Las 8 claves que hay que conocer de la interna de la UIA

Las 8 claves que hay que conocer de la interna de la UIA

Temporada alta de rúcula, papas rústicas y Luigi Bosca se vive entre los industriales argentinos. Guerra de declaraciones, moderados versus críticos e industriales versus celeste y blanca, son sólo algunas de las claves más importantes que se deben conocer de esta mesa chica del lobby empresario. 25 de Febrero 2011
1| El administrador de la transición
Miguel Acevedo, flamante titular de la UIA hasta abril, es cultor del más bajo perfil. "Evitar la fractura de la entidad será su misión durante estos meses y estoy convencido de que lo logrará", comenta uno de los ejecutivos de la mesa chica de Avenida de Mayo al 1100. El CV de Acevedo lo describe como uno de los ejecutivos claves de Aceitera General Deheza (AGD), una de las principales exportadoras de aceite envasado del país. En 2009 ya sonaba como candidato a presidente de la entidad que finalmente lideró Héctor Méndez, a quien sucede. Quienes lo conocen lo definen como un crítico del modelo K, aunque altamente moderado desde lo discursivo. Lleva más de 30 años trabajando en el gigante aceitero y por el sector exportador en el cual compite lo definen como un hombre pro-apertura.

2| Dos listas, muchos intereses
La lista celeste y blanca, a la que le toca dejar el poder en abril, tiene entre sus miembros a Fiat y Ledesma, como principales jugadores. El fuerte son las compañías de mayor tamaño y también cuenta con preminencia de algunos sectores por ejemplo los laboratorios o las automotrices -sin PSA Peugeot Citroën-. La de Industriales, en tanto, tiene como principales protagonistas a Arcor y Techint, además de provincias del cordón industrial. Los metalúrgicos y textiles, están a la orden del día. Históricamente también existían otras dos líneas que lideraron la UIA hasta el crack de 2003: el Movimiento Industrial Nacional (MIN) y el Movimiento Industrial Argentino (MIA). Pese a una distinta composición, desde el fondo no hay grandes diferencias.

3| Hoy por ti, mañana por mí
Desde 2005 se suscribió el "pacto de alternancia", mediante el cual las listas deben ir variando en su liderazgo al frente de la entidad. Cada dos años hay elecciones según el estatuto y según consta en el acuerdo marco: la alternancia da también el poder de veto. Por ejemplo, este año los industriales proponen su candidato y éste puede ser rechazado. Si eso ocurre deben presentar uno alternativo. Si los dos son objetados se llegaría a elecciones. Sin embargo, a esta altura eso parece futurología: los industriales no definieron aún el nombre por consenso. "Es temporada de alta rúcula y papas rústicas", bromea el ejecutivo de una multinacional. Se refiere a los almuerzos en los que todos tejen los eventuales entramados en torno al futuro de la entidad.

4| El tercero en discordia
Javier Madanes Quintanilla, presidente de Aluar, principal productor de aluminio del país, fue uno de los primeros empresarios en acelerar la interna en la entidad. "Hay que convocar a elecciones abiertas", disparó. Madanes no es un hombre que hoy forme parte de las huestes de la UIA y desde hace ocho años tiene diferencias con algunos de sus pares. Sin embargo, Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat, apoyó la postura de Madanes y luego varios ejecutivos se subieron al debate. Desde una eventual "carnicería" -Méndez dixit- hasta "sospechas cruzadas", giraron en torno a esta iniciativa.

5| Entre el on y el off the record
Pese a las internas, la mesa chica definió una estrategia común. "Tenemos representantes de todos los sectores, intereses variados, corrientes cruzadas, regiones disímiles. Por ello siempre hay, hubo y habrá internas pero eso no asusta a nadie. La unión está sólida", agrega el titular de una firma plástica de buena llegada en la UIA. No por nada, el estatuto de la organización plantea que fomentar la unidad de todo el empresariado industrial del país es uno de sus objetivos principales.

6| Estar cerca del Gobierno o lejos, ésa es la cuestión
Dentro del grupo de la Celeste y Blanca e incluso entre los industriales hay un debate que se libra puertas adentro. ¿Qué es mejor para los objetivos de la UIA? ¿Estar cerca del Gobierno o tomar una posición más crítica? El tono en el cual se comunican las posturas es un debate que excede a la propia institución. Como muestra sirve el almuerzo del G6 en la Bolsa. Luego de que Hugo Biolcati describiera los detalles del encuentro, se emitió un comunicado conjunto en el que se hablaba del apoyo al diálogo y a la estrategia de Amado Boudou con relación al G-20.

7| Los nombres en gateras
José Ignacio De Mendiguren, ex ministro de Eduardo Duhalde, actual secretario de la UIA y dueño de la pyme Texlona, y Adrián Kaufmann Brea, de Arcor, están en gateras. Osvaldo Rial, representante de las fábricas bonaerenses y mentor de la nueva frase célebre "en la UIA todos somos candidatos", también aparece. Luis Ureta Sáenz Peña, ex presidente de PSA Peugeot Citroen y ex embajador en Francia, de buena llegada a Balcarce 50, fue otro de los nombres que apareció. En tanto, a última hora de ayer se hablaba de "algunos tapados" que, según desmintió, otro ejecutivo de alcance en la mesa chica sería más la intención de "algunos accionistas que una realidad".

8| El que cerró la puerta antes
"Estimados amigos. Creo que mi renuncia a la presidencia de la Unión Industrial Argentina merece una explicación personal para que no se generen conjeturas ni suspicacias. La primera es que no renuncié para negociar y, por lo tanto, debe ser aceptada. La segunda es que mi retiro, dos meses antes de mi mandato, obedece a la voluntad y responsabilidad de preservar la integridad de nuestra institución. Todos saben que pertenezco a una de las dos agrupaciones internas pero saben que, siempre, me desempeñe como presidente de todos". Sólo un extracto de la justificación formal con la que se describió la otra verdadera historia de internas en la entidad decana. Un capítulo que abrió una nueva historia.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos