Las empresas frente a las deudas sociales

Las empresas frente a las deudas sociales

El director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA expuso en el 6to. Foro de Responsabilidad Social Empresaria los desafíos que la sociedad tiene por delante. Cuál debe ser el rol de las compañias. 27 de Abril 2012

Primera pregunta: ¿Cómo está la Argentina en materia de desarrollo social? Segunda pregunta: ¿Qué se puede hacer desde las empresas para remediar la situación?

Ambas dudas fueron disparadas por Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina, durante el 6to. Foro de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), organizado por El Cronista, Apertura e Information Technology.

“Tenemos 4,1 por ciento de hogares -1 millón- con riesgo alimentario severo. Y 7,9 por ciento con riesgo moderado. Es decir que tenemos 12 por ciento de nuestros hogares afectados por las condiciones alimentarias”, aseguró Salvia, quien realizó un pantallazo de la situación de la Argentina entre el 2003 y la actualidad, para destacar que si bien ha habido cambios positivos en los últimos años, todavía existen diferencias entre los sectores más pobres y los más pudientes. “La inversión pública ha mejorado los hogares, pero después de 8 años de crecimiento creemos que la diferencia debería ser más marcada”.

Y agregó que “la Argentina solo tiene un 43 por ciento de la población económicamente activa con un crecimiento económico del 8 por ciento. Si la economía no es capaz de crear más y mejores empleos, es poco lo que los hogares pueden hacer en pos de su desarrollo”.
Por lo que consideró que el rol de la empresa estaría en “la creación de empleo de calidad, y el del Estado estaría dado en facilitar la inversión”.

Mientras tanto, consideró el tema educativo, y resaltó que si bien el 71,0 por ciento de los niños entre 13 y 17 años asisten al colegio, un 20,4 por ciento presenta algún tipo de déficit en su educación, mientras que un 8,6 por ciento ni siquiera asiste. “La infancia debería ser sustentable, porque haría mañana este país un lugar mucho más justo”, consideró.

Finalmente, aseguró que si bien “hay una indiscutible mejora desde el 2003 a la fecha, estamos lejos de cumplir los mínimos normativos. Muy lejos. El derrame social de crecimiento no fue equitativo, porque benefició a los sectores que ya estaban en condiciones mejores. Estamos en una economía y una sociedad heterogénea: una que corre a la par de las nuevas tecnologías y una que está sumergida en la pobreza y la marginalidad”.

Por lo tanto, explicó que la “RSE debe integrarse a proyectos regionales porque tiene un impacto que permite focalizar mejor y articular mejor con los actores políticos, y hay una sociedad civil que construye mejores prácticas”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos