Los oráculos predicen

Los oráculos predicen

Las cartas no callan. Según los astrólogos, el próximo será un año complicado. La inflación y los gremios estarán a la orden del día. Los augurios de los expertos. 29 de Diciembre 2010
Por suerte, el Ministerio de Economía no es el único que hace predicciones sobre el futuro de la Argentina. Los astros también revelan qué rumbo tomarán temas como la inflación, la pobreza, el empleo y las elecciones presidenciales. En términos generales, los expertos coinciden: el próximo será un año agitado para el país. 

“La Argentina vivirá, hasta 2015, un período de transformación y, en 2016, con la ascendencia en Tauro, alcanzará la estabilidad”, dispara la astróloga Mónica Eyherabide. “Este es un momento clave para todo el mundo. De 2008 a 2013, se vivirá un proceso planetario muy fuerte, que propone una transformación del patrón de autoridad, para lo que necesitaremos gestar nuevos arquetipos políticos, de organización planetaria, económica, ambiental y social”, agrega el astrólogo Mariano Quintas, especializado en estudiar el impacto de los astros a nivel mundial. 

Las cuadraturas y las conjunciones de los planetas anticipan meses de “acción” y “cambio”. Así lo prevé la astróloga Marisa Pretz: “Entre junio de 2016 y noviembre de 2018, pueden ocurrir hechos relacionados con derrocamientos y un punto final en la forma de conducir el gobierno, el pueblo, el campo y el país a nivel substancial. Es un momento para convertirnos en una economía emergente. Claro que, para eso, deberíamos refundar la Nación en una nueva fecha y año”. 

Por su parte, el astrólogo Waldo Casal y Eyherabide coinciden en que el próximo será un buen año para saldar deudas. “La presencia de Marte, el planeta de la acción, en la casa octava (reservas), muestra una intención por resolver las cuestiones económicas”, asegura el astrólogo.  

La política externa también tendrá sus giros. “Habrá un cambio profundo en las relaciones con el extranjero, basado en la posición de Plutón y Neptuno. Estos planetas generarán un rumbo distinto en antiguas relaciones”, alerta la astróloga Deolinda Vieira. Entre sus conclusiones, prevé que crezcan el sector financiero y el laboral, por la energía de Júpiter. “Después de julio de 2011, se harán grandes inversiones relacionadas con la tecnificación y crecimiento de la industria”, adelanta.

Según los expertos, los mayores inconvenientes girarán en torno a los gremios y los medios de comunicación. “Hasta julio/agosto de 2011 seguirán los cuestionamientos. Luego, se tomarán medidas que ya se implementaron con éxito en otros países”, anticipa Vieira. Por su parte, Eyherabide asegura que el ascendente en la casa 11 (los gremios), con Venus oponiéndose a Neptuno, traerá “seducción y luego desilusión” por parte de este sector de la sociedad. Y precisa: “En 2011, Cristina Kirchner tendrá una gran desilusión de un colaborador que viene de la casa 11 (los gremios)”. Así, para Vieira, los sindicatos, especialmente los relacionados al transporte, en cualquiera de sus formas, y a la educación, “estarán movilizados”.

La inflación será “el punto de mayor crisis durante 2011 y 2012”, según Casal, que sostiene que el campo “será el área más próspera”. “Será un año sostenido por la tierra”, augura. Vieira también prevé un “record de exportaciones dado por la presencia de Virgo elevado en el medio cielo”. Y, como novedad, asegura que habrá más productos industrializados que se venderán al exterior.  

Los astros dicen...
La elección presidencial es otra de las grandes incógnitas de 2011. Casal prevé “una oposición fortalecida ” y una CFK “en el tope de su popularidad, favorecida por Júpiter”. Bajo la lectura de Eyherabide, “Cristina saldrá de una especie de encierro para iniciar una etapa de movilidad y apertura, gracias a la ascendencia en Géminis”. Otros prefieren no arriesgar hasta que el escenario no esté mejor planteado. Sin embargo, para entender la situación en profundidad, las cartas natales funcionan como una primera aproximación para conocer cuál es el destino astrológico del país y quiénes serán los principales actores.  Argentina: nacido el 9 de julio de 1816, el país, con Sol en la Casa Diez, se caracteriza por ser próspero, emocional y sensible. Sin embargo, Pretz acalara: “Urano y Neptuno, retrógrados en Sagitario, la casa del dinero, señalan un destino de inestabilidad y altibajos en lo económico”. Algo similar dicen los números: “El país se asocia al número cinco, el de los vicios negativos”, sostiene la numeróloga Hara. Su sol en Cáncer, que representa el hogar, caracteriza la relación paternalista que el pueblo mantiene con su gobierno. “Es, además, un signo muy ligado a la defensa de las partes, de los grupos de pertenencia”, explica Quintas. Sin embargo, su ascendente en Libra la desafía a aprender a complementarse con el otro. 

Según Quintas, durante los próximos 10 años, habrá un proceso de transformaciones muy contundentes. “El nuevo ciclo nos desafía a seguir trabajando en las imperfecciones de la democracia actual, sus instituciones y su capacidad de generar inclusión social y consensos”, revela. Por su carta natal, estos temas son una constante para el país. Por eso, Pretz indica que, en caso de enfrentar una refundación astrológica, la Argentina debería buscar una carta natal más acuariana, con una buena posición de Saturno (el planeta que genera los cambios), sin la oposición Sol-Luna que la define ahora. Además, dice que sacaría el ascendente en Libra. “Es un signo muy oportunista, que nos hace un país poco pujante”, describe.  

Cristina Fernández de Kirchner (19-02-1953): pisciana, su ascendencia en Marte (dios de la guerra), bajo el signo Aries (fuego), la define como “una mujer de causa, con tendencia a la obsesión y que encara sus metas con vehemencia”, según Casal. A su vez, la Luna bajo el signo Tauro habla de alguien resistente a los problemas y de enorme poder. La Luna en la casa siete también la convierte en una mujer con gran capacidad para hacer alianzas. “Habrá un fuerte vínculo durante el próximo año con una figura masculina joven (¿Máximo?)”, dispara Casal, y agrega: “La unión astrológica de CFK y Scioli es inquebrantable. Él nació bajo el signo de Capricornio, con Luna en Géminis”. Los números la definen como materialista. “Para ella, el dinero es la única energía y el único poder, que utiliza de forma cínica. En 2011 ingresará en el siete, el año de la reflexión”, anticipa la numeróloga Hara. 
Hugo Moyano (09-01-1944): capricorniano,  inteligente y popular (tiene apoyo de las masas por el Sol en Mercurio). La Luna en Cáncer demuestra que ambiciona el poder. “Su compatibilidad con la Argentina es siniestra. Activa la traición y la guerra”, dice Casal. “Tiene el número de los extremos. Construye o destruye”, suma Hara. 

Mauricio Macri (08-02-1959): acuariano, hombre inteligente y hábil, luchador y trabajador. La presencia del Sol en la casa 12 muestra su aspiración por el poder. “Macri tiene gran necesidad de trascender. Sin embargo, le va a costar”, sentencia Casal, que prevé un buen momento para el actual Jefe de Gobierno entre enero y junio, por la presencia de Júpiter. Pero advierte: “No se lo ve como un ganador”. “Su mejor momento llegará en un par de años”, adelanta Eyherabide. La numeróloga Hara asegura que Macri “debería ser la persona que gobierne el país”. Esta conclusión proviene de que tiene el número 44, el mismo que la Argentina, que se relaciona con la tierra y “la maestría”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos