Los hermanos sean unidos

Los hermanos sean unidos

Gastón y Cristián Ocampo crearon una empresa en la que, a través de la administración de call centers, venden productos y servicios de otras compañías. Hoy, la firma busca aumentar el número de clientes y desembarcar en Perú. 08 de Abril 2010

La idea de crear una compañía que ofreciera un servicio de tercerización de ventas para distintas empresas empezó a gestarse a mediados de 2004. Por entonces, Gastón Ocampo trabajaba en el área Comercial del Banco Privado de Inversiones. Allí descubrió una necesidad: faltaba alguien que se encargara de todo el proceso de venta de una tarjeta de crédito. Así formó una red de call centers a través de la que las empresas venden sus productos, servicios y ofrecen atención al cliente; y pasó de empleador a proveedor. El beneficio para las compañías es que el costo es 100% variable (se gana dinero por cada una de las ventas que se realizan y que la empresa aprueba). Actualmente, además de entidades bancarias, entre los clientes de la firma se encuentran empresas de seguros con intenciones de diversificarse a los sectores Telco e IT. En total, Compañía Comercializadora Integral (CCI) cuenta con 15 empleados, planea superar en un 35% los $ 4 millones que facturó en 2009 y desembarcar en la región.

“Cuando arranqué me instalé en la oficina de un amigo que tenía una agencia de publicidad con otros socios en el microcentro. Al principio hacía todo yo solo: buscaba call centers, coordinaba las capacitaciones, controlaba a las personas involucradas en la campaña y armaba y verificaba los legajos antes de enviarlos al cliente”, recuerda Gastón Ocampo (30), director de CCI, que con 25 años abandonó la carrera de Administración de Empresas para dedicarse de lleno a su proyecto. Por entonces, “la gran gestora” de su emprendimiento fue su notebook, el primer activo de Ocampo, que aún mantiene. Pero, a los cinco meses, el volumen de ventas no le permitió seguir adelante solo y decidió sumar a su hermano Cristián, cinco años menor que él. “Pensé: necesito alguien de confianza y con quien pueda negociar cuánto pagarle todos los meses”, subraya el mayor de lo hermanos. Así, con 20 años Cristián Ocampo ingresó a la compañía como gerente Operativo y juntos iniciaron un camino que lleva recorridos cinco años.

Además de otras dos campañas, durante el primer año, la dupla trabajó especialmente para el Banco Privado de Inversiones, vendiendo préstamos personales y tarjetas de crédito. “El principal ahorro para las empresas es el de no tener que estar en contacto diario con los call centers, que es un trabajo muy engorroso”, resalta Cristián Ocampo, graduado en Periodismo Deportivo y, como su hermano, trabajador desde los 17. Al año siguiente, y aunque a la pareja le costó hacer entender a los clientes el valor agregado del servicio, los bancos de renta chica y media se sumaron a la cartera. Hasta que, en 2007, la firma dio un primer salto: los hermanos decidieron atomizar el riesgo de su negocio y se abrieron a la industria de los seguros, un sector más estable que el bancario, según explican. Finalmente, un año y medio después, tras una inversión de $ 100.000, la firma instaló su primera oficina en Capital Federal. “Después de tres años de consolidar nuestro servicio y de estar seguros de que el proyecto tenía continuidad decidimos invertir”, analiza Gastón Ocampo, que a su vez decidió hacer un curso de Dirección de Pymes en el IAE.

Entre los beneficios, no sólo se encuentra la administración de las redes de call centers, sino también la validación del 100% de las ventas que realiza cada operador. Se analiza el modo en que se realizó la venta, la productividad de la red y la calidad, entre otros aspectos. En la campaña que los hermanos hacen para una empresa de seguros, por ejemplo, los 10 call centers alcanzan ventas de 400 seguros por día. “Nosotros ganamos en función de la productividad de los call. Si ellos no venden, no hay ganancia”, insiste el mayor. Sin embargo, explica que de cada 100 contactos de venta que la red genera, el 80% se termina concretando, luego de la aprobación final de la compañía.

En 2010, la compañía volverá a apostar fuerte al sector bancario (que prácticamente genera el 50% de sus ventas mensuales a través de call centers propios y tercerizados) y buscará sumar dos nuevos clientes. Además, ofrecerá el servicio de venta y validación de su calidad a un cliente chileno y replicará el modelo de negocios en Perú a través de una empresa de seguros. “También estamos interesados en nuevas industrias, lo que es tecnología para ofrecer servicios de soporte y BPO (tercerización de grupos de trabajo especializados como finanzas, contaduría, administración)”, declara el fundador de la firma. Con todo, el pronóstico es crecer en 2010 y duplicar el número de call centers con el que trabajan (actualmente son 10). Es que los hermanos no dudan de la efectividad de su servicio, ni tampoco de continuar este camino de crecimiento, juntos.

Perfil de la empresa
- Actividad: servicio de tercerización de ventas para distintas empresas a través de call centers
-
Surgimiento: 2005
-
Cantidad de empleados: 15
Facturación 2009: $ 4 millones
-
Crecimiento 2010: 35%



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos