Mario Blejer: perfil de un bombero

El economista por la Universidad de Chicago ya fue presidente del Banco Central. Fue en 200 durante la presidencia de Eduardo Duhalde. Una vida a galope entre las actividades en el exterior y recovecos de la economía argentina. 06 de Enero 2010
Hasta ahora repartía sus días entre viajes, conferencias y su actuación en los directorios del grupo IRSA, la petrolera YPF y el asesoramiento a varias empresas. Entre los últimos libros que leyó figura “El Cisne Negro”, el libro preferido por el establishment, pero tiene un amor por la música que guarda bajo siete llaves. Se sabe que entre sus preferidos caben tanto el Tango como el clásico cuarteto cordobés, circunstancia que delata su origen mediterráneo.  Mario Blejer estuvo en estos días en el medio del torbellino ocasionado por el pedido de renuncia a Martín Redrado. El Gobierno le ofreció suceder al Golden Boy. Desde Francia, el economista rechazó la oferta.

No sería la primera vez que Blejer presidiría la entidad: ya lo había hecho entre enero y junio de 2002, cuando cumplió con esa función durante el gobierno de Eduardo Duhalde. Claro está, para entonces vio pasar también por el ministerio de Economía a varios inquilinos (Jorge Rémes Lenicov y Roberto Lavagna).
Entre su vasto curriculum, Blejer, que también asesora al Banco de Inglaterra, fue parte del Fondo Monetario Internacional, donde se desempeñó como Consejero Senior en el Departamento de Asuntos Monetarios e Intercambio y el
Departamento de Asuntos Asiáticos, además de trabajar en los Departamentos de Asuntos Europeos, Fiscales y de Investigación. Su hoja de ruta personal delata además una amplia trayectoria en el mundo académico: fue director de la Cátedra Walther Rathenau en la Facultad de Economía de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Enseñó en:  Boston University, New York University, John Hopskin, University of Geneva y George Washington University la Universidad Centro-Europea de Budapest. Sin olvidar su profesorado en la Universidad de San Andrés, en Buenos Aires, Argentina.

Sin embargo, a pesar de la frenética actividad por el mundo ni sus hoy ya frecuentes desembarcos en el Gobierno argentino, Blejer no permite que sus compromisos hagan mella en su vida religiosa que respeta a rajatabla. El economista dedica gran parte de su tiempo al estudio de la Biblia y el Talmud. Los viernes por la tarde deja de trabajar hasta el sábado a la noche.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos