Las siete claves para emprender en internet

Las siete claves para emprender en internet

Por David Hyman, gerente Asociado de Ventas Online, Google Argentina. 18 de Febrero 2010

1 - La idea. En Internet, al igual que en la vida, la base de cualquier buen negocio es una buena idea. Y buena, no necesariamente significa distinta o creativa, sino una propuesta de valor real para personas reales. Internet es un canal con un alcance sin precedentes pero no debemos olvidar que interactuamos con personas que tienen necesidades e intereses legítimos. Además, debemos poner en perspectiva cuál será el rol de internet en nuestro negocio. Hacer negocios en Internet no es tener un lindo sitio sino construir una propuesta de valor canalizada a través de Internet como plataforma. Debemos concentrarnos en crear esa propuesta que satisfaga una necesidad real y pensar cómo multiplicarla a escala, usando las herramientas que brinda la web.

La consola de herramientas gratuitas Google Apps, permite crear una cuenta de correo electrónico con el dominio de su empresa (@miempresa.com), utilizar el paquete de documentos compartidos (procesador de texto, hoja de cálculo, presentaciones), administrar el calendario, chatear y completar y enviar formularios. Más información en www.google.com.ar/apps

2 - El sitio web. Una vez definida la idea, tenemos que plantearnos el objetivo del sitio web dado que éste no es un fin en sí mismo, sino un medio para nuestro negocio. Debemos pensarlo en función de los clientes, proveedores, distribuidores y demás componentes de la cadena de valor. Y funciona de la misma manera que un comercio: no lo abrimos sin pensar en el stock que vamos a tener o el público que nos va a comprar. En cuanto al diseño, primero tenemos que pensar que tenga cimientos sólidos y luego en la estética y decoración. Este enfoque asegura que el sitio pueda ejecutar bien las operaciones que necesitemos. Igualmente importante es que sea funcional: fácil de navegar y con rápido y claro acceso a las secciones más importantes (‘contáctenos‘, ‘carrito de compras‘). Es fundamental plantear preguntas como: ¿qué está buscando el usuario? ¿qué espera encontrar en mi sitio? ¿qué información es relevante?

Se pueden crear sitios web con presupuesto cero e incluso incorporarles un motor de búsqueda personalizado. Y no olvidar chequear que el nombre del sitio no esté registrado. (www.nic.ar)

3 - Los ingresos. No es recomendable crear un sitio web y luego ver cómo generar ingresos a partir de él. Esta decisión debe nacer junto con la idea original. Las alternativas son: a) ofrecer productos y servicios, b) generar contenidos relevantes y monetizar el sitio a partir de la publicidad. La estrategia publicitaria dependerá del modelo de negocio. Si definimos comercializar productos o servicios vía web debemos pensar cómo los cobraremos (si es a través de la web o si la compra finalizará offline). En cambio, si vamos a monetizar nuestro sitio de contenidos podemos ofrecer espacios de publicidad que podemos comercializar en forma directa y a través programas de terceros como Google AdSense. Es importante tener siempre presente que en este modelo, la rentabilidad estará en función de la cantidad de tráfico y nuestro objetivo será tener el máximo volumen de visitantes posibles.

4 - El tráfico. Una variable que está directamente asociada al éxito de nuestro negocio online es la cantidad de visitantes y usuarios. ¿Cómo atraerlos y ser encontrado por ellos en la inmensidad de la red? Aquí los buscadores cumplen un rol clave. Se pueden utilizar plataformas de publicidad online y así promocionar el sitio tanto en buscadores como en la red de contenido. Esto será clave para atraer tráfico al portal y generar consultas y/o ventas. La buena noticia es que se paga por click, o sea por la cantidad de personas ingresan al sitio a través de la publicidad.

Por otro lado, también es recomendable complementar esta estrategia con un buen posicionamiento de la página web. El proceso de hacer que el sitio se encuentre fácilmente se conoce como ‘Optimización para Buscadores‘ (en inglés Search Optimization o SEO) y es fundamental hacer hincapié en este concepto cuando pedimos a un desarrollador que nos ayude a construir un sitio web, como así también para cuando realicemos campañas de marketing y publicidad online, que es lo que finalmente nos permitirá llevar a los usuarios hacia nuestro sitio.

5 - El alcance. En Internet los negocios no tienen fronteras. Pensemos que un negocio virtual es como un negocio físico en tanto ambos tienen un espacio donde están los productos o servicios ofrecidos. La diferencia es que en un comercio, por ejemplo, dependemos del espacio y del tránsito de ese lugar. En internet, en cambio, el tráfico lo hacemos nosotros y trasciende geografías y espacios. Por eso es importante no restringirnos a cierta geografía (idioma, usos y costumbres, hábitos de consumo) sino pensar ‘a lo grande‘.

La herramienta de Estadísticas de Búsqueda de Google (www.google.com/insights/search) permite conocer lo que la gente está buscando en Internet en distintos lugares del mundo, durante determinado período y puede servir como una investigación de mercado.

6 - Prueba y error. Una de las grandes ventajas que permite internet es la posibilidad de probar y experimentar a bajo o nulo costo. Si bien es conveniente pensar en un enfoque integrado, internet permite experimentar con una mínima inversión de presupuesto y logística. Por ejemplo, probar distintas versiones con estilos o diagramación diferente, para saber cuál es más atractiva y más util para el próposito del sitio (más compras online en el caso de un sitio de ventas, o más páginas vistas en el caso de un sitio de contenidos). En el mundo físico sería como tener dos vidrieras para ver cuál atrae más clientes.

La herramienta Google Website Optimizer permite construir dos páginas de destino al mismo tiempo y ponerlas online para testear cuál es más atractiva y funcional. Ir a www.adwords.google.com y ver ‘Optimizador de Sitios Web‘

7 - Medir, medir y medir! Si hay algo que diferencia Internet de los demás medios de comunicación es su capacidad de medición. Con herramientas simples y gratuitas podemos conocer con datos objetivos cuáles son las fortalezas y debilidades de nuestro sitio a partir del comportamiento de los usuarios. Podemos conocer qué contenidos funcionan mejor, qué páginas son más leídas, qué productos o servicios son los más visitados, de dónde provienen las visitas, etcétera.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos