Los planes de vida como inversión

Los planes de vida como inversión

Además de proteger a la familia, son una opción para resguardar el dinero a largo plazo. Análisis y futuro de un mercado que se recupera lentamente de la crisis. 21 de Julio 2010

Los seguros de Vida dejaron de ser sólo un medio de proteger a la familia ante eventuales riesgos. Hoy, son considerados atractivos instrumentos de inversión y de resguardo financiero. Así lo demuestran recientes informes que indican que la facturación del seguro de Vida y de Retiro creció hasta alcanzar hoy una cifra cercana a los $ 6.000 millones anuales. Estos representan casi el 25% del total del mercado de seguros en su conjunto. Para quienes optan por estos productos como inversión, la rentabilidad mínima es del 4%.

“No hay de momento otros vehículos de ahorro a largo plazo y por eso nos constituimos como la mejor herramienta de complemento jubilatorio”, asegura Martín Gauto, presidente de AVIRA, Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina. Lo cierto es que, desde 2005, el mercado asegurador marcó una recuperación “que lo coloca casi a los niveles que había alcanzado antes de la crisis. Habría que considerar también que algunas categorías en su facturación, desaparecieron junto con la estatización de las AFJPs, con lo cual el negocio se vio reducido”, agrega Gauto.

Sólo el 10% de la poblacióntiene un seguro de vida
Las compañías aseguradoras que ofrecen este producto también se muestran optimistas con relación al futuro del segmento Vida, a pesar de que todavía en nuestro país no hay una plena conciencia aseguradora. Tan sólo el 10% de la población cuenta con un seguro de de este tipo y muchas veces la cobertura que posee no es lo suficientemente buena.

“El seguro de Vida abarca menos del 1% del Producto Bruto Interno (PBI), pero creemos que esta cifra se va a cuadruplicar ya que el mercado evolucionará muy favorablemente”, adelanta Klaus Bohner, director de Vida de Zurich Argentina, en una entrevista al suplemento SEGUROS.

Otras compañías como SMG LIFE también se muestran satisfechas con respecto a los últimos balances. “Cerramos un primer semestre con ventas por encima de los objetivos previstos para esta etapa del año, como resultado de una estrategia que apunta a la diversificación. Consolidamos los resultados de los productos que se comercializan a través de entidades financieras y también de los dirigidos a individuos, como el seguro Temporario de y Vida con capitalización “Zafiro Simple”, adelanta Alfredo Turno, gerente Comercial de SMG LIFE

Tener un seguro de este tipo no es caro si se tiene en cuenta el valor de lo que se cubre
Para Bohner, cualquier persona que esté produciendo ingresos y que tenga a su cargo otras personas debería contar con un seguro de vida para que estén protegidos. En ese sentido, la compañía lanzó recientemente un producto específico para mujeres que contempla su creciente importancia en el mercado laboral y como único sostén del hogar. El costo de esa prima parte de u$s 47 por mes (ver recuadro).

La cifra echa por tierra el prejuicio de que tener un seguro de Vida en la actualidad es algo costoso. Desde Prudential, otra de las compañías que ofrece este producto, aseguran que, a pesar de que no todo el mundo puede acceder a tener esta cobertura, es un producto que se adapta a las distintas necesidades. “No es caro tener un seguro de Vida. Cuando uno piensa en qué cubre, un costo de valor. Es algo valioso, a lo cual se le asigna un costo pero, si la persona tomó conciencia, entonces es barato”, asegura Guillermo Parera, director de Marketing de Prudential en una entrevista con este suplemento.

¿Por qué alguien debería invertir en un seguro y no en otras opciones que brinda el mercado?
“Si pago u$s 200 o u$s 300 de prima mensual y a los seis meses me muero, mi familia recibe u$s 200.000 o u$s 300.000 de suma asegurada”, explica Parera, al tiempo que admite que existen un sinfín de prejuicios con respecto a los seguros de Vida ya que a nadie le gusta pensar que este tipo de cosas puedan llegar a ocurrir.

Desde la compañía Mapfre aseguran que, con su Plan Sistemático de Jubilación cualquier persona puede tener una rentabilidad mínima asegurada del 4% y una participación del 90% de la rentabilidad de la compañía. “En la Argentina, hay gente que tiene $ 200 por mes y que no sabe que hacer con ellos. Puede ser que no les alcance para invertir, por ejemplo, en el rubro inmobiliario pero nosotros le damos una alternativa. Somos una buena opción de ahorro a largo plazo”, afirma Nicolás Jasper, director Adjunto de Mapfre Vida. “A partir de $ 50 por mes, aceptamos el dinero de la gente para este tipo de productos y somos muy eficientes a la hora de invertir. Es mejor invertir con expertos de una compañía que hacerlo por cuenta propia”, agrega Jasper.

Hay seguros de vida como ahorro, protección e inversión
De acuerdo a la definición brindada por AVIRA, “el seguro de Vida es el instrumento social de mayor eficiencia creado por el hombre para reducir la incertidumbre económica que se enfrenta ante contingencias naturales, como la incapacidad, la enfermedad, el fallecimiento o la vejez”.

En ese sentido funciona como un seguro de reposición de ingresos y preserva la estabilidad del núcleo familiar, evitando su desintegración cuando el sostén de familia desaparece como fuente de recursos y de sustento del hogar.

Según Gauto, “garantiza una indemnización en caso de ocurrencia de alguna de las contingencias cubiertas, provee liquidez inmediata, asegura una rentabilidad mínima, participa en la ganancia financiera obtenida por encima de ese mínimo y, por su intermedio, se accede a servicios especializados de inversión en los productos con ahorro”.

Lo cierto es que el mercado de seguros de Vida, hoy, está dividido en tres grupos. Uno es del de “ahorro” donde la gente hace acumulación para retiro; de “protección”, donde compra un seguro por un posible accidente, y de “inversión”. Los tres evolucionan de diferente manera.

En el primer caso, los seguros de vida como ahorro con la estatización de las AFJP tuvieron un alto impacto. “Hubo quienes desconfiaron y, por otro lado, quienes se dieron cuenta de que es un seguro necesario ya que hay un gap, es decir una brecha entre el salario que uno recibe cuando está retirado y el salario en etapa activa. Aún cobrando una jubilación estatal hay una brecha que es incluso mayor cuanto mayor es el salario de la persona”, explica Bohner.

El segundo grupo, el de accidentes personales permite a la gente de menor poder adquisitivo cubrirse antes accidentes que le puedan ocurrir, por un pequeño monto. El tercero, el seguro de Vida como inversión, es cuando el cliente ya acumuló un capital y quiere que una compañía aseguradora lo administre. Luego de un plazo, si no fallece, gozará de ese capital acumulado.

Tal es el caso de un hombre de 32 años cuyo objetivo es invertir para poder complementar su jubilación futura y elige aportar el equivalente de u$s 100 en forma mensual durante 33 años, es decir, hasta los 65 años. La aseguradora invierte dichas primas en los fondos de inversión. Esta persona tiene a los 65 años una cuenta individual, es decir un ahorro disponible cuyo monto variará de acuerdo a la estrategia de inversión. Podrá contar con u$s 129.020 con un escenario ponderado o u$s 78.917, en un escenario más conservador, ejemplifican en Zurich.

Para las aseguradoras, el seguro colectivo es insuficiente
Por otro lado, existen los seguros de vida colectivos que son los que dan las empresas a sus empleadores. Para las aseguradoras privadas, éstos no son suficientes y muchas veces consideran que es necesario que el empleado cuente con otra cobertura individual. “Hay compañías que dan hasta 48 sueldos garantizados en caso de siniestro pero, además, se pueden tener seguros individuales”, explica Bohner. Para Parera, “rara vez los colectivos cubren la necesidad total. Recomendamos que, además del colectivo, contrate una póliza individual”.

Informar a los a los beneficiarios sobre los contratos
Uno de los temores más habituales a la hora de contratar un seguro de Vida es que una vez que fallece el asegurado los beneficiarios puedan no enterarse de que la indemnización está disponible.

“Nuestros Life Planners, asesores especializados en el segmento Vida, en general, tienen una entrevista con el potencial asegurado y con su esposa ya que, por ejemplo, si la mujer no tiene conocimiento de que el marido contrató un seguro, después es muy difícil avisarle. Los Life Planners tienen una relación fluida en el tiempo con ambos. Para nosotros un seguro de Vida es un regalo para la familia”, afirma Parera.

A diferencia de las leyes que rigen para la herencia, en los seguros de Vida, los beneficiarios pueden ser cualquier persona que el que contrata la cobertura elija y cuando se toma el seguro las compañías informan sobre este contrato a los posibles beneficiarios. “Si nos enteramos de que el marido falleció hacemos los esfuerzos por ubicar a su viuda, le mandamos publicaciones y es muy difícil que ella no se entere”, aclara Bohner.

Reclaman beneficios fiscales para quienes tomen seguros de Vida
Si bien las compañías auguran crecimiento sostenido del segmento también reclaman incentivos fiscales para quienes contratan este tipo de coberturas, como sucede en Estados Unidos, Europa y aún en algunos países latinoamericanos.

“Estas medidas fueron adoptadas con gran éxito en varios países posibilitando una alta penetración de los seguros de Vida y Retiro. La realidad actual en la Argentina es que los montos plausibles de desgravar a través de seguros de Vida han quedado totalmente desactualizados, mientras que, en retiro, directamente han desaparecido con la reforma previsional de fines de 2008”, advierte Turno.

Por su parte, la inflación tampoco es un tema menor ya que ya que “los procesos inflacionarios, que afectan en forma directa a los productos de seguros distorsionan y desactualizan los montos por los cuales se contratan las coberturas”, concluye Turno.

Ya sea para Zurich, Prudential, SMG o Mapfre, el mercado para estos productos se presenta como una oportunidad. Sin embargo, también los consultados para esta nota coinciden, en la necesidad de crear una conciencia aseguradora en la población.

Lo mismo opinan desde AVIRA. “Para presenciar el gran despegue de esta industria, debemos asentarnos en tres bases fundamentales. Crear conciencia aseguradora en la población, por medio de una intensa actividad de información y ventas de parte de las compañías. Recrear un contexto de confianza en el largo plazo, tema que va más allá de la industria. Y, por último, el gran impulso lo daría el hecho de contar con más contundentes incentivos fiscales”, concluye Gauto.

El segmento en cifras
La facturación anual del segmento de Vida es de $ 6.000 millones.
El rubro representa casi un 25% total del mercado de seguros en su conjunto.
Tan solo el 10% de la población cuenta con un seguro de Vida.
El producto abarca menos del 1% del PBI.
Desde $ 50 por mes, una persona puede tener una cobertura con rentabilidad mínima del 4%.
En algunas compañías, si una persona paga u$s 300 de prima mensual y a los 6 meses fallece, la familia recibe u$s 300.000 de suma asegurada.

Fuente: AVIRA y compañías aseguradoras

Seguros específicos para mujeres
Debido a la creciente participación de las mujeres en el mercado laboral y como único sostén del hogar, las aseguradoras desarrollaron recientemente productos específicos para ellas.

En la actualidad, el 30% de los seguros de Vida son contratados por mujeres mientras que antes sólo lo hacía el 15%. Puede ser que sean solteras, separadas, divorciadas, con o sin hijos, lo cierto es que las compañías apuntaron a ofrecerles una serie de beneficios adicionales como: cobertura ante cáncer de útero o mama, servicios de baby sitter, de mucama, y otros beneficios relacionados con la maternidad y el hogar.

Una mujer de 40 años, no fumadora, a partir de u$s 47 por mes puede tomar un seguro de Vida básico que la cubre por u$s 5.000. Por u$s 10.000 se puede contratar una protección adicional. En caso de enfermedad grave la cobertura es por u$s 20.000.

Fuente Zurich



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos