Más que una muestra

Más que una muestra

La familia Lubelski reincursionó en el rubro de botones y abrió su propia fábrica. Facturó $ 19 millones en 2010 y proyecta un crecimiento del 30 por ciento este año. 26 de Septiembre 2011

Para la familia Lubelski, la tercera parece ser la vencida. A lo largo de su vida, Federico Lubelski fundó dos firmas dedicadas a la venta de botones, Botonera Alex y Botonera Modelo. Esta última se vio obligada a cerrar “de un día para otro”.

Pero decidió reincursionar en el negocio en sociedad con sus hijos –Alejandro, Claudia y Gabriel– y creó Button Company, firma que facturó $ 19 millones en 2010 y que inauguró hace dos meses su propia fábrica de botones y avíos.

Button Company dio el puntapié inicial hace 18 años, cuando los hermanos Lubelski heredaron un gran stock de botones de la última firma de su padre. “Hacíamos desarrollos locales con tercerización de la fabricación e importábamos de Italia”, recuerda Gabriel Lubelski, quien dirige hoy la empresa.

El crecimiento de los segmentos de moda de mujer y pret à porter los llevó a incorporar nuevos productos como elásticos, puntillas y accesorios que veían en Europa y traían a la Argentina.

Decidido a transformarse en un fabricante de avíos para la industria de la moda, la empresa invirtió $ 4 millones en mayo último e inauguró su propia planta de fabricación de botones en Villa Urquiza.

“La fábrica cuenta con 14 máquinas italianas de última generación. Nos permite sustituir importaciones por US$ 300.000 anuales”, detalla Lubelski.  En 2500 metros cuadrados, cuenta con capacidad para producir 5 millones de botones al año. Para operativizar la planta, incrementó en un 30 por ciento su personal, que asciende hoy a 100 empleados.

Button Company fabrica, además de botones, productos que tienen continuidad como cordones, algodón, cintas, puntillas y artículos de metal. Además, cada temporada lanza productos específicos a medida de los diseños de sus clientes.

El resto de su cartera está conformada por artículos importados que requieren procesos locales, como  tintura, costura, tejido de manualidades, strass, ojalillos y tachas. Su catálogo suma en total más de 500 accesorios. 

Expansión
Entre sus clientes activos, figuran etiquetas como Vitamina, Yagmour, Ossira, Cheeky, Kosiuko, Tucci, Christian Dior, Tascani, Key Biscayne, María Vázquez, Akiabara y Wanama. Además, la firma provee al canal de mercerías, aunque sólo representa un 5 por ciento de su producción.

La estrategia a la que apunta Button Company, dice Lubelski, es ampliar su servicio para que las marcas de indumentaria puedan conseguir todo lo que necesitan para sus diseños entre la oferta de la empresa. “Queremos poder abastecer el mercado local creciente y cumplir con las necesidades de nuestros consumidores. Con la fábrica más moderna, vamos a trabajar en desarrollo de producto”, señala el emprendedor.

Hoy, el 97 por ciento de sus clientes son firmas locales y el resto, de Uruguay y México. “La idea para 2012 es desarrollar los mercados de Perú y Colombia”, anticipa.

Con la instalación de la fábrica, la empresa proyecta un crecimiento del 30 por ciento para este año. En su último ejercicio, facturó $ 19 millones. Y, si las condiciones siguen siendo favorables, apuesta a más: “Hoy estamos justos con el espacio y, con el crecimiento de la fábrica, vamos a necesitar una ampliación”, asegura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos