Las trabas a las importaciones ahora caen sobre los libros

Las trabas a las importaciones ahora caen sobre los libros

Una resolución de la Secreatía de Comercio Interior dispuso nuevas normas sobre las "tintas". En caso de comprar un libro a un vendedor extranjero, deberá ir a retirarse el paquete a Ezeiza. 23 de Marzo 2012
El presidente de la Cámara Argentina del Libro (CAL), Isaac Rubinzal, planteó hoy que "los libros no tienen que tener ninguna restricción" para ingresar al país, al referirse a las trabas para la comercialización de ese tipo de materiales que se produzcan en el extranjero. (Vea la nota actualizada en http://bit.ly/GIJWrW )
  
Según se difundió esta mañana, este mes entró en vigor la resolución 453/2010 de la Secretaría de Comercio Interior al ser instrumentada por la disposición 26/12 de esa misma dependencia, por la que antes de la comercialización o ingreso al país de las publicaciones extranjeras deberá certificarse que las tintas que se utilicen en productos gráficos no contengan "más de 0,06 por ciento de plomo".

La normativa, explicó el diario La Nación, supondrá que los particulares que deseen hacerse de un libro comprado por Internet a un vendedor en el exterior deberán concurrir a retirarlo a Ezeiza, al sector de "cargas", y lo propio deberán hacer los libreros.

El objetivo de la medida es proteger la "seguridad de la población" mediante "mecanismos de control tendientes a eliminar los peligros derivados del uso de tintas con altos contenidos de plomo en productos gráficos", según el argumento oficial.

Al referirse a esas complicaciones, Rubinzal sostuvo en declaraciones radiales que "un libro no tiene que tener ninguna restricción" para entrar al país.

"El libro es un saber universal, y si necesito un libro mexicano, tiene que poder entrar", planteó. Sin embargo, aclaró que "por otro lado, están los servicios gráficos, que es imprimir afuera". Allí "creemos que hay que ir discutiendo con los gráficos y los papeleros" sobre la necesidad de imprimir en el país lo que se imprime afuera.

Las restricciones conocidas en las últimas horas son un control "de tintas y otros insumos, un sistema similar al de juguetes", comparó.

Sobre la situación en la CAL, remarcó que sus asociados son mayormente pequeñas y medianas empresas que han "equilibrado" sus operaciones de comercio exterior.
"De los 503 asociados, 105 tuvieron operaciones de comercio exterior como importadores o exportadores y se hizo la compensación. Del 28 de octubre al 1 de febrero tenemos las cuentas equilibradas", reveló.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos