La virtualización menos mentada

La virtualización menos mentada

Aunque es un término de moda en materia de servidores, en el mercado local, pocos son todavía los que se animan a la de escritorios. Los casos. 29 de Diciembre 2010
Últimamente, la palabra “virtualización” sonó hasta el hartazgo en el mundo IT. El uso frecuente tiene que ver con la virtualización de servidores, la verdadera estrella del momento. Sin embargo, hay otro esquema, que todavía tiene menos adeptos y que aún busca su madurez: el de la virtualización de escritorios. “En nuestras encuestas, el concepto aparece como ‘conocido’ por los gerentes de Sistemas y se lo involucra como tema de interés en el ámbito de las infraestructuras”, dice Eduardo Tobis, gerente de Programa de la consultora de mercado Trends. Destaca a Citrix y VMware como las empresas más asociadas con estos issues.

Guillermo Bogado, CIO de la consultora Accenture, aporta una primera definición: “Es la separación de lo que el usuario tiene, configura y ve en su pantalla, de la propia computadora física”. Esto significa que los programas de aplicación, los datos, las configuraciones en general (teclado, pantalla, ventanas, colores, tipografías, accesos directos y todos los etcéteras posibles) dejan de estar en la PC del usuario y pasan a algún sitio centralizado de la red. Hugo Espinoza, director Estratégico de Canales y Ventas de Citrix, que vende la línea XenDesktop para cubrir estas necesidades, agrega: “Debemos pensar en una única imagen del software, lista para ser utilizada en cualquier lugar e infinitas veces”.

Entre los beneficios, pueden contarse una mejora en los procesos asociados al gerenciamiento de los sistemas operativos y las aplicaciones: prácticamente no hay dificultad en habilitar un nuevo usuario, un acceso o en brindar soporte técnico. Por otra parte, se ve una mayor seguridad, debido a que se facilita la implementación de controles y la posibilidad de establecer esquemas de redundancia y de recuperación ante desastres de forma más sencilla. La ventaja práctica, no obstante, pasa por que el usuario puede acceder a su escritorio desde cualquier dispositivo, en cualquier lugar del mundo, a través de una conexión a Internet.

Pros y contras
Ezequiel Glinsky, director de la Plataforma de Servidores y Herramientas de Microsoft para la Argentina y Uruguay, agrega: “Las empresas pueden incrementar el uso de hardware existente de acuerdo con las necesidades puntuales de cada momento, optimizar la infraestructura y mejorar la disponibilidad del servidor”.

Pero la vida no siempre es color de rosa. Tobis muestra la cara oculta de la virtualización del desktop: “Limita o elimina la posibilidad de que cada usuario pueda configurar su propio entorno y, además, en general, no permite ver videos, animaciones flash ni otro contenido que requiera de un gran ancho de banda. Esto ocurre porque la mayoría de las aplicaciones de los escritorios virtuales no incluyen mecanismos para este tipo de tareas”. ¿Qué significa, para la empresa, implementar escritorios virtuales? ¿Se trata, simplemente, de instalar las aplicaciones y listo? Nada más lejos de la realidad: se requiere de un profundo trabajo de análisis de qué ocurre en cada escritorio y qué necesidades deberá satisfacer la solución para cada usuario. Gabriel Marcos, gerente de Producto de Centros de Datos, Seguridad y Outsourcing de Global Crossing, advierte que la implementación implica, entre otras cosas, “estandarizar el parque de escritorios de toda la empresa, analizar los perfiles de los usuarios, capacitar al personal y redefinir los procesos de soporte”. Por esta razón, Marcos concluye que “si prestamos atención únicamente al aspecto tecnológico, tendremos una visión sesgada de lo que significa un proyecto de virtualización de escritorios”.

Global Crossing ofrece este concepto en la modalidad de outsourcing, haciéndose cargo de cuestiones operativas, tecnológicas y de conectividad y dejando en poder del cliente el control de la operación y la definición de políticas.

¿Y? ¿Para cuándo?
Esta tecnología tiene todavía un largo camino por recorrer. La principal barrera para su adopción es cultural: con la virtualización del desktop, los usuarios ya no son dueños de sus escritorios. Sus dispositivos no procesan ni contienen la información. Y ceder semejante poder no es sencillo. Pero no es el único impedimento. “Durante 2009, este tipo de virtualización se enfrentó a algunas barreras de costo y funcionalidad, combinadas con la recesión económica y la espera por la llegada de Windows 7”, señala Espinoza. “Las dificultades iniciales más frecuentes son el temor por los gastos, por enfrentar herramientas complejas y la falta de profesionales capacitados y especializados en virtualización”, explica Glinsky.

Martín D’Elía, gerente de Marketing para América latina de Red Hat, cuya solución está basada en sus herramientas Enterprise Linux y Enterprise Virtualization, sostiene que “la principal barrera es el costo”. El ejecutivo también deja una recomendación clave para la implementación: “Es importante entender la criticidad y compatibilidad de todo lo que corre en el desktop para poder hacer la mejor estrategia de virtualización”. 

Respecto del costo, Espinoza recuerda que, si bien en un principio el VDI (virtualización de escritorios en el centro de cómputos) requería de una inversión alta en infraestructura, licenciamiento y consultoría, esto evolucionó hacia un concepto más amplio y accesible. “Además, el gasto destinado a la adquisición de hardware y software supone entre el 20 y el 30 por ciento del costo total del equipo, mientras que el resto corresponde a la gestión del equipo durante su ciclo de vida”, afirma Espinoza. Ese es, precisamente, el costo que busca reducir la virtualización de escritorios. Él asegura que, en un proyecto de actualización de sistema operativo de Windows XP a Windows 7, realizado con escritorios virtuales, se logra un 50 por ciento de ahorro en costos de implementación y un 40 en mantenimiento y soporte.

“No vemos una implementación masiva”, admite Marcos. Bogado no coincide: “Se está implementando, en particular, en empresas con gran cantidad de sucursales, como los bancos, cuyo dinamismo requiere rapidez y control sobre los escritorios de trabajo”. “Se están haciendo pruebas de concepto y pequeñas implementaciones en empresas con gran cantidad de PCs”, aporta D’Elía. El ejecutivo de Red Hat agrega que los clientes que ya trabajan con virtualización de servidores entienden rápidamente el beneficio de la virtualización completa como estrategia y avanzan a los desktops.

Fabio Gasparri, socio y responsable de sistemas de Hexacta, empresa especializada en el desarrollo de software offshore, cuenta su experiencia: “Nuestros proyectos son variados en cuanto a tecnologías y plataformas de desarrollo e intentamos que nuestra gente pueda rotar entre ellos”.

Para eso, la empresa decidió virtualizar escritorios con herramientas de Microsoft. “Cada proyecto requiere su configuración y herramientas particulares y, de esta forma, podemos mantener entornos de desarrollo diferentes de forma flexible y dinámica”, explica. Gasparri también comenta que con esta tecnología “se hace más fácil a la hora de sumar una persona más al equipo y se simplifica el mantenimiento de cada máquina”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos