Microclimas serranos

Microclimas serranos

Una excepcional conjunción de factores climáticos y geográficos convierte a ciertas áreas en refugios de aire puro y temperaturas agradables. Entre Córdoba y San Luis, no faltan rincones para disfrutar de esta armonía. 17 de Septiembre 2010

Aumentar las posibilidades de encontrarse con días agradables y despejados es una variable a considerar si, a esta altura del año, puede planificarse una escapada para alejarse de la ciudad y tomar contacto con la naturaleza. Por eso no está demás pensar en el equilibrio de los microclimas: esa particular conjunción de geografía, latitud, altura y orientación de las montañas que deriva en aire puro y una sensación térmica ideal.

En nuestro país, uno de los microclimas más destacados es el que rodea a la Sierra de los Comechingones, un área considerada como una verdadera joya climatológica que se compara con otras regiones únicas en el mundo, como las islas Canarias y algunas partes de la costa californiana. La zona está ubicada entre las provincias de Córdoba y San Luis, abarcando apenas unos cinco kilómetros desde las cumbres de las sierras hacia el oeste; comienza al norte en el departamento cordobés de San Javier, penetra en territorio puntano a la altura de Piedras Blancas, tiene como centro a Merlo y sus alrededores, y concluye al sur en Cortaderas.

El motivo de elegir esta región no solo reside en buscar buen tiempo. Además, como ocurre en Sierra de los Comechingones, se dispone de una conjunción de factores ideales: el aire es moderadamente seco, con un 30 a 40% de humedad, mientras que la temperatura ronda entre 16 y 24 grados centígrados, con variaciones muy leves. A ese entorno se agrega un paisaje distinto. Coexiste en la franja que bordea estas sierras una gran variedad de plantas nativas y algo similar ocurre con las cultivadas. A su vez, quienes gusten de hacer trekking por las laderas de las montañas estando atentos a la aparición de hierbas aromáticas, siempre tienen la posibilidad de una buena cosecha.

Entre las sierras
Para disfrutar de este entorno en Córdoba, bien puede comenzarse por La Constancia, un hospedaje que nació, justamente, por los atributos para la salud que ofrecía a su fundador, José María Arias Moreno, quien a fines del siglo pasado realizó periódicos viajes hasta esta zona en busca de la solución usual entonces para combatir la tuberculosis. Se trata de un lugar histórico, en un punto privilegiado que domina la Quebrada del Tigre, a siete kilómetros del pintoresco pueblo cordobés de San Javier.

La parte más antigua del casco data de 1895. Aún se conservan recuerdos de aquella época en la edificación que hoy ofrece la intimidad de 9 habitaciones en un lugar silencioso y apacible con bosques de especies autóctonas y europeas. El campo que rodea a La Constancia tiene 1200 hectáreas extendidas sobre una topografía que va desde los 900 msnm. hasta el filo de la Sierra de Los Comechingones, cerca del punto de mayor altura de Córdoba, el Cerro Champaquí. El arroyo San Javier atraviesa prácticamente todo el campo. Tiene distintos pozones con caídas de agua de diferentes alturas, e incluso, remontando su cauce por dos horas, se llega a un salto de gran porte.

Es decir, no faltan senderos y rincones donde disfrutar de la naturaleza y, por supuesto, del clima. Entre las actividades propuestas por La Constancia figuran cabalgatas cruzando vertientes, trekking por los cerros cercanos y ascensión al Champaquí. A su vez, no faltan posibles escapadas para, por ejemplo, ir de pesca hasta el dique La Viña, ubicado a 40 kilómetros; visitar el Museo Rocsen, en Nono (a 60 kilómetros), o conocer las pintorescas localidades de Yacanto y La Población visitando casas de artesanías en cerámica, plata o madera.

Otra opción cercana es Merlo, que está a 45 kilómetros cruzando a la provincia de San Luis, sobre la Sierra de los Comechingones. Este destino ha sabido promocionarse como un lugar donde los factores geográficos y climáticos confluyen en un ambiente que ayuda a sentirse bien. Las opciones de alojamiento son variadas. Algo similar puede decirse de la gama de actividades que es posible realizar, ya que Merlo es reconocido como destino de descanso tanto como terreno ideal para la aventura.

Los amantes de las travesías en 4x4 pueden optar entre excursiones a la Quebrada del Tala, Bajo de Véliz, Salto del Tigre y Cerro Áspero. Para el trekking los puntos que orientan los pasos son Salto del Tabaquillo, Cascada Olvidada y Mogote Bayo; mientras que para rappel y paso tirolés se impone Pasos Malos y Rincón del Este. Las alternativas siguen entre cabalgatas, mountain bike, parapente, pesca y avistamiento de aves. Si quedan energías para alargar la noche, además, puede pensarse en apostar unas fichas en el casino de la ciudad.

Paisajes de Uspallata
Las tierras donde crece el buen vino también ofrecen rincones catalogados dentro de las particularidades de los microclimas. Eso puede percibirse al recorrer un circuito que pasa por Cacheuta y Potrerillos para internarse en el valle de Uspallata, una de las pocas zonas del país casi libres de lluvia, con cielos azules y noches agradablemente frescas. Aquí, en un viaje dedicado al descanso, una buena opción está en las Termas de Cacheuta, en el departamento de Luján de Cuyo, a 40 kilómetros de la capital mendocina y a 1.245 metros sobre el nivel del mar.

Datos útiles
Córdoba, San Javier. La Constancia:
www.laconstancia.net
San Luis, Merlo. Puede consultarse el sitio www.villademerlo.gov.ar.
Mendoza, Luján de Cuyo. Hotel & Spa Termas de Cacheuta: www.termascacheuta.com



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos