Los ojos que todo lo ven

Los ojos que todo lo ven

Juan Kiektik y Ernesto Mayer empezaron a importar cámaras de vigilancia desde China y así fundaron una empresa que distribuye productos de seguridad electrónica. M3K se propone convertirse en líder del mercado, posicionándose en precio, y planea facturar $ 2,8 millones en 2010. 25 de Marzo 2010

Cuando hay alma emprendedora, cualquier cosa es negocio potencial. A Juan Kiektik (36), por ejemplo, le llamó la atención algo tan cotidiano como las cámaras ocultas que Marcelo Tinelli usaba en sus programas. “Pensaba: si las traigo al país, las vendo seguro”, declara el socio Gerente de M3K que, cuando tuvo la idea decidió asociarse a su amigo de la infancia, Ernesto Mayer, para desarrollar juntos una empresa de seguridad electrónica. Mayer, contador público, tenía una puntocom especializada en posicionamiento de páginas de Internet, mientras que Kiektik se dedicaba a la venta de accesorios para celulares. De la unión de la experiencia de ambos surgió M3K, una compañía especializada en circuitos cerrados de televisión traídos desde China. Así, la dupla destinó los primeros u$s 500 para comprar siete cámaras ocultas y ocho cámarasprofesionales de vigilancia. Hoy, importan u$s 40.000 al mes y proyectan facturar $ 2,8 millones a fin de 2010.

Pero, empezaron de a poco. “Yo trabajaba desde mi casa y todo se complejizaba cada vez más. Me faltaba formalidad, no podía hablar con un cliente mientras tenía a los chicos atrás jugando. Además, toda mi casa iba siendo invadida por los artículos que traíamos”, recuerda el entrepeneur. Hasta que, en 2005, la sociedad tomó forma y los socios crearon un circuito de comercio online posicionando sus productos en portales como MercadoLibre.

A mediados de 2006, ya tenían un portal propio y vendían ellos mismos sus productos. La respuesta era positiva y la oportunidad muy clara: bajos costos y alta rentabilidad. Por eso, los socios decidieron lanzarse a la importación de productos más sofisticados (pasaron de una oferta de 15 artículos a 80) y a la búsqueda de clientes corporativos. Así fue como llegaron a empresas como Supermercado Toledo, Crown Casino, TBA, IVECO, Banco Nación, Italcred, Village Cinemas, Ossira, Cencosud, Biogenisis-Bago y Planeta Zenox, entre otros. “Hoy apuntamos al gremio, a la gente que compra cantidad, o a empresas”, explica Kiektik. Sin embargo, los productos también están en casas particulares, departamentos, depósitos y countries. Finalmente, en 2008, M3K abrió su primer showroom en Callao y Sarmiento. “Desde que surgió el proyecto, crecimos a tasas del 10%”, grafica el emprendedor.

El objetivo a largo plazo es convertirse en líderes del mercado. “Nuestra fortaleza es que tenemos productos un 30% más baratos que el resto. Cuando salimos había empresas de renombre pero que vendían artículos a precios muy altos”, remarca. Con ese objetivo, en 2010 planean abrir nuevas sucursales en el interior (piensan en Córdoba y Rosario), lograr presencia en Uruguay -“un mercado de mucho potencial”- y aumentar la oferta de artículos. “Planeamos crecer un 15% este año”, insiste Kiektik que en 2009 alcanzó una facturación de $ 2,3 millones.

La seguridad en la mira
Otro de los aspectos que los ayudó a crecer fue la tendencia mundial a darle cada vez más importancia a la seguridad. “Si yo antes le ofrecía a la gente instalar productos de seguridad o vigilancia, lo veía como algo muy costoso e innecesario. Hoy, la gente es más consciente de su importancia y además encuentran soluciones más económicas”, explica Kiektik. Para el emprendedor, $ 500 son suficientes para que una persona equipe su casa con una placa y cuatro cámaras con detección de movimiento. La oferta va de monitores, placas capturadoras, lentes y hasta lapiceras con cámaras ocultas, producto que vendían hace algunos meses. Uno de los que más creció en demanda es el DVR Stand Alone. Se trata de un equipo de grabación y monitoreo con disco rígido que permite visualizar la zona vigilada desde cualquier punto, incluso desde Internet.

Y con tantas posibilidades, para Kiektik fue inevitable no contagiarse. Confiesa que se volvió un poco paranoico y que en su antigua casa tenía instaladas ocho cámaras que le permitían ver qué pasaba en cada ambiente. “La gente me preguntaba si mi casa era un Gran Hermano”, recuerda.

Perfil de la empresa
Fundadores: Juan Kiektik y Ernesto Mayer
Qué hacen: importan productos de seguridad desde Chinaz Cantidad de empleados: 11
Importación por mes: u$s 40.000
Facturación proyectada 2010: $ 2,8 millones



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos