Lujos tras las fronteras

Lujos tras las fronteras

Tres propuestas distintas, poniendo pie en tierras de Uruguay, Brasil o Perú, permiten planear escapadas para alejarse de la rutina y disfrutar de alojamientos que se destacan por su ubicación, la ambientación de sus espacios y la jerarquía de sus servicios. 12 de Noviembre 2010

A la hora de cambiar de aires y tomar distancia de la rutina diaria, cruzar las fronteras del país en una escapada distinta siempre es una opción interesante. Entre las alternativas que se destacan por la originalidad de sus diseños, por detalles de confort y por la sofisticación de su gastronomía, vale un repaso por tres alojamientos de destinos tan diferentes como la costa uruguaya, las playas brasileras y las montañas del Perú.

Exclusividad en José Ignacio
A unos 20 kilómetros al noreste de Punta del Este, José Ignacio ofrece exclusivas playas, magníficos atardeceres y una atractiva combinación entre bohemia y lujo. En este idílico pueblo uruguayo, Playa Vik -proyecto asociado a Estancia Vik José Ignacio- inaugura esta temporada un nuevo y exclusivo espacio donde arte y diseño contemporáneos se manifiestan con intensidad. Con vista al océano Atlántico y la Playa Mansa, este complejo residencial fue diseñado por el arquitecto uruguayo Carlos Ott, quien entre sus creaciones cuenta obras como la Ópera de París.

El corazón de esta residencia de estilo vanguardista es La Escultura, que abarca living-comedor, biblioteca, cuatro suites con insuperables vistas al mar y una cocina de diseño italiano de Strato Cucine. A pocos pasos, una piscina de granito negro -enmarcada por un deck de madera de lapacho- sobresale suspendiéndose 10 metros por encima de la playa.

Rodeando a La Escultura emergen las seis casas de Playa Vik, con dos o tres habitaciones, incluyendo living y terrazas, hogar a leña y un diseño que abarca desde cielorrasos de ébano Macassar hasta pisos pintados a mano. Estos sofisticados rincones de playa están divididos por enredaderas y los techos se presentan como jardines cubiertos de flores silvestres. A esos espacios se suma la cava, la sala de juegos, el gimnasio y un acogedor spa. A su vez, un comedor de enormes ventanales y rústicos pisos antecede a la terraza ubicada al lado de la playa, en la que el fuego de un brasero tradicional es el gran protagonista.

Playa Vik se encuentra a nueve kilómetros de Estancia Vik. Esta última es una construcción tradicional española con paredes de adobe ubicada en un predio de 1400 hectáreas. Ambas propiedades trabajan en conjunto y con una misma filosofía de hospitalidad, compartiendo también su compromiso con el medio ambiente mediante tecnologías inteligentes y energías renovables que aspiran en un futuro a la autonomía energética.

Placeres ribereños del Brasil
A tan solo 50 minutos de Salvador, en el litoral brasilero, Tivoli Ecoresort Praia do Forte es un paraíso donde se aprecia la preservación del medio ambiente natural combinada con sofisticación, tradición bahiana y excelentes servicios. El complejo reúne 292 confortables habitaciones en un entorno que invita a descansar y a disfrutar de ocho piscinas, deportes náuticos, voley de playa, cuatro canchas de tenis iluminadas y cancha de fútbol, entre otras actividades.

Un extra especial para el relax se encuentra en el innovador Thalasso Spa, con tratamientos de estética facial y corporal, Pilates, salas para Talassoterapia, saunas y piscina climatizada. En cuanto a la gastronomía, reúne cuatro bares y tres restaurantes. El restaurante Goa ofrece más de 100 platos de cocina internacional y especialidades de cocina bahiana. Una propuesta similar pero algo más acotada puede disfrutarse en A sombra do coqueiral, junto a la piscina y con vista al mar, mientras que Tabaréu, ubicado frente a la playa, se especializa en grillados y frutos de mar.

Vale mencionar que desde aquí no faltan escapadas para realizar en el día, incluyendo salidas de buceo y visitas a lugares cercanos como las Ruinas de Castelo Garcia D´Ávila, del siglo XVI; el Proyecto Tamar/Ibama, dedicado a la preservación de las tortugas marinas en Brasil, y la Reserva de Sapiranga y sus bosques atlánticos.

Junto a la historia de Cuzco
Volviendo la atención hacia Perú, la posibilidad de pensar en los mejores niveles de alojamiento en un entorno distintivo permite sumar la historia de un lugar como el Hotel Monasterio. Se encuentra a más de 3000 metros sobre el nivel del mar, en Cuzco. El origen de su construcción se remonta nada menos que a 1592, y fue convertido en hotel en 1995 dando lugar a 108 exclusivas habitaciones, dos restaurantes y un lobby-bar, entre otros espacios donde sobresale la exquisita capilla barroca de San Antonio Abad, con cuadros originales del siglo XVI y XVII.

Debido a que la altitud lleva a una notable disminución de los porcentajes de oxígeno en el aire, con el consecuente riesgo de sufrir el llamado "mal de altura", este hotel ha desarrollado "sistemas concentradores de oxígeno" para enriquecer la atmósfera en los cuartos y bajar la presión atmosférica. Ése es apenas uno de los tantos detalles que destacan el nivel de servicios y bienestar de este alojamiento.

Datos útiles
Para tener en cuenta, tanto Playa Vik como Tivoli Ecoresort disponen de interesantes promociones vigentes hasta el 18 de diciembre próximo. Datos:
- Playa Vik José Ignacio, Uruguay. Web: www.estanciavik.com. E-mail: info@estanciavik.com.
- Tivoli Ecoresort Praia do Forte. Web: www.tivolihotels.com
- Hotel Monasterio. Web: www.monasteriohotel.com



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos