Mercados emergentes: ¿burbuja o líderes del crecimiento?

Los mercados emergentes son burbujeantes, a menos que usted crea que se que viene un gran cambio de foco. 15 de Noviembre 2010

Por Roben Farzad

El chairman de la Reserva Federal Ben Bernanke ha probado de todo para darle a la economía estadounidense la liquidez que necesita para revivir. En el proceso, conjuró más de US$ 1 billón en estímulos monetarios frescos. Inevitablemente, mucho de ello se aventuró fuera del país en busca de resguardo. Los grandes beneficiarios fueron las bolsas de las economías de los mercados emergentes. Desde su punto bajo en marzo de 2009, el MSCI Emerging Market Index subió 135 por ciento, versus 75 por ciento para el índice Standard & Poor’s 500. Aunque los dos índices no tienen los mismos ratios de ganancias, las discrepancias en sus performances llaman la atención.

Muchos inversores ahora se preocupan por que el ardor de los mercado emergentes podría desestabilizar la economía global. Otros ven un rebalanceo de largo plazo. La pregunta: ¿los inversores deberían redoblar la apuesta o irse bien lejos?

Es el debate de la burbuja de los mercados emergentes de 2010. Una postura podría basarse en que los mercados emergentes se alejaron mucho. La semana finalizada el 20 de octubre vio record de entradas a capital de fondos de inversión y de fondos cotizados en bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) de mercados emergentes. Los US$ 68.500 millones invertidos hasta ahora en el año parecen estar en el camino de romper el record del año pasado de US$ 83.200 millones, según informa EPFR Global, una investigadora de mercado. “Aunque el apetito por el riesgo mejorado es bienvenido, una condición es cuán estrecho es el foco del inversor en capitales emergentes en este momento”, escribió Michael Hartnett, chief global Equities Strategis de Bank of America Merrill Lynch en una nota del 20 de octubre.

El hambre por las inversiones de los mercados emergentes es más sorprendente desde una perspectiva histórica. En 1990, ocho fondos de capital de mercados emergentes combinaron US$ 380 millones en activos, según Morningstar. Ahora 288 fondos manejan US$ 365.000 millones. “¿Qué sucede cuando uno tiene un caso de inversión persuasivo y demasiada liquidez? Se obtiene un inflación de precios de activos galopante”, escribió Dylan Grice, un estratega global de Société Générale basado en Londres, el 22 de octubre. “Las burbujas siempre comienzan con una historia atractiva. Los mercados emergentes son la atrayente historia du jour”.

Los creyentes en la nueva era son más confiados. “Los mercados emergentes consiguen un montón de perseguidores de la performance”, concede Lawrence Weinman, un consejero de inversiones de Los Angeles. “Pero creo que debajo de esos flujos de dinero caliente hay una creciente comprensión de que el crecimiento económico relativo en el mundo no estará en los Estados Unidos”. Weinman dice que los inversores con los que trabajan están cambiando sus modelos de locación para comprometer más en China, Brasil, la India y otros mercados de rápido crecimiento.

Considere, por ejemplo, cuánto avanzó China versus cuánto tiene todavía por hacerlo. Según la firma de investigación económica GaveKal, 90 por ciento de las exportaciones china proviene de solo nueve de sus 31 provincias. Las otras 22 ahora tienen una demanda voraz de caminos, rieles e infraestructura aérea. Las bajas tasas de interés en el oeste, dice GaveKal, beneficiarán desproporcionadamente al mundo en desarrollo porque hay más oportunidades para el crecimiento de la inversión. Según Bloomberg y el FMI, la producción económica de China podría exceder el 10 por ciento del total mundial dentro de los próximos dos años, comparado con el 2 por ciento en 1987. El Grupo de las Siete naciones desarrolladas –los Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá, Italia, Reino Unido y Francia- va camino a producir menos de la mitad de la producción mundial para 2012, comparado con el 70 por ciento a mediados de los 80.

Burbuja o no, las economías en desarrollo están luchando con su reciente riqueza. “No están desesperados por los flujos de capital y la apreciación monetaria está golpeando sus exportaciones”, dice Ravi Ramamurti, director del Centro de Mercados Emergentes de la Northweastern University.

Colombia, cuyo índice bursátil subió 50 por ciento este año al pasarlo a dólares, está considerando controles de capital para frenar el alza de su peso. El baht de Tailandia está en su máximo de 13 años; su gobierno está reflexionando ponerle un impuesto a las ganancias que los extranjeros obtienen de sus bonos. Y este mes Brasil incrementó dos veces los impuestos a los inversores extranjeros para protegerse de lo que el ministro de Finanzas, Guido Mantega, denominó como una guerra cambiaria global.

Si sólo el mundo pudiera heredarse a través de un plan de cuotas.

The bottom line: los inversores están divididos entre aquellos que predicen una burbuja de los mercados emergentes y los que ven un cambio permanente en los capitales globales.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos