Las bases de un mundo nuevo

Las bases de un mundo nuevo

Con los países emergentes como refugio de inversores, sigue latente la amenaza de una nueva burbuja. Los desarrollados, en cambio, todavía tambalean. 29 de Diciembre 2010

Las letras dominaron. Primero, fue el debate sobre si la economía mundial –especialmente, en los Estados Unidos y Europa– se comportaría en forma de V, con una recuperación lenta pero firme de la crisis de los últimos años, o si iría a una W, enfrentando, así, una nueva recesión. Por otro lado, los “PIIGS” (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, por sus siglas en inglés) mantienen en vilo al mundo desarrollado, con Grecia en pleno salvataje por parte de la Unión Europea, Irlanda negociando los aspectos más relevantes del suyo y Portugal y España tambaleando. Esto, sin embargo, se vio compensado por los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que se convirtieron en destinos elegidos por los inversores, que huyeron de los bajos retornos de los desarrollados. Con China como líder –ahora, segunda economía mundial–, Brasil fue uno de los players destacados, con un real cada vez más revaluado e inmune a la incertidumbre que suele teñir a un país durante un año de elecciones presidenciales.

“El telón de fondo fue el balance entre la recuperación o no de la economía global. El riesgo de la W tuvo sus picos, con Grecia, Irlanda y el dólar. La contracara exitosa fueron América latina y Asia, los últimos en entrar a la crisis y los primeros en salir”, resume Mariano Turzi, profesor del Departamento de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). Por lo pronto, el Banco Mundial prevé un crecimiento de 3,3 por ciento del PBI global, contra una caída de 2,1 por ciento durante 2009. La zona Euro, que, este año, enfrentó sobresaltos en varios frentes, sólo crecería 0,7 por ciento en 2010 y apenas llegaría a 1,3 por ciento en 2011, de acuerdo con el organismo. “Europa vive la peor crisis desde la Primera Guerra Mundial”, disparó Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE), que además consideró “dramática” la situación del bloque económico. Su sentencia se amparó en la caída del euro, que, este año, llegó a su nivel más bajo desde 2006, y los países miembros con déficits fiscales difíciles de revertir en el corto plazo, además de un índice de desempleo superior al 10 por ciento en el conjunto. No por nada, Grecia e Irlanda se convirtieron en los primeros en acceder a un salvataje, con fondos aportados por las naciones miembros y el FMI. La decisión no sólo tuvo su parte política, en cuanto a ayudar a un integrante de la eurozona, sino que, también, respondió a la necesidad de evitar el contagio a otros países con problemas financieros, como España o Portugal. Por el mismo motivo, los ministros de Finanzas de la UE crearon un fondo de más de US$ 900.000 millones, formado por una combinación de créditos y garantías de préstamos otorgados por la Comisión Europea, los países de la zona Euro y el FMI. 

“La crisis de los PIIGS tomó desprevenido al mundo. Antes, España era ejemplo de éxito en la región, mientras que, hoy, con unos datos macro que son, al menos, preocupantes, casi es paria”, explica Osvaldo Cado, economista de CBS Portfolio Manager. De hecho, el índice de desempleo español (más del 20 por ciento) es el más alto de la región. 

Grecia, con un déficit público del 12,7 por ciento del PBI, deudas por 300.000 millones de euros y escenario de protestas violentas, recurrió a un préstamo de más de US$ 60.000 millones, uno de los mayores rescates de la historia, en el que Alemania es el mayor contribuyente y, por lo tanto, voz cantante de las condiciones, como la presentación de un “plan de economía creíble”. La cifra supera los programas que el FMI le adjudicó a la Argentina, México, Rusia y a los países asiáticos que sufrieron crisis durante los ’90. Irlanda, por su parte, debatía las condiciones de su salvataje al cierre de esta edición. La UE y el FMI están dispuestos a desbloquear un rescate de alrededor de US$ 110.000 millones pero el “tigre celta” no quiere acceder a un plan que comprometa su futuro, como la obligación a renunciar a su ventajosa fiscalidad para las empresas (12,5 por ciento). “Este año, Europa fue la gran perdedora porque no tiene capacidad de apalancamiento, fuentes de competitividad o dotación de recursos, por lo que estuvo más expuesta a los activos tóxicos”, sentencia Turzi. 

Y por la Casa Blanca, ¿cómo andamos?
Del otro lado del mundo, Estados Unidos no estuvo exento de sobresaltos. Por un lado, prevé un déficit fiscal del 10,6 por ciento del PBI, el más alto desde que terminó la Segunda Guerra Mundial. Pero la principal fuente de incertidumbre es el índice de desempleo, que, en octubre, se mantenía en 9,6 por ciento, una cifra que apenas fluctuó en el año. Así, aunque el Banco Mundial proyecte un crecimiento de 3,3 por ciento para este año, la reactivación no está acompañada de empleo y, todavía, permanece fresco el recuerdo de los más de 8 millones de puestos de trabajo perdidos entre fines de 2007 y 2009. “El indicador de la recuperación global es la creación de empleo privado en los Estados Unidos”, sentencia Juan Llach, profesor del área Economía de IAE Business School. “A pesar de la desaceleración generalizada durante la segunda parte del año, en el balance, el mundo retoma un sendero de crecimiento”, añade. 

El gigante del Norte no sólo estuvo atento al desempleo. También, se aprobaron dos reformas clave para el gobierno de Barack Obama, como la del sistema de salud –que beneficiaría a 32 millones de personas que no contaban con cobertura médica– y la de regulación del sistema financiero, que persigue el objetivo de monitorearlo más de cerca, sumando mayor transparencia en las operaciones. El escenario político, sin embargo, estuvo dominado por la recuperación del Partido Republicano, que se adueñó de la mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre. La novedad, no obstante, fue el surgimiento del Tea Party, movimiento conservador que logró meter sus propios candidatos, tanto en la Cámara Baja como en el Senado. Los demócratas, de todas formas, lograron retener el control de la Cámara Alta.

“Es importante porque un escenario más polarizado impacta en el aspecto fiscal y reduce el margen de acción del país, interna e internacionalmente. Es un voto castigo por la recuperación sin empleo”, puntualiza Turzi. Por su parte, Alejandro Corbacho, director del Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad del CEMA (UCEMA), añade: “Es natural que Obama pierda. El país está debilitado. Pero va hacia una recuperación porque está resolviendo los problemas internos y habrá un repliegue de los asuntos internacionales. Se retiró de Irak, sin cumplir todos los objetivos, pero ello podría ayudar a hallar una solución regional”. 

El otro punto a tener en cuenta, advierte Aldo Abram, director Ejecutivo de CIIMA-ESEADE, es que “en los Estados Unidos, surgió la visión de que, en lugar de pagar el ajuste, se podía comenzar a emitir y expandir el gasto público. Es lo que está haciendo la Fed y, por ende, se empiezan a incentivar burbujas, porque los inversores con excedentes se vuelcan a los países emergentes. El ajuste puede llegar más adelante… Por las buenas o por las malas”. 
Dentro de esta línea, Cado confirma que la postura que primó fue la de depreciar el dólar, inundando el mercado con la moneda, para hacer más competitiva la economía: “Como el dólar y el euro tienen problemas, surge la pregunta de hacia dónde va el dinero. Ahí es donde aparecen los emergentes, sobre todo, aquellos con fundamentals macro sólidos”.  Justamente, para Llach, “se afianzó el rol de los países emergentes como las estrellas de la economía mundial”. Según explica, la influencia positiva para la Argentina es clara: “De ellos, vendrá el 90 por ciento de la demanda de los bienes básicos que se producen en nuestras provincias”. En el medio, la guerra de las monedas no solo avanzó, sino que parece no tener solución a la vista, ya que la última reunión del G-20, en noviembre, no logró concretar un acuerdo, debido a las duras posturas de los Estados Unidos y China. Con un mero compromiso de no aplicar devaluaciones extremas, los miembros no dieron el brazo a torcer. 

“Sin dudas, impactará en la región porque el dólar se deprecia y hacer subir a las commodities. Esta nueva ronda de políticas de relajamiento monetario hace que los dólares fluyan a la región”, completa Ignacio Labaqui, profesor de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica Argentina (UCA). 

Asimismo, el sitio WikiLeaks sorprendió a fines de noviembre con la revelación de documentos diplomáticos, la mayor en la historia de los Estados Unidos, que muestran cómo ve Washington al resto del mundo. Los más de 250.000 documentos revelados causaron conmoción, ya que involucran a la mayoría de los países. Respecto a la Argentina, por caso, hay expresiones de “desconfianza” hacia el gobierno de Cristina Fernández. Los documentos corresponden al período transcurrido entre diciembre de 1966 y febrero de 2010, aunque la mayoría son de los últimos dos años. Si bien se habla de numerosos países, abundan aquellos con asuntos relacionados a Irán, Paquistán, Afganistán, Turquía y Rusia.  

Supremacía verdeamarela 
En la región, Brasil se consolidó como líder y receptor de flujos de capitales extranjeros. Como consecuencia, su moneda “parece estar sobrevaluada”, como consignó el FMI en su revisión anual de la economía brasileña. Así, el gobierno anunció que tomará más medidas para evitar un mayor fortalecimiento. El año pasado, ya había decretado un impuesto del 2 por ciento sobre los flujos de capital. Se espera que el gigante regional crezca más de 7 por ciento en 2010, recuperado de la crisis. “Brasil sigue sorprendiendo y la entrada de capitales refleja la confianza que el mundo le tiene a su economía”, sintetiza Cado. De hecho, las elecciones presidenciales, que consagraron en segunda vuelta a Dilma Rousseff, la candidata de Lula, prácticamente, no modificaron las decisiones de inversión y se espera que, en 2011, continúe la línea de su antecesor. 

Los cimbronazos regionales vinieron desde Ecuador, donde el presidente Rafael Correa enfrentó una insubordinación policial, en la que participó parte del ejército. Además, Hugo Chávez rompió relaciones con su par colombiano, Álvaro Uribe, pero luego de la elección del sucesor, Juan Manuel Santos, retomó la comunicación. “El año fue bueno para la región. Incluso, los roces entre estados se resolvieron pacíficamente. La inquietud a futuro es que la bonanza se sostiene, principalmente, gracias a la demanda de China. Pero uno podría preguntarse si no estamos igual que en la época de la colonia, solamente exportando productos primarios”, cuestiona Corbacho, de la UCEMA.

Chile fue otro de los países protagonistas, primero por el triunfo de Sebastián Piñera, que puso fin a 20 años del gobierno de la Concertación. Pero, también, por el terremoto que la asoló a principio de año y, luego, por el derrumbe en una mina, que culminó con 33 trabajadores atrapados durante meses y rescatados en medio de un operativo televisado en directo a todo el mundo. 
Para 2011, hay varios puntos a tener en cuenta. Por un lado, las transiciones políticas en la Argentina y China, que pueden marcar el rumbo de la economía local y mundial, respectivamente. “También, veremos la apertura de Cuba, hasta dónde y qué es. Y las clases medias emergentes, como las de Turquía, la India, Indonesia o, incluso, México y Brasil”, anticipa Turzi. “Además, si China decide crecer a un ritmo menor, puede tener un impacto bastante importante sobre el precio de las commodities”, complementa Labaqui, de la UCA. 

Por último, Abram concluye: “No hay que mirar tanto a los emergentes, que son los que reciben, sino a los Estados Unidos y Europa. Porque, si la Fed sigue con su estrategia de inundar de dólares, entonces, habrá una tendencia a la aparición de burbujas, condicionadas por estallidos puntuales si la eurozona no maneja los problemas de los países más débiles”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos