Los bancos salen a tentar a las pymes

Los bancos salen a tentar a las pymes

Las entidades están presentando distintas propuestas crediticias dirigidas al sector pyme, con tasas fijas, en algunos casos por debajo del 15%. A medida que los plazos se alargan y los costos bajan, las instituciones financieras buscan seducir a las pymes. Aunque, tímidamente, las empresas empiezan a reforzar la demanda. Cuáles son las alternativas que ofrece el mercado. 20 de Mayo 2010

El acceso al financiamiento es uno de los aspectos clave a la hora de definir la competitividad y el crecimiento de una pyme. En las últimas semanas, los bancos líderes sacaron al mercado propuestas crediticias renovadas para tentar a las empresas, con tasas de interés por debajo del 15%, en pesos. En esta marcada competencia sobre este segmento se anotó, a mediados de abril, Santander Río, que sacudió al mercado con una tasa de 14,90% para pymes, en pesos y a cinco años de plazo. “La demanda de créditos por parte de las pymes estuvo planchada durante 2009 y el primer bimestre de 2010. A partir de marzo, comenzó a mostrar cierta reactivación en capital de trabajo y en financiación de bienes de capital. Estamos creciendo en capital de trabajo en el caso de las pymes medianas. Las más pequeñas aún no están demandando de manera relevante”, sostiene Hernán Caballero, gerente de Empresas, Pymes y Agro de Santander Río. La entidad sacó el mes pasado un producto para financiar proyectos de inversión, el Super Préstamo Inversión Pymes, a cinco años al 14,9% y colocó $350 millones en menos de 10 días.

Pocos días después, el BBVA Banco Francés salió con una tasa levemente más baja. Se trata de una línea de financiamiento especial para la que ponen a disposición de las empresas $ 400 millones, con el fin de impulsar la inversión productiva, en líneas de préstamo y leasing hasta 48 meses de plazo y con una tasa del 14,4%. “En estos primeros días ha generado muy buenas expectativas”, sostienen fuentes del banco. El monto mínimo es de $ 250.000 y el máximo de $ 4 millones.

En la misma senda, el Standard Bank está lanzando esta semana una línea en pesos a 36 meses con tasa fija de 17,25% sin gastos de otorgamiento ni la condición de aportar negocios adicionales. El crédito puede ser destinado a financiación de bienes de capital para el sector pyme, comercio, agro y transporte. También acaban de presentar un plan para financiar pagos de aguinaldo a una tasa de 12,90%. Se trata de un préstamo comercial en cuotas (algo así como un preaprobado). “El Standard se está focalizando mucho en el segmento pyme. En tanto haya tasas por debajo de la inflación esperada, se tiene que seguir generando demanda”, sostienen fuentes de la entidad.

A fines de 2009, Banco Galicia lanzó una amplia oferta de préstamos de corto, mediano y largo plazo por $1.200 millones dirigida a pymes de todos los sectores económicos. Dentro del marco de este programa, ya se han desembolsado más de $ 500 millones. A través de diversas líneas en pesos y dólares, las pymes pueden financiar capital de trabajo y bienes de capital con tasa fija, variable o combinada y plazos que van desde los 12 hasta los 60 meses. El programa tiene estas características: en pesos o dólares; con tasa fija o variable hasta 36 meses, con tasa combinada hasta 60 meses. Destino: compra de insumos y mercadería, adquisición o renovación de rodados, maquinaria vial, agrícola o industrial y, también, la compra, construcción y/o ampliación de inmuebles comerciales. “Se está notando una mayor demanda por parte de las pymes y una mayor competencia en el sector. En el banco tenemos más de 40.000 pymes clientes y más de la mitad tomó algún tipo de crédito”, dicen fuentes de la entidad. El Galicia es uno de los bancos que suscribe al programa de la Sepyme de tasa subsidiada. Durante 2009, participó en cuatro licitaciones y adjudicó más de $75 millones (las tasas subsidiadas van del 11% al 13% y los plazos desde los seis hasta los 60 meses).

Productos más buscados
En el Citi, mientras, “la colocación ha crecido durante el primer trimestre de este año, en todas las líneas disponibles, destacándose particularmente la línea con tasa subsidiada por la Sepyme. Los productos más demandados son acuerdo de sobregiro, descuento de cheques y préstamos amortizables a mediano plazo. En algunos segmentos en particular vemos necesidades puntuales de financiamiento de flota de transporte a través de préstamos prendarios y/o leasing”, apunta Hernán Alegre, director de la Banca Pyme y Comercios de Citi.

En cuanto a créditos al comercio exterior, el BICE tiene a disposición una línea de crédito de $ 20 millones, para financiar la producción y comercialización de bienes de capital y servicios exportables, siempre que sean facturados y documentados en moneda local y el cobro de los mismos se curse por el “Sistema de Monedas Locales” (SML), vigente para el intercambio comercial entre Argentina y Brasil. El porcentaje de financiación será de hasta el 75% del valor FOB (precio de la mercancía a bordo) de la exportación o de los servicios conexos, y el plazo del mismo será de hasta un año, a partir del desembolso. El programa contará con una tasa de interés fija del 9% , la moneda de crédito será en pesos, el sistema de amortización de vencimiento único y deberá ser cancelado a través del SML.

La banca pública fue la que hizo punta. Desde el Banco Provincia, el descuento de documentos representativos de la actividad comercial, en particular de cheques de terceros de pago diferido, es el producto más utilizado por las pymes para obtener financiación. También destacan las líneas destinadas a atender necesidades de incremento y/o recomposición del capital de trabajo (en pesos y dólares), cuyo plazo máximo se encuentra en los 24 meses.

Desde la entidad, se menciona especialmente los programas que tienen por destino financiar la inversión y el capital de trabajo asociado a dicha inversión, “con plazos que llegan hasta los 60 meses y una tasa final para la pyme que, actualmente, está en niveles de un dígito. La demanda de créditos por parte de las pymes demuestra un crecimiento paulatino a lo largo del tiempo. La variación interanual, finalizado el primer trimestre de este año, resultó superior, respecto al primer trimestre del año anterior. En particular, aquellas financiaciones otorgadas para cubrir necesidades de evolución comercial (12 meses) han demostrado un importante crecimiento. Igual desempeño tuvieron los préstamos con destino a la inversión, con un crecimiento superior al registrado en el primer trimestre de 2009, traccionado principalmente por la financiación de importaciones en moneda extrajera y la colocación de préstamos para la compra de bienes de capital y/o financiación de inversiones en moneda local”, explica el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos. “Particularmente en el caso del descuento de cheques de terceros de pago diferido, la disminución de la tasa de interés ha contribuido a conseguir un mayor nivel de descuento, pero la agilización del proceso de calificación crediticia y asignación de márgenes para operaciones directas fue determinante”, agrega.

El Banco de la Nación Argentina otorgó 28.940 préstamos de inversión a las pequeñas y medianas empresas por un monto del orden de los $ 4.820 millones desde el lanzamiento de la ‘Línea de Financiamiento de Inversiones de Actividades Productivas para las Pymes-Reglamentación Nº 400. Esta línea, que se lanzó en 2008 con un monto prestable total de $ 5.000 millones, acaba de ser ampliada con otros $ 5.000 millones. “La mora de esta línea pyme es inexistente, por lo que el Banco Nación demostró que no es cierto que el financiamiento a este segmento sea riesgoso”, sostienen fuentes de la entidad.

Los bancos públicos coinciden en que se percibe una creciente demanda. “En los últimos meses, los requerimientos crediticios se han incrementado en un 30% respecto a la media de 2009. Durante los tres primeros meses de 2010 acordamos más de 250 millones a pymes y el mayor porcentaje se concentra en aquellos créditos destinados a capital de trabajo (descuento de cheques, amortizables de hasta 24 meses, descubierto en cuenta corriente)”, sostiene Roberto Azagra, gerente de Pymes del Banco Ciudad. La entidad tiene una variada oferta de líneas de crédito e incluso hay financiamientos con subsidios del GCBA que permiten, por ejemplo, obtener préstamos para capital de trabajo a plazos de hasta 24 meses a una tasa fija del 11,50% que aún resultan más ventajosos si esa pyme está en el perímetro del Distrito Tecnológico de la Ciudad de Buenos Aires (en ese caso la tasa fija a 24 meses es del 9,50%).

En el Credicoop afirman que actualmente “la principal demanda de las pymes está relacionada con la necesidad de incrementar capital de trabajo. Por lo tanto, recurren en mayor medida al descubierto en cuenta corriente, el descuento de cheques de pago diferido, y préstamos de evolución de corto plazo. En esta última línea ofrecemos créditos hasta 24 meses a tasa fija 14,90%. Desde 2008, la demanda ha ido en aumento, aunque debemos comentar que, al menos en nuestro banco la oferta es mayor a la demanda que tenemos”, afirma José Luis Romani, gerente de Banca Empresa de Banco Credicoop. “La colocación de préstamos está en permanente crecimiento, no solamente en líneas de evolución, sino también créditos de inversión a mediano plazo y fundamentalmente el leasing financiero, un producto muy solicitado por sus ventajas impositivas. Además, tienen especial demanda los créditos a tasa subsidiada licitados por la Sepyme. También podemos remarcar nuestra asistencia destinada al pago de aguinaldo (este año hemos tenido colocación récord), créditos en moneda extranjera y nuestra línea de crédito a Tasa Cero”, remarca.

¿Mito o realidad?
Tradicionalmente, las pymes han tomado caminos diversos a la hora de financiarse. Según el informe ‘Situación actual y perspectivas para 2010 de la inversión y el financiamiento de las pyme industriales’ de la Fundación Observatorio Pyme (FOP), la principal fuente de financiamiento de las inversiones de las pymes industriales han sido históricamente los recursos propios de la firma, esencialmente a partir de la reinversión de utilidades: en 2009 el 64% de las inversiones realizadas por las empresas del segmento fueron autofinanciadas.

El mercado de crédito en la Argentina es considerablemente pequeño y se encuentra principalmente orientado al consumo (a principios de 2010 el sistema financiero -entidades privadas y públicas- destinaba a préstamos al sector privado no financiero alrededor de $ 144.000 millones, cerca del 12% del PBI, una proporción que se mantiene relativamente constante hace varias décadas). Por otro lado, las empresas de mayor porte absorben gran parte del crédito disponible para inversión productiva. De todos modos, entre las pymes industriales, dice FOP, la proporción de inversiones financiada a través de préstamos bancarios fue ganando participación relativa en los últimos años. Sin embargo, tras alcanzar el 25% en 2008 volvió a caer al 21% en 2009 (ver gráfico). Aún así, todavía la proporción es 13 puntos porcentuales mayor a la registrada en el año 2005, afirma el informe.

Más allá de la reducida dimensión del mercado de crédito a nivel macroeconómico, las pymes industriales muestran un importante grado de autoexclusión del crédito bancario. Incluso contando con posibilidades de endeudamiento financiero, la proporción de pymes que directamente no ha solicitado crédito es alta. Durante 2009, el 40% de las pymes solicitó descubierto en cuenta corriente, el tipo de crédito más difundido entre las empresas. En un contexto de incremento de dificultades financieras de corto plazo, la tasa de solicitud fue algo mayor a la del año anterior y considerablemente más elevada con respecto a 2006.

El crédito bancario bajo la forma de leasing constituye la alternativa menos difundida entre los empresarios. El número de empresas solicitantes había ido en aumento hasta 2008, pero en 2009 cayó al 16%, volviendo a ubicarse en valores similares a los de tres años atrás.

Préstamos a mediano plazo
Cerca de la tercera parte de las empresas solicitaron créditos bancarios distintos a los mencionados, en 2009. En general, se trata de préstamos a mediano y largo plazo para financiar inversiones productivas, aunque también se cuenta el financiamiento para operaciones de exportación. “Desde 2006 se advierte cierto avance en la solicitud de este tipo de créditos (23% de las firmas en 2006 a 30% en 2009), pero todavía es considerablemente alta la proporción de industriales pyme que decidieron no realizar el trámite de solicitud (70%)”, sostiene el estudio.

Entonces, ¿las pymes no recurren al crédito porque no hay oferta o son las propias empresas las que se automarginan? “Posiblemente la verdad se encuentre en el medio de ambos argumentos. Los bancos tenemos que seguir profundizando la oferta de crédito para llegar a las pymes menos bancarizadas, pero las empresas deben hacer el esfuerzo administrativo de presentar su legajo de crédito y mantenerlo actualizado de manera de poder acceder a líneas en uno o más bancos”, evalúa Caballero, de Santander Río.

Participación
Para el titular del Banco Provincia, las pymes “deben enfrentarse a un sistema en el que entre el 25% y el 30% obtiene financiamiento bancario para realizar inversiones (generalmente, el financiamiento lo obtienen mediante proveedores).

Esta baja participación no tiene su explicación en las entidades, toda vez que el 80% de las empresas que solicitan préstamos lo obtienen. Entre las pymes que financian sus inversiones sin préstamos bancarios, más de la mitad alega que no lo necesita, mientras que cerca del 25% no desea operar con un banco o bien por la cantidad de información requerida o bien por el nivel de tasa u otros motivos”, argumenta Francos. Entre las problemáticas comunes a las pymes, menciona: el grado de informalidad, la confusión del capital del empresario con el de la empresa, escasa documentación que demuestre su situación económico-financiera, dificultades para presentar garantías e incipiente desarrollo tecnológico, ejemplifica Francos.

Por su parte, José Luis Romani, del Credicoop, asegura que “la oferta crediticia es muy amplia, y seguramente la mayoría de las pymes que se acercan a solicitar un crédito califican para obtenerlo. Muchas veces existe la sensación de que la envergadura de su empresa no es la adecuada para ser sujeto de crédito. Sin embargo, cuando llegan al banco y plantean sus necesidades, siempre van a obtener una propuesta que se adapte a lo requerido”. En el Ciudad, la percepción es similar: “La gran mayoría de las pymes puede obtener créditos y no hay restricciones salvo las de antecedentes desfavorables”, coincide Azagra.

Mientras tanto, los bancos siguen ajustando su oferta y servicios al segmento pyme: “El Citi ha flexibilizado sus políticas crediticias para el financiamiento del sector a mediados de 2009 y hemos profundizado dicha flexibilización a principios de 2010. También desarrollamos recientemente una división de negocios para atender las necesidades de la banca pyme y comercios, tanto a nivel transaccional como de financiación. Se trata de una incursión reciente en este segmento y el feedback que estamos recibiendo de nuestros clientes es muy valorado”, dice Alegre, del Citi, donde proyectan duplicar el volumen financiado respecto del año pasado.

Razones por las cuales las pymes no solicitan créditos
¿Por qué un alto porcentaje de pymes se autoexcluye del crédito bancario? En 2009, el 70% de los empresarios industriales no solicitó créditos de mediano y largo plazo. Para el 42% de ellos, la incertidumbre sobre la evolución de la economía nacional no generaba el contexto propicio para contraer deuda. Tres años antes, mientras las empresas todavía atravesaban una fase de crecimiento, en un escenario de mayor actividad económica general, la proporción era 10 puntos porcentuales menor, según datos del Observatorio Pyme.

Por otra parte, en 2009 el 29% del empresariado determinó que las condiciones del mercado de crédito en cuanto a costos financieros y/o plazos para la cancelación representaron un obstáculo al evaluar la solicitud del crédito. Una fracción algo menor, pero también importante (13% en 2009), dijo no haber solicitado el préstamo por no calificar como sujeto de crédito ya sea debido a tener deudas fiscales, elevado endeudamiento general o a no cubrir las exigencias en cuanto a garantías. Sin embargo, en los últimos años se observa un avance en este sentido, ya que para 2006 la proporción ascendía al 27%.

Con la mirada puesta en los próximos meses, todas las entidades bancarias consultadas coinciden en que las expectativas son favorables en cuanto a la colocación de créditos en 2010. “Consideramos que la demanda de crédito continuará creciendo salvo que la crisis europea afecte de manera sensible la economía local”, afirma Caballero del Santander Río. El Ciudad, en tanto, prevé “un crecimiento sostenido de los préstamos a pymes con un piso del 30% mayor al operado en el 2009”, dice Azagra.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos