Las escuelas de negocios, con viento de cola

Las escuelas de negocios, con viento de cola

La demanda de maestrías y MBA sigue en alza, pese a la crisis internacional. Este año, algunas escuelas debieron dejar alumnos afuera, algo no tan habitual en estas latitudes. 04 de Noviembre 2011
En 2011, la evolución de la demanda de posgrados, maestrías y MBA mantuvo el nivel positivo de 2010 y en el caso de los programas más cortos de capacitación ejecutiva (ver subnota) incluso la ha superado. En cuanto a las previsiones para 2012, la mayoría de los directivos de las escuelas de negocios consultados por este suplemento se manifestó optimista, pese a los nubarrones de la crisis internacional.

En este contexto favorable, las tendencias son de lo más variadas. Algunas instituciones se lanzaron a la regionalización de sus MBA y maestrías, con la apertura de sedes en ciudades del interior del país o en mercados vecinos (como el IAE) y otro tanto a la internacionalización (como la Universidad Di Tella y la UADE), lo que permite realizar parte de la cursada en el exterior. Otras, como la UCEMA, apostaron a la personalización de sus programas, para adaptarlos a las cambiantes disponibilidades de los alumnos, en su mayoría ejecutivos de mandos medios en firmas regionales o internacionales.

“Este año, las dos comisiones de MBA y del Executive MBA estuvieron sobredemandadas”, señala Gustavo Genoni, director de Programas MBA de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). “Muchos postulantes que cumplían con las condiciones de admisión no pudieron ingresar por falta de cupos y se anotaron para la próxima edición”, agrega el directivo. El comentario resulta indicativo del panorama en la mayoría de las escuelas de negocios, que han tenido un buen 2011 y perciben que la tendencia continuará con viento a favor en 2012.

En la Di Tella, los MBA están siempre pensados para ejecutivos, tanto por dictarse en formatos part time como por la edad y experiencia de sus participantes (un promedio de 37 años con siete de experiencia en cargos gerenciales). Entre las propuestas para 2012, la UTDT sigue profundizando el componente de habilidades blandas del MBA.
“Agregamos horas de coaching y de actividades vivenciales durante la cursada, para trabajar temas de negociación, armado y gestión de equipos, autoconocimiento y planificación de carrera”, dice Genoni.

En el IAE, la percepción es similar. “Llegamos a picos de demanda y tuvimos que dejar alumnos afuera”, señala José Corrales, director de formación de Ejecutivos y Máster del IAE. En la escuela de negocios de la Universidad Austral, ofrecen un MBA full time, de 11 meses, y el EMBA (Executive MBA) en modalidad de dos años o 15 meses.

Además, el año pasado lanzaron un EMBA con perfil regional en la ciudad de Rosario. Allí cursan ejecutivos de países limítrofes y de compañías de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, y es uno de los que concentra la mayor convocatoria de alumnos.

Desde la Universidad del CEMA, el análisis es igualmente positivo. “A partir de 2010, la demanda de MBA se recuperó y desde entonces se mantiene en ascenso”, destaca María Alegre, directora de la Maestría en Dirección de Empresas de la UCEMA. La institución lanzará en 2012, además, el Certificate in Business Management. “Este programa se dirige a graduados y estudiantes en el último año de su carrera que deseen potenciar su calificación profesional, para facilitar su inserción en el mercado laboral a través del desarrollo de habilidades personales y profesionales”, destaca Alegre. Una de las apuestas diferenciadoras de esta casa de estudios es la “personalización” de sus MBA. Esto implica la disponibilidad de comisiones paralelas y el dictado de los mismos cursos en diversos momentos del año, para ajustarse a las disponibilidades laborales cambiantes de los alumnos.

Capacitación sin fronteras
“El mercado de maestrías y MBA está creciendo, porque las personas y las empresas son conscientes de la necesidad de una educación continua”, apunta Juan Cruz Losada, director de UADE Business School. “En 2011, crecimos un 15 o 20% en cantidad de alumnos y también tuvimos un cambio de perfil. Ahora la mitad son ingenieros, que llegan a un tope en la línea técnica y buscan herramientas para seguir progresando en sus carreras”, señala.

Lozada también destaca que “cada vez más, los estudiantes vienen en busca de aptitudes emprendedoras, no sólo para progresar en una organización determinada”. En la UADE, un 25% de los cursantes son extranjeros y la institución tiene convenios con escuelas de negocios internacionales como la FIU (Florida International University), la universidad de Duke y la escuela Ross de Michigan, entre otras.

La Facultad de Ciencias Económicas de la UBA también ha visto crecer la demanda de sus Maestrías y MBA en 2011. “El incremento fue del orden del 18%”, destaca Catalino Núñez, director general de la Escuela de Estudios de Posgrado. Las maestrías más pedidas durante este año fueron el clásico MBA, la Maestría en Gestión Económica y Financiera de Riesgos, en Recursos Humanos y en Gestión del Comercio Exterior.
En tanto, en la Universidad de Palermo el balance también habla de tiempos de bonanza. “La demanda estuvo un poco por encima del año pasado, sobre todo para nuestros MBA con orientaciones en Marketing, Comunicación Institucional y Publicidad”, dice Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas. En esta universidad, un alto porcentaje de los estudiantes son extranjeros (30%, más de la mitad de ellos de países latinoamericanos). Asimismo, la UP tiene convenio con universidades y escuelas de negocios europeas, lo que permite a los estudiantes cursar un trimestre en el exterior.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos