Las Leñas, de la mano de expertos

Las Leñas, de la mano de expertos

Recorrer los mejores “fuera de pista” en la estación mendocina cambia totalmente cuando se tiene la guía de esquiadores que conjugan pasión por lo que hacen y una vasta experiencia. 11 de Junio 2010

Desde hace algunos años, Las Leñas viene promocionando servicios especiales para esquiadores avanzados. Desde los chicos que participan del programa Olimpos hasta los adultos que buscan perfeccionarse más allá de las pistas, el menú es variado. Normalmente, las fotos espectaculares alcanzan para despertar el deseo en cualquier esquiador o snowboarders con pretensiones. Pero no siempre se llega al punto de entender todo lo que hay detrás de estas propuestas.

Por supuesto hay una estrategia comercial, una demanda que satisfacer y una montaña que permite ofrecer el producto. Pero antes de todo eso, hay algo fundamental que hace posible propuestas como el Extreme Expedition: gente apasionada por la montaña.

El programa de Guías de ski y snowboard, supervisado por Claudio Margaride, se apoya en un grupo de esquiadores de excelencia, que además se han capacitado en diversos aspectos para poder brindar al mismo tiempo seguridad y diversión al viajero. En ese grupo está Teté Altamiranda, guía de fuera de pista, conductora de monstruosos pisanieves, socorrista de alta montaña y, sobre todo, apasionada de su trabajo.

Cuando te iniciaste en el esquí, ¿pensabas que tu trabajo sería guiar fuera de pista?
El término fuera de pista se puso de moda en los últimos 15 años, cuando yo tenía 10 años (ahora tiene 27) y salíamos en La Hoya a esquiar en La Avalancha o el Cañadón del Club y no sabíamos que se llamaban fuera de pista. De modo que nunca me imaginé que iba a ser guía, ni siquiera que pudiera ser instructora de esquí, realmente se fue dando de casualidad. A medida que iba tomando cursos sobre avalanchas me iba acercando a esto. Mi pasión es esquiar y explorar la montaña, y cuando se armó este programa en Las Leñas me ofrecí.

¿Guiar en zonas con alto nivel de exposición a gente que apenas se conoce es algo complicado?
Guiar es un trabajo con una gran responsabilidad, ya que no sólo se trata de llevar al cliente a un lugar desconocido. Se trata, antes que nada, de saber qué es lo que el esquiador quiere y, una vez determinada su habilidad técnica, planear la jornada teniendo en cuenta factores como el clima y la calidad de la nieve.

¿Cómo definen si una persona es apta para una salida de este estilo?
Hoy el fuera de pista se ha popularizado y hay muchos adolescentes y adultos que quieren probar algo diferente. Nosotros primero tenemos que asegurarnos de que su técnica de esquí sea la adecuada para lugares con mucha pendiente o con nieve irregular. También tenemos en cuenta su estado atlético y si tienen algún miedo en particular. Esto lo vemos en áreas a los costados de las pistas de esquí, donde hay nieve en polvo o sin pisar. Luego vamos a nuestro fuera de pista de prueba. Ahí determinamos si el cliente está listo para el próximo paso o si necesita acostumbrarse un poco más a la pendiente y trabajar un poco más en la técnica.

¿Qué tiene de especial o diferente Las Leñas para esta actividad?
Las Leñas es un lugar muy particular debido a su amplio terreno, su nieve y su clima. Si bien las pistas de esquí son suaves y agradables, el fuera de pista ofrece muchas más variantes. Se pueden elegir bajadas con poca, mucha o demasiada pendiente; con rocas situadas a distancias diferentes unas de otras, o con cañadones angostos de paredones de 50 metros. Además, cuando hablamos de bajadas de fuera de pista, estamos hablando de más o menos 1000 metros de desnivel. En otros lugares del planeta para poder hacer una bajada con estas características se debe pagar por un servicio de Helsiesquí.

A pesar de tener una gran responsabilidad y estar atento a los detalles, ¿los guías pueden disfrutar de las salidas?
Sí, la salida de fuera de pista que más disfruté fue en un día en que cayó un “paquetón” (así llamamos cuando caen 50 centímetros o más), con cielo azul, y un alumno con un estado atlético increíble. Me acuerdo que al vernos antes de la clase, decidimos que ese día no íbamos a perder el tiempo comiendo. Y así lo hicimos; alrededor de seis bajadas, dejando las huellas de los esquíes marcadas, porque además no había mucha gente esquiando. Fue sin ninguna duda una de las mejores salidas. Al día siguiente esquiábamos juntos de vuelta y estábamos los dos realmente agotados.

Una chica todoterreno
Marcela Altamiranda, alias Teté, tiene sólo 27 años y un curriculum que impresiona. Tras hacer una primera experiencia como instructora de esquí en La Hoya, Esquel, de donde es oriunda, partió a los 18 años para Las Leñas. Ya van nueve años allí, pero los inviernos de experiencia son muchos más. Teté hace doble temporada en Canadá, así que a sus días de nieve, le siguen más días de nieve en Whistler. Y a lo largo de estas idas y vueltas entre hemisferios, siempre hubo algo de tiempo para capacitarse. Hoy el curriculum de Teté incluye títulos y capacitaciones varias: Instructora Nivel 3 (ADIDES), Instructora de Freestyle, Conductora de Máquinas Pisa Nieve Pisten Bully, Pistera Socorrista Primer Grado. Además de haber realizado cursos de Avalancha (Aiare, Canadian Avalanche Asociation), de Primeros Auxilios (Ecomed, Argentina) y también de Rescate en Montaña dictado por la Escuela de Montaña de Mendoza.

Datos útiles
Se pueden contratar clases grupales para mejorar la técnica o el servicio de guías por medio o un día con precios de $ 792 y $ 1320, respectivamente. Los precios no varían entre las temporadas alta y baja.

Para consultas o reservas comunicarse al (54) 2627 470493 y (54) 2627 470493 o por e-mail a guias@laslenas.com

Recomendaciones
Ver fotos y videos de freeride incita a la aventura. Dan ganas de salir a buscar pendientes imposibles y mantos vírgenes donde dejar la primera huella. Lo que no siempre se percibe es que esas laderas nevadas presentan riesgos importantes. Las avalanchas, por supuesto, las rocas, los propios errores del esquiador. La lista puede ser larga. “No se debe salir nunca solo a la montaña -remarca Altamiranda- ya que si pasa algo no tenemos cómo ser socorridos. Pero tampoco alcanza con salir dos o tres amigos a recorrer un cerro que no conocen. La montaña es hermosa pero a su vez peligrosa. Si uno no va con una persona capacitada, que conozca bien el área y que tenga y sepa usar el equipo de seguridad, se podría decir que le estamos sumando más riesgos”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos