Luis Pagani:

Luis Pagani: "Estamos atentos a nuevos negocios en América latina"

Maneja inversiones por US$ 120 millones. Está preparado para la unión Cadbury-Kraft y no descarta adquisiciones. 13 de Abril 2010
2010 no será un año más para Arcor, el principal productor mundial de caramelos y el grupo de capitales argentinos con mayor cantidad de mercados abiertos en el mundo. Luis Pagani, presidente de la empresa, lo sabe. No sólo porque la industria va hacia una concentración global tras la compra de Cadbury, fabricante de chocolates y golosinas de origen inglés, por parte de Kraft Foods, sino también por el nuevo escenario local que se genera a través del crecimiento con inflación. Pagani, no obstante, se muestra tranquilo. Lidera desde abril de 1993 un grupo que ya tiene 41 plantas en el mundo, proyecta ventas por  US$ 2400 millones este año y emplea a 20.000 personas a nivel global. En los ‘90 dijo que no a infinidad de ofertas de compra y contraatacó con adquisiciones regionales que le revalidaron los títulos que hoy ostenta: es el exportador de golosinas número uno de la Argentina, Brasil, Chile y Perú, el principal productor de galletitas de Latinoamérica y maneja un plan de inversiones por más de US$ 120 millones. En un mano a mano con APERTURA, no ahorra definiciones. 

¿Qué proyectos maneja para este año?
En materia de inversiones, completaremos el plan de desembolsos de US$ 120 millones, de los cuales un 50 por ciento es para la Argentina, principalmente en líneas de alimentos y galletitas. La otra mitad irá para Brasil, México y Chile. La idea es seguir agrandando y actualizar  las líneas productivas para darles mayor flexibilidad.

¿Qué perspectivas encuentra para 2010?
Creo que la Argentina va a tener un buen año en materia económica porque, a nivel internacional, los productos que el país exporta tendrán una demanda creciente. China sigue creciendo y vamos a tener una muy buena cosecha. Sí, lo único que preocupa, es la inflación. 

La inflación local sigue creciendo, aunque desde Economía sostienen que se trata de un reacomodamiento de precios. ¿Cómo afecta concretamente a su negocio?
Es una de las variables que hay que tener muy en cuenta porque limita el poder de compra de la gente y también tiene un efecto directo en materia de negociaciones salariales, que van a ser bastante intensas este año. 

Los gremios anticiparon pedidos por 25 por ciento en promedio...
Creo que tendríamos que estar por debajo de ese porcentaje, porque si no, estaríamos muy lejos de los índices que el Indec transmite. Hay que ser bastante prudentes con lo que se acuerde.

Se habla mucho de modelos. Brasil, Uruguay, Chile. ¿Dónde está hoy la Argentina? Creo que sería bueno alinearse con todos esos países porque, mirando el mundo, se puede generar en toda Sudamérica una oportunidad interesante de inversiones por las commodities. Falta la previsibilidad, que todo el mundo sabe, pero la Argentina es, sin duda, un destino atractivo. 

¿Qué hace falta para ello?
En general, que no se cambien las reglas del juego. Tener la certeza que si alguien invierte cierta cantidad de dinero sepa que en determinado tiempo puede recuperarlo. 

¿Cómo fue el día después de haber dejado la presidencia de la Asociación Empresaria Argentina (AEA)?
Soy de las personas que piensan que las entidades tienen que estar renovándose. No creo en las presidencias perpetuas y eso se replica a cualquier cámara. En lo personal, sigo estando en la comisión directiva de AEA.

¿Cómo incide el dólar en las golosinas?
La cotización afecta porque hay muchas materias primas que son de origen importado. Entonces, evidentemente, un cambio de actitud en la moneda repercute en el costo local. También en materia de exportaciones. Normalmente, uno trata de tener para todo el año una política de precios y, por ello, es bueno tener siempre la certidumbre del tipo de cambio. 

¿Cómo incide el nuevo mapa de las golosinas a partir del deal Cadbury-Kraft?
No fue sorpresa lo de Cadbury y Kraft porque fue una negociación que se había entablado desde 2009 y es una tendencia general de todas las industrias llegar a una concentración. Creo que eso te obliga a ser más eficiente, porque es lo que hoy requiere el mundo. Estamos preparados.

En 2009, usted había dicho que no era un año para salir de compras. ¿Cree que en 2010 las condiciones son mejores?
Sí. Siempre uno está atento a qué negocios afines a los nuestros puede haber en la región de Latinoamérica, pero eso no implica que ya tengamos algo en la mira.

Uno de los principales proyectos del año pasado fue el ingreso del Ingenio La Providencia al mercado voluntario de Bonos de Carbono. ¿Por qué lo hicieron?
La sustentabilidad del negocio es una de nuestras prioridades y por ello el Ingenio La Providencia fue el primero del sector azucarero argentino en ingresar al mercado voluntario de Bonos de Carbono. Estoy convencido personalmente de la necesidad de ir mejorando el cuidado del  medio ambiente. Es una prioridad, sin dudas.  (N. de R.: estos bonos permiten a las empresas de países desarrollados compensar sus emisiones de dióxido de carbono mediante la compra de reducciones de emisiones logradas por empresas de países en desarrollo).

Otra de las novedades estuvo dada por la batalla judicial por el dominio puntocom...
Sí, fueron 12 años años de trámites judiciales hasta conseguirlo. Pero finalmente recuperamos la titularidad del dominio arcor.com, que había sido ocupado por un usuario de Corea del Sur y ahora podremos avanzar en la identificación global.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos