Los colores de la tierra

Los colores de la tierra

La riqueza arqueológica y el ambiente natural sorprenden a los viajeros que llegan a Talampaya para descubrir las huellas del pasado en este fantástico parque nacional. 22 de Octubre 2010

A medida que el auto se acerca a la entrada al Parque Nacional Talampaya, los colores del paisaje van cambiando y llaman cada vez más la atención. El viajero sabe que se va a encontrar con cañadones enormes, fósiles antiquísimos, pinturas rupestres intrigantes. Pero, ¿sabrá por qué Talampaya exhibe esos rojos extraños? ¿Por qué sus formas son tan especiales? En una época (períodos pérmico, triásico) esta depresión estaba cubierta de lagos de gran tamaño.

En ese entonces se depositaron óxido y cenizas volcánicas que son las que generan los colores actuales. Posteriormente, cuando la zona ya desértica y árida elevó por los movimientos tectónicos su estructura, conformada por areniscas y rocas sedimentarias, se fue quebrando. El viento y la lluvia hicieron el resto del trabajo.

Al observar los paredones o las rocas caídas se ve como los distintos niveles de sedimentaciones paralelas o cruzadas hablan de una historia geológica bastante entretenida, si se permite la expresión. Esa historia, es la que se recorre en cada una de las excursiones, a pie o en 4x4.

Talampaya es esa clase de paisaje que sorprende a cada paso porque al viajero siempre le falta un poco de información. Sí, todo el mundo sabe que las formaciones geológicas son impresionantes, pero aunque las imágenes sean elocuentes, estar dentro de un cañón abruma.

El parque
El Parque Nacional Talampaya tiene 215.000 hectáreas y por eso es uno de los cinco más grandes del país. El gran atractivo son sus farallones de roca bermeja y las formas fantásticas talladas por la erosión, donde anidan cóndores. La parte más visitada es un cañón de 3 kilómetros donde aparecen formaciones y paredones de unos 150 metros de altura. Con una duración de dos horas y media, el recorrido es el más representativo del parque. Comienza en la Puerta, donde los petroglifos -grabados en piedra- realizados por las culturas precolombinas exponen sobre un fondo oscuro milenarios dibujos: figuras geométricas, espirales, improntas de pies humanos con seis dedos, llamas, hombres y hasta curiosos seres alados que las teorías más audaces atribuyen al encuentro con extraterrestres. Los rastros de estas culturas se encuentran también en "Los Morteros" encontrados en una gigantesca roca tallada con extraños agujeros.

La excursión continúa por el lecho seco del río Talampaya pasando por los Petroglifos, el Jardín Botánico, la Catedral y llega hasta el Monje a 1.300 metros sobre el nivel del mar. En el trayecto se realizan cuatro detenciones en las que los guías cuentan acerca de los secretos que estos paredones guardan desde hace más de 225 millones de años. Para entender por qué este parque ha sido declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 2000, basta saber que es uno de los únicos lugares del planeta que presentan una secuencia completa de sedimentos continentales de las cinco eras que componen el período Triásico. Y además, existen también aquí importantes restos arqueológicos como morteros y petroglifos precolombinos de culturas que aún no se terminan de clasificar con precisión.

Pero quizás una de las opciones más novedosas sea la que propone recorrer el parque bajo la luz de la luna. Caminar con solo esa guía por el centro del Cañón, por supuesto con la compañía de un guía habilitado, es diferente a todo. No importa que las sendas sean las mismas que las visitadas durante el día, al contrario, eso ayuda a notar el contraste entre ambos mundos; el de sol y el de la luna.

Nuevos modelos
Al igual que ocurre desde 2001 en el Parque Nacional Iguazú, Talampaya tiene un concesionario de servicios, que en este caso se trata de una de las operadoras mayoristas más grandes del centro del país, la cordobesa Rolling Travel.

El modelo es diferente del que funciona en otros sitios, donde existen diversos operadores que proveen o bien alojamiento o bien excursiones o ambas. Aquí no hay disponible alojamiento, salvo para quienes están dispuestos a acampar. Rolling Travel brinda el servicio de Restó-Bar, bautizado Naturaleza Mística, ofrece excursiones en vehículos por el Cañón de Talampaya y desde 2006 cuenta para esto con nueva infraestructura. Las inversiones permitieron elevar el nivel de calidad para que los visitantes gocen de mayor comodidad en el parque.

Datos útiles
Alojamiento: Las posibilidades de alojamiento más próximas están en las ciudades de Villa Unión (a 70 kilómetros) o Chilecito (a 150 kilómetros). Las tarifas de los hoteles de tres y cuatro estrellas se ubican entre los $ 250 y $ 300 la habitación doble con desayuno.

Algunas de las opciones disponibles son: 
- Hotel Pircas Negras. Ruta Nº 76, Tel: 47-0611 camino a Villa Unión.
-Hotel Cañón de Talampaya. Villa Unión; hotelcanontalampaya.com
- Hotel Noryanepat. Calle Joaquín V. González Nº 150, Villa Unión
- Posada Tinkunaco. Villa Unión, Tel- 03825-470219
- Cabañas Valle Colorado. Villa Unión, www.vallecolorado.com.ar
- Finca del Paimán San Miguel. A 3 Km. de Chilecito, Tel: 03825 42-5102
- Hotel Ruta 40, www.hotelruta40.com.ar
- Hotel Chilecito. Timoteo Gordillo y Alberto Ocampo, Tel: 03825 42-2201

Precios para tener en cuenta:
La entrada al parque cuesta $ 30, pero los turistas argentinos pagan $ 10. Jubilados y pensionados mayores de 65 años, menores de 16 años y discapacitados no pagan ingreso al parque. En cuanto a las excursiones, los precios son parejos para todos: 
- Excursión Cañón de Talampaya: $ 70
- Excursión Cañón de Talampaya y Los Cajones: $ 95
- Excursión Safari Aventura en camión Overland 4x4: $ 120



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos