Los saltos políticos de Aimé

Los saltos políticos de Aimé

A dos años de haber asumido como ministro de Economía, Amado Boudou se perfila como el hombre fuerte y confiable del Gobierno, tras ser confirmado como vicepresidente de la fórmula que encabeza Cristina Kirchner con vistas a octubre. La trayectoria de un ex neoliberalista económico que ahora impulsa su carrera política bajo el ala kirchnerista. 08 de Julio 2011

Militante de la Ucedé, estudiante y profesor en la Universidad del CEMA, titular de la ANSES, productor de recitales y disc jockey. Sólo algunas de las facetas profesionales que componen el currículum de Amado Boudou. Y fue el 8 de julio de 2009 cuando abandonó la titularidad de la ANSES para aceptar el cargo de ministro de Economía del segundo gobierno del kirchnerismo. Un nuevo capítulo de una vida política que se venía escribiendo hace poco tiempo.

Este hombre, que hace dos años se ponía el traje que dejó colgado Carlos Fernández, se enfrenta a sus 48 años con un nuevo desafío: el de acompañar a Cristina Kirchner como vicepresidente de la Nación por el Frente para la Victoria. Un anuncio rodeado de misterio, pero que terminó confirmando que Boudou le inspira confianza al kirchnerismo. O, al menos, Aimé (como lo llaman desde la infancia) es cercano a la Presidente.

"Hasta donde recuerdo, en el aula era una persona callada, y fuera de ella, muy cordial y simpática. Amigo de todos: de sus compañeros, del personal administrativo y el personal de maestranza, y también de los profesores con los que tuvo más trato. Fue un buen estudiante. No agrego nada más pues no tuve trato personal con él", dice desde su blog el economista Jorge Ávila, quien fue su profesor en la UCEMA cuando Boudou cursaba un Máster en Economía.

De neoliberal a hombre K
Desde su página web, se proclama que "su nombre empezó a sonar fuerte en política en octubre de 2008". Cuando aún no se había hecho cargo del Ministerio, Boudou se llevó los aplausos kirchneristas por la estatización de las AFJP, una de las decisiones más trascendentales del actual Gobierno. Esta medida mostró como, de a poco, se iba despojando de su pasado neoliberal.

"¿Por qué Boudou después de estudiar en la UCEMA se volcó al kirchnerismo, que es la antítesis del liberalismo económico que defiende la mayoría de los profesores de esa universidad?", se pregunta Ávila. "Imposible saberlo. Mi impresión es que de vuelta en su puesto de la ANSES, donde trabajaba mientras cursaba el Master, adivinó una oportunidad de progreso en un gobierno que carecía de funcionarios capacitados y la aprovechó", se responde el economista.

Desde 2009, Boudou quiere llegar a un acuerdo con el Club de París, pero la negación de contar con la revisión del Fondo atrasa las negociaciones. Acordar la deuda impaga desde 2001 antes de fin de año es una de sus principales objetivos, aunque aún no coinciden con el monto de la deuda y en el cronograma de pagos.

El canje de deuda pública también se dio bajo su ministerio. En junio de 2010, el canje de deuda en default concluyó con una aceptación del 66,8% de los bonistas. Así, se buscó atraer inversiones y poder colocar títulos a tasas de un dígito.

Pero la falta de credibilidad en las estadísticas públicas siguen siendo esa piedrita en el zapato. Boudou intentó acercarse al FMI a través de sus misiones, que llegaron al país para asesorar técnicamente al Indec. No obstante, el organismo todavía no recibió respuesta alguna sobre las recomendaciones hechas por el Fondo para la creación de un nuevo IPC nacional.

Un "soldado de Cristina", como él mismo se definió. Así será Boudou si asume como vicepresidente en las elecciones de octubre. "Se la puede votar con el bolsillo, con la razón y con el corazón", enfatizó, luego del anuncio que lo colocaba en el centro de la escena. Todo un salto político para su carrera económica.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos