Leopoldo Moreau:

Leopoldo Moreau: "Alfonsín se llamaba Raúl Ricardo, pero Ricardo no se llama Raúl"

Leopoldo Moreau es el histórico jefe del aparato radical de la provincia de Buenos Aires que, junto con Federico Storani, tiene como aliado en esta disputa al cobismo. Dice que pugna por una UCR unida que dé pelea al kirchnerismo en 2011. Y que Alfonsín es una idea no un apellido. 04 de Junio 2010

Fiel exponente del alfonsinismo histórico, Leopoldo Moreau tiene el control virtual del aparato radical en la provincia de Buenos Aires y pretende conservarlo. Le puso fuego a la interna del domingo cuando salió a acusar a Ricardo Alfonsín de pactar con Néstor Kirchner y Elisa Carrió para perjudicar a Julio Cobos. No lo dice, pero apuesta a que el vice se convierta en el candidato presidencial que en 2011 le allane el camino a la UCR para retornar al poder. 

¿Cómo le cayeron las declaraciones de Alfonsín diciendo que quiere terminar con el stalinismo en el partido?
Este desprecio por el aparato militante es injusto y sobre todo si proviene de alguien que porta el apellido Alfonsín, porque esos militantes fueron los que bancaron al gobierno de Alfonsín en Semana Santa, en la lucha que se libró por intentar imponer una ley sindical que democratizara el movimiento obrero, sostuvieron la Ley de Divorcio contra una cúpula eclesiástica reaccionaria, son los que en la década del 90, cuando algunos que hoy integran la lista del ricardismo, como el caso de Juan Manuel Casella, sostenían que Alfonsín era piantavotos... En definitiva, ese aparato que hoy tratan tan despectivamente no es heredero de Alfonsín, no tuvo el privilegio de ser heredero del alfonsinismo, son los que parieron el alfonsinismo y lo sostuvieron a lo largo de más de dos décadas. Alfonsín no es un apellido sino una idea.

¿Hay que tomar esta interna como una preparatoria de una disputa Cobos-Alfonsín por la candidatura 2011?
En esta pelea no se están enfrentando el alfonsinismo y el cobismo. En todo caso, se está enfrentando de un lado el ricardismo, que no es lo mismo, porque Alfonsín se llamaba Raúl Ricardo, pero Ricardo no se llama Raúl, sino que los que se están enfrentando son dos concepciones diferentes de partidos. Los que queremos un partido unido, amplio, reconciliado y por lo tanto competitivo frente al kirchnerismo en 2011 y los que postulan un partido chico, de carácter testimonial como ha quedado demostrado con la presentación que hicieron para impedir que 156 dirigentes (alineados con el cobismo) volvieran a las filas del partido. Todos recordamos que, en su lecho de enfermo, Alfonsín le pidió a Cobos que volviera a la UCR y ahora resulta que los que se dicen sus herederos ponen en manos de un juez la decisión de si el radicalismo se reunifica o no. 

El voltaje que adquirió esta disputa interna, con denuncias y acusaciones de ambos lados, ¿no pueden complicar al radicalismo de cara a 2011? 
Le resulta funcional a Kirchner, tanto sembrar sospechas sobre la transparencia del comicio como tratar de impedir la reunificación del radicalismo para que vuelva a ser un partido en condiciones de encabezar un frente social demócrata que en 2011 dispute con el kirchnerismo. Es otorgarle una enorme ventaja a Kirchner.

¿Dice que Kirchner quiere manipular la interna?
Kirchner quiere dividir a la oposición en tantos pedacitos como sea posible para ver si llega en primera vuelta al 40% para eludir el ballotage en el que caería derrotado. Y alienta este tipo de actitudes, lo mismo que Carrió, que tiene el mismo objetivo que Kirchner: dividir a la oposición y fracturar el voto radical para ver si ella puede ser la que entre en la segunda vuelta.

Carrió ya avisó que no adherirá a una candidatura de Cobos en 2011...
Tiene una actitud individualista, mezquina, y pretende imponer condiciones que son antidemocráticas e inaceptables porque es el radicalismo el que tiene la autonomía de resolver quiénes van a ser sus candidatos. Nosotros no nos vamos a vestir como quiere Carrió. No podemos estar atados a los caprichos de un personaje mitómano, la política se hace con otro concepto. Es como si nosotros le quisiéramos imponer quiénes tienen que ser sus candidatos. Lo que pasa es que Carrió por un lado teme competir en una interna abierta con Cobos, y por el otro no advierte lo que sí registran todas las encuestas: que la única candidata que no le ganaría a Kirchner en una segunda vuelta es ella.

¿Cobos debe ser el candidato en 2011? Hoy aparecen otros nombres como Sanz o el propio Ricardo Alfonsín.
En nuestra lista hay gente que simpatiza con la candidatura de Cobos, gente que simpatiza con la eventual candidatura de Sanz y también hay gente que le tiene simpatía al apellido Alfonsín, porque además somos los alfonsinistas históricos, pero precisamente ésa es la diferencia que tenemos. Nosotros queremos un radicalismo en la provincia que no sea el club de fans de una sola candidatura sino que apuntale una estrategia de poder para ganar el gobierno nacional, el provincial y decenas de comunas, sin tener definido de antemano quién va a ser el candidato.

¿Qué está en juego en esta elección?
Si ganamos nosotros, gana el concepto de un radicalismo unido y competitivo que es la condición necesaria, aunque no suficiente, para recuperar la confianza de la sociedad y competir en 2011. A eso después habrá que agregarle la frutilla del postre, que es quiénes van a ser los candidatos. Nadie queda fuera de carrera por ganar o perder una interna, al contrario. Nosotros al día siguiente de la elección vamos a convocar al ricardismo para que se integre porque la lista que nosotros representamos ya tiene integrados a todos los sectores del partido. El único que está excluido por decisión propia es el ricardismo, así que va a ser muy fácil plasmar la unidad al día siguiente de nuestro triunfo.

¿Qué debe hacer el radicalismo para volver a enamorar a la sociedad después del fracaso de la Alianza en 2001?
Tiene que retomar su tradición nacional, popular y traducirla en un programa social demócrata moderno que rompa el péndulo entre los gobiernos populistas que encarna el PJ en sus distintas variantes y los gobiernos conservadores. Tiene que hacer especial hincapié en una nueva distribución del ingreso y en una revolución educativa, que es lo que va a modernizar a la sociedad argentina.

¿Cuál es la demanda para 2011?
Un gobierno en condiciones de articular a la sociedad a través del consenso y de políticas de estado que desemboquen en la solución de los problemas estructurales que tiene la Argentina: la pobreza, la educación y el desarrollo de un plan productivo para potenciar al país.

No son cosas tan distintas de las que plantea Ricardo Alfonsín...
Por eso todos somos radicales por igual. Lo que sí tenemos de diferente es la estrategia a seguir para alcanzar esos objetivos.

Una interna con proyección 2011
La interna en la UCR bonaerense del próximo domingo es mucho más que una puja local. Será la antesala para definir el perfil de las candidaturas del partido con vistas a 2011. De un lado se encuentran la "vieja guardia”, liderada por Leopoldo Moreau y Federico Storani, quienes se muestran como apoyatura política de una eventual candidatura del vice Julio Cobos. Postulan a Eduardo Santín para presidir el Comité Provincia y a Pedro Azcoiti como delegado al Comité Nacional. Del otro lado, Ricardo Alfonsín se presenta como delegado al Comité Nacional y lleva a Miguel Bazze como candidato a presidente del Comité Provincia.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos