Los argentinos prefieren a Obama antes que a Chávez y a Evo

Los argentinos prefieren a Obama antes que a Chávez y a Evo

Según el último estudio sobre política exterior y defensa que realiza el CARI, al que accedió We, los argentinos consideran al presidente norteamericano el mejor líder mundial, mientras que los mandatarios de Bolivia y Venezuela cosechan altos grados de rechazo. También creen que el Mercosur beneficia más a Brasil que a la Argentina y aceptan su liderazgo regional. 06 de Mayo 2011

Los argentinos se entusiasman con Unasur, admiten el liderazgo regional de Brasil y consideran a Barack Obama el mejor líder mundial. Mientras que el menos querido es el boliviano Evo Morales y crece el rechazo a la utilización de energía nuclear en el país. Así lo refleja el último estudio exhaustivo sobre política exterior y defensa que el CARI (Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales) publica cada cuatro años, y al que tuvo acceso We.

La encuesta nacional encargada por el consejo que preside el ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini plantea la necesidad de "una revisión de la agenda internacional de la Argentina, que si bien no es protagonista en los grandes conflictos globales, su participación en el G-20, su importancia en materia de commodities, su vinculación con Brasil, y la sintonía política con los procesos regionales la coloca en una situación expectante que se ve reflejada en el optimismo de la opinión pública". A saber:
Los argentinos y el mundo: "La agenda internacional tiene como principales ejes los temas: pobreza (78,2%), contaminación ambiental (71,6%) y tráfico de drogas (61,2%)". Estos temas de índole social desplazaron a los conflictos armados o ideológicos históricos que solían encabezar el menú de las relaciones exteriores.

"Al momento de identificar las potencias mundiales de la actualidad, la respuesta dominante sigue siendo los EE.UU. (58,5%), seguido por China en el segundo lugar (22,2%)", dice el estudio. Y refleja que China todavía no es percibida por los argentinos como el gran gigante del que hablan los politólogos internacionales, que esta semana, además, pronosticaron que en apenas cinco años la economía china sobrepasará a la de los Estados Unidos.
Uno de los datos más interesantes de esta consulta es la revalorización de las alianzas regionales. De hecho, "las preferencias sobre un modelo de equilibrio internacional que garantice el mantenimiento de la paz, están divididas entre un modelo de equilibrio liderado por la ONU (42,4%) y un equilibrio de potencias regionales (41,0%)".

Es aquí donde, a pesar de su breve existencia, aparece Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas) como "la mejor alternativa a la integración regional".

Los países vecinos tienen hoy mayor relevancia en términos estratégicos debido a la consolidación de bloques latinoamericanos, pero también al desgaste que ha sufrido Naciones Unidas en los últimos años y sobre todo luego de fracasar en impedir la guerra unilateral que los Estados Unidos y sus aliados le declararon a Irak en 2003.

Hoy el 81% de la población -asegura el CARI- considera que como región nos encontramos más integrados en la actualidad, mostrando en esta opinión un importante crecimiento respecto del estudio de 2006, en el que sólo un 54% percibía los resultados de este proceso.

El Mercosur, mejor para Brasil
El caso del Mercosur es especial. Si bien es considerado el principal instrumento integrador para la Argentina por el 94 por ciento de los consultados, también el 49 por ciento sostiene que Brasil es el país que más se ha beneficiado con la conformación del bloque que integra junto a la Argentina, Paraguay y Uruguay. Y sólo un 23 por ciento consideró que el proceso benefició a todos los países por igual desde su creación en 1991.

No por nada, esta semana el recientemente designado Alto Representante General del Mercosur, Samuel Pinheiro Guimarães, adelantó a este diario que inició una ronda de consultas con las autoridades de los países miembro, para reformular los objetivos del bloque de aquí en adelante.

Brasil finalmente obtiene el reconocimiento argentino, luego de décadas de rivalidades por liderar la región. Según el CARI, "los argentinos perciben el liderazgo internacional del socio regional, Brasil, como el único relevante en el concierto de naciones".

Es más; "un 60,4% de la población considera que la relación con Brasil ha mejorado en los últimos años". Y ésa fue una tarea que encaró primero el ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva con Eduardo Duhalde, y luego profundizó con el ex presidente Néstor Kirchner. Ambos coincidieron en la necesidad de intensificar la unidad de América Latina para coordinar un frente común hacia los demás bloques internacionales e incluso frente a Washington.

Los números son distintos cuando se pregunta sobre las relaciones bilaterales que debería cultivar la Argentina. "Para la población general, si bien no hay una preferencia marcadamente definida, los Estados Unidos son el país preferido al momento de elegir la consolidación de una relación bilateral (18%) seguido por Brasil (7%), los latinoamericanos en general (7%) y China (7%)".

Y cuando se evalúa en particular la relación con la Casa Blanca, se observa que el 60% de la población considera que esta relación "no beneficia ni perjudica a la Argentina". Una respuesta bien distinta a las encuestas que el CARI realizó en 2002, cuando el 50% de la población consideraba que las relaciones con los Estados Unidos perjudicaban directamente a la Argentina.

A la hora de mirar el espejo, el 71% de la población cree que la Argentina es más importante en el mundo respecto a su situación que 10 años antes. Es más, el 73,3 por ciento considera en la proyección para la década entrante que la importancia del país en el mundo será alta y ocupará un lugar de importancia a nivel internacional.

Un dato curioso es que, si bien el estudio se realizó antes de la tragedia en la central de Fukushima en marzo pasado, en el estudio del CARI se destaca el retroceso del apoyo al desarrollo de una política nuclear con fines pacíficos, del 67 por ciento en 2006 al 45 por ciento en 2010. Hoy, el mundo se encuentra inmerso en un replanteo de seguridad en torno a la construcción de plantas nucleares para la generación de energía cerca de los centros urbanos.

Las hipótesis de conflicto, que marcaron los años ‘80, con la carrera armamentista a nivel regional e incluso las disputas limítrofes con Chile, quedaron en el pasado para los argentinos. O por lo menos han cambiado los paradigmas.

Para los argentinos de este siglo, la pobreza es una amenaza a la seguridad nacional: "Se considera en este caso no sólo los efectos de este flagelo sobre los propios habitantes, sino su impacto sobre las condiciones migratorias en las que se percibe a la Argentina como un país de recepción de migraciones de países limítrofes y de migraciones urbanas internas. Esta interpretación se consolida como la segunda amenaza para el país de la inestabilidad política de los países limítrofes (23%)", concluye el estudio.

Consultados sobre las probabilidades de un futuro conflicto armado a nivel regional en relación a los últimos cinco años, la población general se distribuye entre quienes creen que en la actualidad hay menos probabilidades (40%) y quienes creen que la situación es igual a los últimos cinco años (43%).

Y en el caso de que hubiere una disputa bélica con los países vecinos, el 38,2 por ciento prefiere que intervenga la Organización de Estados Americanos (OEA) contra un 21,4 por ciento que considera mejor la intermediación de las Naciones Unidas (21,4%) y del Vaticano (10,8%).

Barack Obama, el favorito
Barack Obama es el preferido entre los líderes mundiales del mundo, publica la encuesta del CARI. "Obama tiene un 25,8% de evaluación muy favorable y un 44,5% de opinión algo favorable. En el caso de los líderes extraregionales como Angela Merkel de Alemania, Nicolás Sarkozy de Francia, David Cameron de Inglaterra, Hu Jintao de China y Dimitri Medvédev de Rusia, en promedio el 60% de la población los desconoce".

Y otra sorpresa es que entre los líderes regionales las valoraciones muy favorables las lideran Sebastián Piñera de Chile (27,6%), seguido por Luiz Inácio Lula Da Silva 23,5%.
Los menos queridos por los argentinos en general son Evo Morales con sólo un 3,7 por ciento de apoyo, mientras que Hugo Chavez alcanza una valoración positiva del 6 por ciento de los consultados.

Por último, cuando se pregunta sobre los objetivos alternativos que debieran ser prioritarios en política exterior, la demanda sobre políticas de incentivos al comercio internacional ocupa al 69 por ciento de los consultados. Y en segundo lugar aparece un flagelo que crece tanto interna como internacionalmente, y es el narcotráfico (19%) asociado también a una demanda interna vinculada a la seguridad, en este caso seguridad ciudadana.

Una última conclusión sorprende. Y es que cuando se consultó la posibilidad de asignarle prioridades a las Fuerzas Armadas para los próximos diez años, el 75,8 por ciento dijo que la lucha contra el narcotráfico, un 70,2 por ciento le añadió la defensa de la soberanía y un 64,8 por ciento consideró que también debían ocuparse de la lucha contra el terrorismo. La participación de militares argentinos en misiones humanitarias y de mantenimiento de paz fueron, sin embargo, las más bajas.

"La opinión pública sobre política exterior y defensa 2010" es un reflejo de los cambios permanentes. Muestra que la Argentina cambia, y los argentinos también.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos