaje claro para poder pasar esta crisis. Que a las empresas nos cambien las reglas del juego es una incertidumbre que podemos manejar. Pero que el ciudadano no sepa qué sucederá nos impacta más porque afecta su decisión de consumo.

¿La inflación es otro tema de agenda?
Sí, es la segunda parte de esto. Estamos trabajando con una inflación de 15 a 17 puntos. Obviamente, no hay espacio para trasladar este porcentaje a los consumidores.

¿Qué crecimiento esperan en 2010?
Depende de la categoría… Tener los costos bajo control y estar muy cerca del consumidor serán los desafíos. La batalla por la voluntad del consumidor acelerará. No tomar riesgos en la Argentina es muy riesgoso.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos